domingo, 30 de diciembre de 2007

Oficialidad

Esta nota que hace alusión al partido que jugaron las selecciones de Catalunya y Euskal Herria en el San Mamés de Bilbo nos habla un poco más acerca del derecho a la oficialidad de los seleccionados de estas dos naciones.

Por cierto, va un saludo y un deseo de pronta recuperación al arquero catalán Jorquera que se lesionó ayer en una jugada por demás desafortunada.

Aquí tienen la nota aparecida en inSurGente:

Miles de personas reivindicaron ayer en Bilbao la oficialidad de la selección vasca

inSurGente.- Miles de ciudadanos participaron ayer por la tarde en las calles de Bilbao en la mayor movilización realizada hasta la fecha para reclamar el derecho de las selecciones deportivas vascas a la oficialidad y a competir en pruebas internacionales. Como se puede apreciar en la fotografía de Marisol Ramírez para Argazki Press, alrededor de 25.000 personas, a convocatoria de ESAIT, reivindicaron en un ambiente festivo que Euskal Herria es una nación y, por ello, políticos y federaciones tienen que dar los pasos necesarios para conseguir tal objetivo.

Agustín Goikoetxea

Bilbao fue escenario ayer a la tarde de la mayor movilización celebrada hasta la fecha en pos de que Euskal Herria tenga sus selecciones deportivas oficiales. Detrás de una pancarta con el lema «Euskal Herria nazio bat, selekzio bat» (Euskal Herria: una nación, una selección), portada por deportistas y miembros de ESAIT, marcharon alrededor de 25.000 personas en una de las manifestaciones más numerosas de las celebradas en los últimos meses en la capital vizcaina. Por delante, cuatro niños y niñas sujetaban una ikurriña y una senyera.

A la cabeza de la marcha se encontraban, entre otros, los jugadores del Athletic Joseba Garmendia, Koikili Lertxundi, Markel Susaeta, Roberto Martínez Tiko y Eba Ferreira; de la Real Sociedad, Gaizka Garitano; el surfista Kepa Acero; o los atletas Unai Saenz de la Fuente y Jon Bilbao, el segalari Juan Manuel Erasun y el jugador de rugby Aratz Gallastegi. Pero no fueron los únicos, pues detrás de éstos se agolpaban deportistas de categorías inferiores y otros de elite, acompañados de representantes de la izquierda abertzale como Karmele Aierbe, Mikel Galartza y Mikel Etxaburu; el dirigente de EA Rafa Larreina o representantes de LAB, como su responsable de Comunicación, Txutxi Ariznabarreta.

A las ikurriñas y a los gritos de «Euskal Herria aurrera» (Adelante Euskal Herria), «nazio bat, selekzio bat» (Una nación, una selección) e «independentzia», se sumaron al paso de la cabeza por la plaza de La Casilla decenas de senyeras y las consignas coreadas por la amplia representación catalana en la manifestación convocada por la plataforma que trabaja por la oficialidad de las selecciones deportivas vascas. Tras unos minutos en los que la pancarta que abría la movilización tuvo problemas para transitar por la calle Autonomía, abarrotada de personas que invadían la calzada, el servicio de orden fue capaz de organizar a las miles de personas que esperaban sumarse mientras se sucedían los gritos en favor de la repatriación de los presos políticos vascos, la amnistía y aquéllos que tildaban al PNV de español.

Al alcanzar la plaza Zabalburu, la calle Autonomía se encontraba abarrotada de manifestantes portando ikurriñas y senyeras, además del resplandor de las bengalas que repetidamente se encendieron desde que comenzó la marcha y el estruendo de petardos. En ese punto, se volvieron a reproducir los problemas debido a que la Policía Municipal no desvió a los numerosos autobuses públicos, lo que generó algún que otro problema a los miembros de la organización, que se reprodujeron en la plaza Circular y la calle Navarra. Fueron los voluntarios los que debieron resolver el problema que se les presentaba con miles de personas, que tardaron algo más de una hora en recorrer el tramo entre La Casilla y El Arenal, debiendo sortear a decenas de vehículos.

Una vez en El Arenal, la presentadora del acto, Ilazki Serrano, dio paso a un video en el que decenas de jugadores de fútbol, balonmano y rugby, surfistas, atletas, pelotaris y deportistas de herri kirolak hicieron suya la reivindicación de la oficialidad para las selecciones de Euskal Herria. A continuación, Itziar Arratibel, presidenta de ESAIT, se encargó de felicitar a los participantes en la marcha, antes de subrayar la importancia de la cita furbolística posterior en San Mamés, donde se iban a enfrentar combinados de «dos naciones negadas, Euskal Herria y Catalunya», por los gobiernos español y francés.

Apartó a un lado los ataques que sufre Euskal Herria de ambos ejecutivos para subrayar el apoyo ciudadano y de los deportistas a la oficialidad, y la necesidad de que las federaciones de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Nafarroa Garaia, Nafarroa Beherea, Lapurdi y Zuberoa convoquen a los deportistas para constituir los combinados vascos.

«Hoy celebramos una pequeña victoria y aunque el partido aún no haya comenzado, podemos asegurar que hoy Euskal Herria y los deportistas vascos han ganado», manifestó la representante de la plataforma, que incidió en que «es por decisión de los gobiernos español y francés que Euskal Herria no puede competir internacionalmente. Es por ello -apuntó- que exigimos que a Euskal Herria se le reconozca como nación y se respete a los deportistas vascos. No queremos quitarle nada a nadie, sino recuperar lo que es nuestro».

Tras reclamar compromisos a los políticos y federaciones, solicitando que escuchen el clamor popular expresado en las calles de Bilbao, Itziar Arratibel aclaró que «las selecciones de Euskal Herria no son de ESAIT, no son de las federaciones de Euskadi y aunque estén compuestas por deportistas tampoco son de ellos. Las selecciones vascas son -puntualizó- del pueblo, de todos los hombres y mujeres que componen Euskal Herria. Y a todos nos corresponde apoyar y ayudar a nuestros deportistas». La plataforma, remarcó, se compromete a ser una herramienta para lograr tal objetivo.

Por otro lado, al mediodía, sobre el césped de la Catedral, representantes de Lakua, la Generalitat de Catalunya y la Xunta de Galizia firmaron la "Declaración de San Mamés", en la que se propone su cooperación para lograr la participación de los clubes y federaciones de cada comunidad autonómica «a los niveles más altos de cada competición en el nivel territorial que corresponda y, si corresponde, la plena implicación de las federaciones propias en las federaciones internacionales respectivas». El vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, aseguró que el texto «no va contra nadie» y que únicamente combate «las limitaciones políticas al deporte».

La declaración contempla, entre otros aspectos, encuentros entre los vencedores de las tres ligas autonómicas para organizar «un cuatro naciones» que impulse, en especial, el deporte amateur.



Reivindicación histórica de las selecciones de Euskal Herria en Bilbao (Editorial de Gara)

Cientos de deportistas y miles, muchos miles de hombres y mujeres dejaron bien claro y dijeron bien alto ayer en Bilbo que el deseo de que se garantice de una vez por todas el derecho de las selecciones de Euskal Herria a competir en campeonatos oficiales es masivo. Quien hasta ayer tuviera alguna duda al respecto, seguro que cambió de opinión tras ver y vivir la jornada vespertina, reivindicativa y deportiva, tanto en las calles de Bilbo como en San Mamés. Si algo quedó claro ayer es que la oficialidad, el anhelo de tener una selección de Euskal Herria de fútbol (y por extensión del resto de deportes) no es, en absoluto, un capricho de unos pocos deportistas mal informados y formados, como el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, por ejemplo, quiso transmitir. Despreciar así a unos deportistas que sí están dispuestos a dar lo que algunos partidos y las instituciones de esta nación dividida no son capaces de dar no es de recibo ni es aceptable. El problema para quienes han tratado de sacar de tiesto la supuesta polémica en torno al cambio de nombre (alentándola interesadamente para tratar de retirar del foco la reivindicación fundamental) es que, con su ejemplar actitud, esos deportistas se han convertido en los mejores portavoces del sentir mayoritario de esta sociedad. Ahí está la clave. Como tantas otras veces, las instituciones siguen poniéndose sorprendente y significativamente nerviosas cuando la sociedad reclama su derecho a ser escuchada y, en consecuencia, reclama pasos y compromisos ante reivindicaciones compartidas por la inmensa mayoría de este pueblo.

En este sentido, la entrevista que este periódico realizaba este pasado viernes a Iñaxio Kortabarria y Mikel Aranburu, como exponentes de la continuidad generacional de esta reivindicación, era ciertamente elocuente y esclarecedora. «Lo raro es que en lugar de apoyarnos se metan con nosotros de esa manera», respondían a GARA. Y es que, ¿por qué molesta tanto esta reivindicación? Reclamar la oficialidad de nuestras selecciones es una exigencia de todos, no sólo de los jugadores, y el nombre de selección de Euskal Herria sólo podría molestar a quien no desea realmente que este país tenga un futuro propio.


No vale sacarse la foto si no se le da contenido

Instituciones como el Gobierno de Lakua han podido tomar el testigo que la sociedad reclamaba durante demasiados años, y no lo han hecho. Aprovechar el partido para firmar, en el mismo cesped de San Mamés, un documento en el que se propone cooperar con Galiza y Catalunya en cuestiones deportivas y fomentar la presencia internacinoal de las respectivas selecciones no sirve de nada si, luego, a lo largo del año, no se hace absolutamente nada para lograrlo, si no se habla con los deportistas para encauzar las reivindicaiones, si no se adoptan compromisos reales ante la sociedad. No sirve de nada buscar la fotografía fácil si no se le piensa dar contenido; y, desgracidamente, hasta ahora esto es precisamente lo que ha ocurrido. El escarmiento de todos estos años por la incapacidad, inoperancia y falta de voluntad de las instituciones debe servir para mantener bien alta la presión. No sirve de nada que las instituciones de turno se limiten a recordar al Estado español que se tiene ésta u otra competencia si no se está dispuesto realmente a hacer nada para luchar por un derecho.

Lo que ayer se vio en Bilbo permite reactivar la esperanza y debe ser un aldabonazo en toda regla para todos los agentes que pueden y deben apretar el acelerador. Pero, sobre todo, debe servir para que la sociedad sea consciente cada vez más, de que su impulso cuenta como el mejor de los acicates.

Que Euskal Herria apoya a sus deportistas es algo tan obvio que quienes arremeten tan burdamente contra ese sentimiento salen realmente malparados en la fotografía de estos días.



«Nazio bat, selekzio bat»

En realidad es muy simple: «Nazio bat, selekzio bat». La imagen que incluimos en nuestra primera página de hoy es elocuente, y su importancia se acerca mucho a la famosa imagen de Iribar y Kortabarria con la ikurriña. Y es un lema y un objetivo que van mucho más allá del meramente deportivo. La exigencia de que se reconozca a este país, de que también en el tema deportivo se supere la partición territorial y administrativa, es compartida por la mayoría de la sociedad vasca, que exige a sus instituciones y a los partidos políticos que empiecen a crear las federaciones deportivas de Euskal Herria para que las selecciones que surjan a partir de ahí puedan competir oficialmente a nivel internacional. Y esto exige enfrentarse y confrontarse, todos juntos.

Esto exige mucho más de lo que algunos políticos han demostrado estos días. ¿Qué confianza puede tener la sociedad en que determinados políticos defenderán los derechos de Euskal Herria si ni tan siquiera son capaces de enfrentarse al Estado español y al Estado francés en el tema de las selecciones deportivas?

El alejarse cada vez más de las reivindicaciones de la sociedad es su opción, pero ello no les legitima para tratar de frenarlas como sea. La respuesta que miles de vascos dieron ayer en Bilbo fue rotunda.


Pobre Garzón, lo más seguro es que la sabandija no haya podido dormir pensando en como ilegalizar a ESAIT y encarcelar a sus miembros por "tener los mismos fines de ETA". Por lo menos no tiene que preocuparse de aplicar la misma medida a los catalanes, la comunidad internacional ya está acostumbrada a la leyes de excepción en contra de los vascos.

~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario