lunes, 31 de diciembre de 2007

Acerca del Catalunya - Euskal Herria

Mundo Deportivo ha publicado una serie de notas acerca del partido entre las oncenas de Catalunya y Euskal Herria:

"Estamos dispuestos a darles la revancha"

Ainara San Cristóbal

José Ángel Iribar se marchó satisfecho de San Mamés. Y ganador. Euskal Herria y Catalunya empataron en ambos choques, pero a los vascos les favorece el goal average. "Antes del partido ya lo habíamos planteado como un partido de Copa, así que el empate nos venía bien. Pero estamos dispuestos a darle la revancha a Catalunya cuando quiera. Estaría muy bien un tercer partido", insistió.

El seleccionador destacó la bella factura de los goles: "Han sido una maravilla. El nuestro ha sido una jugada de libro, de escuela. Aduriz ha iniciado la jugada en campo propio y luego la ha culminado. En el suyo, el pase de Coro a Bojan también ha sido precioso".

En cuanto a la posibilidad de haber ordenado un marcaje especial a Bojan, Iribar lo negó. "Hemos hecho marcaje zonal. Este tipo de partidos los planteamos con libertad para los jugadores. De ahí que el partido haya salido con mucho corazón y garra, que en ciertas fases nos han pasado factura", explicó. Sobre todo en la primera parte. En la segunda, "hemos llegado mejor, aunque siempre ha estado Catalunya con contraataques muy peligrosos", completó.

Si fuera oficial, sería distinto

Etxarri, por su parte, realizó una breve valoración del encuentro: "Ha estado muy nivelado, muy abierto y podía haber ganado cualquiera". Respecto a las diferencias entre este partido y uno oficial, destacó que "los entrenadores estaríamos más pendientes del contrario. En este partido no sabíamos qué jugadores iban a salir de inicio. Si el partido fuera oficial, igual lo estropearíamos los entrenadores con marcajes especiales y demás"

Gratacós: "Las aficiones han aunado fuerzas"

Los aficionados vascos y catalanes dieron un gran colorido a las gradas, algo que no pasó desapercibido para Pere Gratacós: "Es un orgullo poder venir a jugar a Euskadi. Ha habido una unión entre ambas aficiones, hemos aunado fuerzas, porque dos naciones suman más que una y hemos dado un ejemplo, otro ejemplo". El técnico catalán también reflejó la pena del vestuario por la lesión de Jorquera. "Es la parte más desagradable y todos los futbolistas están abatidos por esta lesión", señaló Gratacós.


Una más:

Hermanados en las gradas

Las aficiones de Euskal Herria y Catalunya se fundieron como una sola en el encuentro de La Catedral por el común objetivo de la oficialidad

Ainara San Cristóbal

Emocionante. Las cerca de cuarenta mil gargantas congregadas anoche en La Catedral no descansaron ni un instante en los noventa intensos minutos que vivieron en la grada. Cánticos reivindicativos, gritos de apoyo sus representantes en el terreno de juego y, en definitiva, el repertorio completo de animación que preside el característico ambiente del tradicional encuentro navideño. Con una particularidad, las voces de los casi 5.000 seguidores de Catalunya se fundieron con los de Euskal Herria en los eslóganes. Ambas aficiones se hermanaron por el objetivo común de la oficialidad.

Los futbolistas también secundaron esta petición desde el césped. Durante el solemne momento de los himnos, los titulares de la tricolor portaron una pancarta que rezaba: "Euskal Herria: nazio bat, selekzio bat; Catalunya: una nació, una seleció". Hasta en las vallas publicitarias se podía leer a lo largo del encuentro la reivindicación de la propia Federación Vasca de Fútbol: "Ofizialtasuna-Oficialitat". Todo en ambas lenguas. También buena parte de los carteles exhibidos por el público. El espíritu de la buena convivencia entre vascos y catalanes presidió el encuentro, así como los momentos previos y posteriores en las calles de la capital vizcaína.

La grada se tiñó de verde, rojo y blanco, con una aportación significativa del amarillo catalán. Ikurriñas y senyeras, también se exhibió alguna bandera gallega, pusieron la principal nota de color en los aficionados. El sonido, de incalculables decibelios durante gran parte del choque, fue cosa de las hinchadas local y visitante.

Los cánticos fueron de lo más variado. Los más curiosos fueron los dedicados a dos jugadores, uno de ellos retirado, que no estaban entre los citados. Julen Guerrero y Oleguer. Tampoco faltaron las llamadas a la independencia, ni el tradicional "Jo ta ke". Este sonó con una fuerza especial tras el empate de Aduriz. Entre los gestos de ánimo, destacaron las olas kilométricas de más de dos vueltas a San Mamés que levantaron a miles de seguidores de sus asientos.

Acorde con el césped

El punto álgido en la grada llegó como acompañamiento del gran momento del partido. El gol de Aduriz. La hinchada de la tricolor estalló en un ensordecedor grito, seguido de la posterior ovación. No fueron los únicos aplausos que se llevó el donostiarra. También los recibió cuando relevó a Etxeberria en la primera mitad. Los seguidores locales, además, habían sido agradecidos con Puyol momentos antes por el gesto de recorrer varios metros hasta la posición del capitán del Athletic cuando éste yacía sobre el césped.

El público aplaudió todos los cambios. Fuesen del equipo que fuesen. Cabe destacar el relevo de Xavi, a quien los visitantes despidieron en pie. Todo un reconocimiento al esfuerzo de los profesionales por una noche inolvidable para Euskal Herria y Catalunya.


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario