miércoles, 25 de noviembre de 2015

Rusia se Protege del Terrorismo Turco

Como comentábamos en la publicación anterior, Erdogan ha decidido hacer el papel de "incontrolado" mostrando que Moscú se tiene que cuidar las espaldas pues Ankara está dispuesta a llevar a cabo actos de guerra en contra de las fuerzas militares rusas que combaten al Estado Islámico y a otros grupos terroristas financiados y avituallados por Washington y sus aliados.

El derribo del SU-24 ayer muestra claramente que la OTAN sigue empecinada en derrocar a Bashar al Assad, dejando bien claro a quienes hasta ahora no han querido ver que en Siria nunca existió una guerra civil y que desde el principio se ha tratado de una intentona de golpe de estado organizado y financiado por los Estados Unidos, Israel, Qatar y Arabia Saudí.

Así pues, esta nota publicada en Naiz nos indica que Putin ha decidido extremar las precauciones para proteger en la medida de lo posible a sus fuerzas desplegadas en la península septentrional africana:


Rusia colocará misiles antiaéreos en su base militar de Jmeimin, en Siria, y a 30 kilómetros de la frontera con Turquía. Según ha explicado, este armamento «garantiza el derribo de objetivos aéreos a una distancia de 250 kilómetros y de misiles balísticos no estratégicos a 60 kilómetros».

Rusia desplegará sistemas de misiles antiaéreos S-400 en la base aérea siria de Jmeimim, a 30 kilómetros de la frontera con Turquía, donde tiene emplazados los aviones que participan en la misión en Siria, según ha anunciado el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu.

El S-400, complejo de defensa antiaérea de última generación, «garantiza el derribo de objetivos aéreos a una distancia de 250 kilómetros y de misiles balísticos no estratégicos a 60 kilómetros». El complejo es capaz de derribar de forma simultánea 36 objetivos, mientras que puede apuntar a 72.

El Estado mayor ruso anunció ayer que también sus cazas acompañarán a partir de ahora aviones rusos en misiones de bombardeo en territorio sirio, después de que dos F-16 turcos derribaran un Su-24 ruso en la frontera turco-siria.

Además, el acorazado Moskvá, buque insignia de la flota rusa del mar Negro, navegará en la zona costera cercana a Latakia para apoyar con sus baterías antiaéreas Fort, similares a los S-400, las misiones de la agrupación aérea rusa que actúa en Siria.

Putin no descarta nuevos incidentes y advierte que reaccionará

El presidente ruso, Vladímir Putin, acusó ayer a Turquía de ser «cómplice del terrorismo» y advirtió de que el derribo del Su-24 «tendrá graves consecuencias para las relaciones» entre Rusia y Turquía.

«Después de lo sucedido ayer, no podemos descartar otros incidentes, y si éstos tienen lugar, reaccionaremos de una u otra forma. Y nuestros ciudadanos que se encuentran en Turquía pueden correr un serio peligro», ha advertido.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario