sábado, 25 de abril de 2015

O Sea... Democracia

Les compartimos esta nota publicada en Naiz:


 

EH Bildu propone una Ley de Consultas y Participación Ciudadana

EH Bildu de Nafarroa ha presentado una Ley de Consultas y Participación Ciudadana que regula y potencia «los cauces de participación y devolver a la ciudadanía su incidencia en la política diaria, más allá de las elecciones cada cuatro años».

Los candidatos de EH Bildu al Parlamento foral Adolfo Araiz y Arantza Izurdiaga han expuesto su propuesta de Ley de Consultas y Participación Ciudadana en un momento de «gran desafección existente hacia la élite política y hacia todo el entramado institucional representado por la Constitución de 1978 y el Amejoramiento del Fuero».

«No se trata de una crisis coyuntural, sino de una crisis de Régimen; de un régimen que cada vez se encuentra más desnudo, con menor legitimidad y con menor capacidad de regeneración», ha señalado Izurdiaga.

Por ello, han expuesto la necesidad de una ley como esta que «regule, canalice y facilite las vías de participación de la ciudadanía» frente a la situación actual, en la que la capacidad y poder de convocar referendos recae únicamente en el Estado.

Araiz ha avanzado que su propuesta pretende la regulación de las consultas populares que, «aunque no vinculantes en lo jurídico, muestran la voluntad de la ciudadanía por lo que los poderes públicos difícilmente le podrán negar su caracter decisorio».

La propuesta cuenta con cuatro tipos de consultas, las «populares de carácter general o sectorial» para someter a consulta popular las materias de especial trascendencia política, económica, social o cultural a nivel de la Comunidad Foral de Navarra.

La segunda sería la «Moción de censura popular -cuestión de confianza popular-» sobre actuación del Presidente del Gobierno de Navarra, su conformidad o no con la actuación del Presidente o del mismo Gobierno.

«Su objetivo político ha de ser revocar del cargo al Presidente del Gobierno de Navarra por no haber cumplido con su deber ante los ciudadanos. No tiene carácter revocatorio pero en la práctica, esa sería la consecuencia política», según Araiz.

La tercera será la «consulta popular ratificatoria o confirmatoria» para conocer la opinión directa de los ciudadanos sobre una ley o decreto con fuerza de ley que se haya discutido en el Parlamento Foral.

A ellas se unen las «consultas de ámbito municipal: las tres modalidades de consulta anteriores serían aplicables a nivel municipal», ha señalado.




O sease, para que se entienda, el gobierno del pueblo por el pueblo para el pueblo.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario