domingo, 26 de abril de 2015

¿Podrán?

Hay una realidad incontestable en Euskal Herria que hace que Podemos no sea la opción política sensata que parece ser en el resto del estado español (con excepción claro de Catalunya y Galiza).  Esa realidad es simple, en Euskal Herria existen partidos políticos que no están al servicio de "la casta". Eso lo saben muy bien tanto Pablo Iglesias como Juan Carlos Monedero.

En la nota que van a leer, publicada en Noticias de Álava, Iratxe Osinaga dice que "su entrada en Podemos hace solo cuatro meses descubrió en ella 'la vocación de servicio público'". ¿De verdad?  ¿Dónde vivió Iratxe sus previos 32 años? ¿En Narnia?

De entrada, en Euskal Herria cualquier persona tiene un amplio panorama de formaciones políticas de "la casta" en la cual enrolarse para satisfacer su "vocación de servicio público": Desde el foralista PNV hasta el ultaespañolista UPyD, pasando claro por el PP, IU y el PS(O)E. Fuera de la casta están los diferentes partidos políticos de la izquierda abertzale que, por si Iratxe no se ha enterado, han tenido que sufrir una serie de embates de la política de Apartheid producto de la muy franquista Ley de Partidos implementada por Madrid ya hace varios años. También están EA o Aralar. Y toda una colección de listas electorales que en Euskal Herria sí cumplen con su razón de ser. ¿Cómo es que en toda su vida adulta Iratxe no se ha dado por enterada?

Ya para terminar con este prólogo; Iratxe nos dice que el asunto del "derecho a decidir-derecho a la autodeterminación" la llevó a tener fricciones con Podemos. Nosotros pensamos que es ahí donde ha mostrado el plumero, y que pronto muy pronto, Iratxe reaparecerá para darle cauce a su "vocación de servicio público" en un partido de la casta. Nuestra apuesta es que será en el PP o en UPyD.

Aquí tienen la nota:



Crisis en Podemos Euskadi por la marcha de la líder de los críticos

Osinaga aduce desacuerdos con el programa electoral y el partido muestra su “desconcierto”

R. Ugarriza

Podemos Euskadi sufrió ayer una nueva turbulencia en su corta pero tumultuosa historia. Iratxe Osinaga, miembro de la dirección y que estuvo a cien votos de ser elegida secretaria general del partido, anunció ayer ante el “desconcierto extremo” del Consejo Ciudadano autonómico su marcha de este órgano directivo y su baja inmediata de la formación. El sorpresivo anuncio se produce a un mes exacto de la cita electoral del 24-M en la que Podemos Euskadi se presentará con su marca en las elecciones forales y, aunque no concurre en las municipales, varias decenas de círculos locales han promovido planchas para los ayuntamientos.

Licenciada en Derecho de 32 años, la bilbaina Iratxe Osinaga es considerada, desde las primarias para la elección del secretario general de Euskadi, cabecilla del sector crítico. Su portazo ocurre en un muy mal momento para Podemos en la CAV. El resto de partidos están inmersos en la precampaña electoral, mientras la formación que dirige Roberto Uriarte trata ensamblar a contrarreloj una oferta electoral mientras capea el temporal de diversas crisis que no hacen sino sacar a la luz el difícil engaste de personas con orígenes ideológicos diversos.

El motivo de la marcha de Osinaga es una nebulosa más allá de lo que ella misma explicó durante una rueda de prensa convocada a tal efecto. Adujo desacuerdos con el programa de las elecciones forales que Podemos Euskadi está elaborando en este momento y se negó a aclarar las cuestiones de la discordia hasta que el partido haga público el texto programático con el que concurrirá. “Ha sido una decisión muy meditada, fruto de una profunda reflexión y análisis del programa que se ha estado elaborando en los últimos días y es un programa que no tengo más que respetarlo porque ha sido asumido y votado por la mayoría, pero con el que no me identifico y, por lo tanto, no puedo defenderlo ante la ciudadanía”, expresó durante la comparecencia. “Debo predicar con el ejemplo, respeto a las decisiones de la mayoría, no me identifico con el proyecto y lo debo dejar a otras personas”, añadió.

Foralidad

Fuentes de su entorno dan algunas pistas sobre dónde podrían radicar algunas de las discrepancias que han generado en el Consejo Ciudadano “debates acalorados desde el respeto”, según precisó la propia Osinaga. Uno de esos desacuerdos surgió después de que Uriarte abogara por unificar las tres Haciendas forales vascas. Durante la campaña electoral de las primarias para secretario general de la CAV, la candidatura Sí se puede Euskadi baita ere que Osinaga encabezaba y que competía con Orain ahal dugu y Euskal hiria -que a la postre resultó ganadora de la mano de Uriarte-, esta defendió el sistema foral de los tres territorios de la CAV, que “no está en venta ni alquiler”. En aquel momento Osinaga hacía campaña reivindicándose como la alternativa más fiel a los principios del partido a nivel estatal.

Su entorno también reconoce que Osinaga ha sido crítica con la “ambigüedad” de Podemos Euskadi al “mezclar” el derecho a decidir con el derecho de autodeterminación, con el que ella está en desacuerdo, aunque precisaron que esto no ha motivado su abandono.

Futuro político

Sea como fuere, este no parece el último capítulo del desencuentro. Osinaga dice adiós al partido pero no a la política. Su entrada en Podemos hace solo cuatro meses descubrió en ella “la vocación de servicio público”. No es descartable que en el futuro pueda participar en otro proyecto. La pregunta radica ahora en si su marcha arrastrará a quienes la apoyaron en las primarias autonómicas y, más concretamente, a los otros seis miembros del Consejo Ciudadano de Euskadi que formaron parte de su candidatura. Tampoco aquí aclaró nada. “Mi decisión es personal e individual. No sé si me podrá seguir más gente, habrá que preguntárselo a ellos”. Incluso dejó en el aire que vaya a votar a Podemos el 24-M.

Desde el sector mayoritario del Consejo Ciudadano de Euskadi que encabeza Uriarte se reaccionó con “desconcierto extremo” ante este movimiento de Osinaga, de quien dijeron no sospechaban en absoluto que fuera a tomar una decisión tan drástica pues trabajaba con normalidad al frente del área de Formación. Solo fueron informados de la marcha minutos antes de la comparecencia de Osinaga, que comunicó su abandono vía correo electrónico y telegrama. El propio secretario general se limitó a “respetar” la decisión, que dijo “tiene que aceptar”.

No es la primera crisis de Podemos Euskadi. Las sucesivas primarias han generado corrientes internas que no acaban de amalgamarse. Ya dimitió el líder en Donostia, contrario a concurrir en las forales, las primarias para elegir candidatos a Juntas Generales acabaron en reproches y un sector de Podemos Bilbao concurre al ayuntamiento en una lista alternativa a la que respalda la mayoría.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario