lunes, 2 de abril de 2012

¡Suerte Euskaltel Euskadi!

Todo listo para que se realice la Euskal Herriko Itzulia (Vuelta al País Vasco), competencia que fue puesta en peligro por culpa de las vengativas artimañas de los sociatas en Lakua.

Les presentamos esta nota publicada en la página del Diario Vasco:


Benito Urraburu
Estamos ante la Vuelta al País Vasco de las desigualdades, ante una carrera en la que los imperios más fuertes del World Tour se interponen entre la victoria y el corredor y el equipo, Euskaltel y Samuel Sánchez, que más en forma parecen llegar a una carrera que se les resiste desde hace tiempo, concretamente desde que la ganaron con Iban Mayo en 2003.
Han pasado ocho años y muchas cosas tanto en la carrera como dentro de Euskaltel. Samuel Sánchez ha estado en tres ocasiones en el podio de la Vuelta al País Vasco, ha ganado cinco etapas, llega pletórico, con todo el recorrido metido en su cabeza y la presión que él mismo se mete. No hace falta que nadie le diga nada. El campeón olímpico de fondo en ruta en los Juegos de Pekín es uno de esos nombres que aparecen en todos los pronósticos.
Aparece, pero ni es el gran favorito ni tampoco el único ciclista aspirante para poder coronarse en Oñati el próximo sábado. Mejor sería decir que es el candidato que a muchos actores del mundo del ciclismo les gustaría que ganase.
La cruda realidad es que Samuel Sánchez va a tener enfrente en la Vuelta al País Vasco varios enemigos a los que le será muy difícil doblegar. Nada hay eterno en esta vida, ni siquiera los dominios deportivos. Todo termina por evaporarse, por diluirse con el paso del tiempo.
La Vuelta al País Vasco no es una excepción. Si aplicamos la lógica, que en la carretera suele resultar escasa, nos encontramos con cuatro o cinco bloques y sus correspondientes líderes que están por encima de Euskaltel, pero en algo nos tendremos que basar para establecer prioridades, favoritos.
Entre ellos no se encuentra Movistar, que ha perdido por lesiones a Alejandro Valverde, Juanjo Cobo y Beñat Intxausti y se queda con David Arroyo y Marzio Bruseghin como alternativas. En los bloques que citamos hay que hablar del RadioShack, que encuadra a los dos últimos ganadores, Andreas Klöden y Chris Horner, más Frank Schleck. Será difícil que fallen los tres y también complicado tener ese trío enfrente en la carretera.
Saben que a igualdad de tiempos, en la contrarreloj final de Oñati sobre 20 kilómetros Samuel Sánchez es mejor que ellos, o eso parece. Otro grupo con el que hay que contar es el Omega, que se encuentra en estado de gracia allí donde corre. Tony Martin, el ganador de la contrarreloj del año pasado, podrá ir comprobando su mejoría en montaña, porque la último crono se le puede atragantar al campeón del mundo contrarreloj. Con ellos estarán los dos hermanos Velits, Peter y Martin. Será otra formación a tener en cuenta.
Exiliados de lujo en la Vuelta al País Vasco
Joaquim Rodríguez y el Katuska también forman parte de ese elenco de privilegiados. No sólo es el corredor catalán. Hablamos de Dani Moreno, Ángel Vicioso, Caruso, Vorganov y Trofimov, en un grupo de exiliados que no es que fuesen a por el oro de Moscú, pero lo han encontrado, deportivamente, en el Katusha.
Esa rueda que nunca para de girar, la de aspirantes por nombres, hasta ver de lo que son capaces en la carretera, nos lleva al Rabobank de Robert Gesink, Bauke Mollema, Steven Kruijswijk y Juan Manuel Garate. Los holandeses traen el equipo base del Tour. Puede ser el grupo más potente en base al talento, pensando en el futuro. Otra cosa es la idea con la que acudan a la Vuelta.
Lo mismo, descendiendo un poco el nivel, nos puede pasar con el Garmin de Thomas Dekker, el hijo pródigo que ha vuelto al redil del ciclismo profesional al máximo nivel después de cumplir una sanción por dopaje. Daniel Martin, Thomas Danielson o Rydel Hesjedal son hombres sólidos, buenos ciclistas.
El nivel medio de los veinte equipos que estarán en la Vuelta al País Vasco es muy alto, lo que la hará muy dura desde principio. Damiano Cunego y Michele Scarponi están al frente de uno de los grupos históricos del ciclismo mundial, Lampre. Y así podríamos seguir buscando más nombres, y los encontraríamos, no de potenciales vencedores, sino de buenos profesionales, de los que pueden hacer la carrera día a día, sin descanso. En ese amplio ramillete se puede hablar de Arnold Jeannesson (FDJ), de Michael Rogers (Sky), que ha pasado por unos años de ostracismo después de encadenar tres títulos mundiales.
El eslovaco Janez Brajkovic liderará el Astana; Rinaldo Nocentini, el Ag2r; Wouter Poels y Johnny Hoogerland, el Vacansoleil; Jurgen Van den Broeck y Jurgen Van de Walle en el Lotto. Nos queda el Caja Rural de Hernani Broco, Garikoitz Bravo y Julián Sánchez Pimienta, o el Utensildnort de Patxi Vila.
No será un paseo
Lo que no se puede decir de la prueba es que le falten alicientes. Si el movimiento comienza desde el inicio de la prueba en Güeñes podríamos estar ante una carrera con sorpresas, incontrolable, en la que quienes aspiran a llegar con poco tiempo perdido, o ninguno, a la crono final, podrían ver destrozados sus anhelos.
Con seis etapas en las que hay dos llegadas en alto, Arrate e Ibardin y una crono muy especial, todo parece estar muy marcado, con un camino muy señalizado en el que quienes no aparecen en él intentarán romper la monotonía de un guión que no se escribirá con letras sino en segundos.
Hablar de minutos no tiene ningún sentido. Por eso decimos que citar a favoritos, dar nombres, tampoco se sostiene en seis días que parece que se van a complicar en el apartado meteorológico. Esta Vuelta al País Vasco ha resultado complicada desde mucho antes de ponerse en marcha y no parece que esa tendencia vaya a cambiar en los próximos días.
Pensar que Samuel Sánchez es una opción sería de podio se sostiene por el puro peso de la lógica, pero que nadie espere un paseo de seis días. No se lo van a poner nada fácil, entre otras cosas porque todos saben del interés que tienen en la prueba e intentarán que no se escapen de coger la responsabilidad desde el primer día. Tácticamente estamos ante una Vuelta que se presume muy ilustrativa. Quienes la han ganado, como Andreas Klöden y Chris Horner, son los únicos que pueden considerarse como favoritos. Los demás se quedan en aspirantes.


Samu y compañía, el corazón de los vascos, estén donde estén, en casa o en la diáspora, les acompañará durante toda la carrera.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario