viernes, 6 de abril de 2012

Vascófobo de la Semana | Esteban Beltrán


No hay nada peor que un "defensor de derechos humanos" haciendo el trabajo sucio para un régimen represor como el español. Primero les vamos a pedir que lean esta nota publicada en El Economista:

También apela al reconocimiento de las víctimas de torturas y pide la eliminación del régimen de incomunicación
El director de Amnistía Internacional (AI) en España, Esteban Beltrán, ha afirmado que el proceso de paz del País Vasco, tras el anuncio del cese definitivo de la violencia por parte de ETA, debería seguir la hoja ruta de los derechos humanos, "como en otras partes del mundo, primero, basado en un triple concepto que es legal: verdad, justicia y reparación a las víctimas de ETA, porque todavía existen casos no resueltos". "Debería haber el derecho de las víctimas de ETA a la verdad, la justicia y la reparación", ha insistido.
Asimismo, también ha apelado al derecho a las víctimas de tortura y malos tratos a conocer "que pasó, a obtener justicia, reparación y reconocimiento".
En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Beltrán ha manifestado que "el camino y la hoja de ruta debe ser el de los derechos humanos y habría que aprovechar este contexto para eliminar lo que, para Amnistía Internacional, es una legislación excepcional para casos de terrorismo, como es el régimen de incomunicación o determinadas cuestiones del ámbito penal".
Para el representante de AI, el anuncio de cese de la actividad armada por parte de ETA representa una "oportunidad para los derechos humanos de mucha gente". "Cuando ocurrió, lo primero que para nosotros representó fue un alivio para todas esas personas que cada día tenían que mirar debajo del coche o a su espalda porque se sentían amenazados de muerte por parte de ETA. Un alivio enorme para esas personas", ha reiterado.
Sin vencedores ni vencidos
Respecto al relato que se haga de la violencia que ha sufrido Euskadi durante décadas, Beltrán ha dicho no creer en los relatos de "vencedores y vencidos". "Nuestra experiencia es verdad, justicia y reparación. Cada persona que ha sufrido abusos o violaciones gravísimas de derechos humanos, tiene derecho a un relato judicial de lo que le ocurrió, no sólo un derecho administrativo o a través de una comisión de verdad, sino la verdad judicial de un relato", ha agregado.
En este sentido, Esteban Beltrán ha reiterado su creencia en la justicia "y ése es el punto crucial de cualquier proceso, y en el País Vasco también".
Preguntado por la ponencia parlamentaria de paz y convivencia que se pondrán en marcha, el representante de Amnistía Internacional se ha mostrado cauto a la hora de valorarla y ha adelantado que próximamente hablarán con autoridades y partidos políticos vascos para ver "cómo se está moviendo" ese foro.


Hipócrita, imbécil, mentiroso.

Los derechos humanos solo los pueden violar los estados, y, mañosamente, este tal Esteban Beltrán da a entender en el párrafo que hemos puesto en negritas que ETA violaba derechos humanos y en eso basa su exigencia inicial, que haya "verdad, justicia y reparación para las víctimas de ETA".

Lo vamos a traducir para que lo entiendan, lo que está haciendo Esteban Beltrán es asumir la postura del régimen borbónico franquista con respecto al proceso de paz, o sea, desconocerlo. Para ello se hará lo que se ha hecho en todas las demás treguas declaradas por ETA, o sea, continuar con las detenciones, el hostigamiento, la tortura.

Esteban Beltrán lo dice claro, pide "justicia para los casos no resueltos", o sea, que todos y cada uno de los militantes de ETA que hayan llevado a cabo alguna acción deben continuar siendo perseguidos por las fuerzas policiales del estado español, no importa si en esa persecución se pone en peligro el proceso de paz. Y va más lejos, exige "reparación", o sea, que no basta con terminar en la cárcel (curiosa exigencia de alguien que representa a una ONG que solicita amnistía para presos politicos), sino que además, estos deben pagar las cuantiosas sumas de dinero que el estado español tenga a bien exigirles. 

Hombre Esteban, ya entrados en gastos, exige que los militantes de ETA deban también portar una letra escarlata para que así sean fácilmente identificados cuando por fin pisen las calles después de que la doctrina Parot no pueda alargar aún más sus condenas.

Esteban, tu "equidistancia" es insultante, y definitivamente haces tuya la tesis de los vencedores y los vencidos, siendo tus paisanos, los españolazos, los que vencieron, y los vascos, por pedir la paz y el respeto a sus derechos civiles y políticos, los vencidos. Pides cárcel para los vencidos pero callas con respecto a los vencedores, de quienes muy pocos han visto el interior de una celda, desde 1939 a la fecha. 

No te hagas el payaso, sabes muy bien que el estado español lejos de proveer "verdad, justicia y reparación" para el puñado de vascos que han demostrado haber sido torturados (de entre decenas de miles), ha premiado a quienes han llevado a cabo la tortura.

¿Te sientes aliviado por que los esbirros desplegados por Madrid en Hegoalde ya no tienen que mirar sobre las espaldas o revisar debajo de sus autos? ¡Y que hay de los miles que aun hoy pueden ser detenidos arbitrariamente por estos mismos esbirros, ser incomunicados, torturados, acusados de terrorismo, encerrados por años en "detención preventiva" y dispersados! ¿Para ellos no tienes una palabra de aliento?

No mereces representar a una organización internacional que vela por derechos humanos de los más desprotegidos, aquellos que por sus ideas son criminalizados por estados autoritarios. Tu ultraespañolismo está a plena vista.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario