sábado, 30 de agosto de 2014

Escrache a Zapatero en Uruguay

La noticia comenzó a circular hace unos días, nos informaba que José Luis Rodríguez había sido invitado a ir a Uruguay a hablar acerca de la rehabilitación de presos.

Los menos mal pensados pensamos que era una mala broma. 

Algunos expresaron que el asunto era un verdadero insulto siendo que el estado español está muy por encima de la media con respecto al resto de Europa en lo que respecta a la cantidad de presos sociales que se encuentran en distintas cárceles de su geografía, pero es que además, durante el tiempo de Rodríguez Zapatero al frente de ese tingladito bipartito que sirve de máscara "democrática" al régimen borbónico franquista la cifra de presos políticos alcanzó su tope.

Ya lo realmente indignante es que precisamente bajo su mandato "de buen talante" se aprobó, el 28 de febrero de 2006, esa aberrante "jurisprudencia" por parte del Tribunal Supremo por medio de la cual, a los presos políticos vascos se les dejaba de aplicar la reducción de penas por beneficios penitenciarios en base al máximo legal permitido de permanencia en prisión y en cambio, se aplicarían respecto de cada una de las condenas individualemente, o sea, la Doctrina Parot, esa que echó abajo el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (Estrasburgo) el martes 10 de octubre de 2012. Mientras estuvo en activo, la Doctrina Parot fue causante del alargamiento de las condenas de muchxs presxs políticxs vascxs, aumentando inecesariamente el dolor y la angustia tanto a ellxs como a sus familiares.

Así que, ¿cómo puede hablar Rodríguez del tema cuando él mismo se encargó de darle un tiro y dejar tirado en la cuneta ese principio humanista conocido como la rehabilitiación y reinserción de presos?

Pues bien, gracias a la página de inSurGente nos hemos enterado que su llegada a Uruguay ha sido tan poco calurosa como el recibimiento que se hizo a Garzón en Argentina hace ya unos meses, lean esta nota:



El exmandatario español visitó la sede del Partido Socialista uruguayo y frente a la sede de este se efectuó la manifestación en la que hubo algunos insultos y gritos.

Un grupo de españoles, que residen en Montevideo desde hace dos años, expresaron su disconformidad con Zapatero y su visita “porque ahora se cumplen tres años del cambio constitucional que su gobierno introdujo en España para que el Estado con dinero público se hiciera cargo de la deuda bancaria privada que supone el 72% de la deuda total”, dijo el manifestante, Jorge Castrillón, que se encontraba presente en el lugar.

Según Castrillón, ese dinero "ha salido de nuestro trabajo, de las pensiones, de la sanidad y educación y en última instancia nos han obligado a venirnos".

El manifestante opinó: "Él ha dejado muy claro en los últimos años, con sus indultos a banqueros, con el posicionamiento de los exministros en los consejos de administración de las empresas que eran publicas y que se privatizaron, que está a años luz de lo que nosotros podamos sentir como personas humildes como personas migrantes".

El objetivo de esta protesta es "hacer llegar a la gente en Uruguay que en España la crisis no está acabando, que la mayoría de la gente lo está pasando mal en ese sentido". Sostuvo que esta visita es una "incoherencia absoluta en el contexto que se ha dado pidiendo el sí a a la baja de la edad de imputabilidad'".

"Nosotros en nuestro país hicimos un experimento con la baja de la edad de imputabilidad y ha salido desastrosamente. Queremos exteriorizar que no estamos conformes con la figura ni de Zapatero ni de Rajoy, ni el PP, ni el PSOE", finalizó.

Reunión y rechazo del Partido Socialista uruguayo

El candidato a diputado del Frente Amplio por el Partido Socialista, Gonzalo Civila, dijo que “independientemente a su posición”, la presencia de Rodríguez Zapatero supone un “hecho político”.

“Si Rodríguez Zapatero tiene poco espacio para hacer política en España, no nos parece bien que venga a hacer política a Uruguay, a juntarse con los sectores más reaccionarios de la derecha uruguaya y a plantear y abonar una posición que nosotros en absoluto compartimos”, opinó el dirigente.

Civila sostuvo que el objetivo de la reunión con Zapatero “es decir esto en la cara”.

“Le dijimos: Zapatero a tus zapatos. Hay bastante para hacer en España, nosotros en Uruguay tenemos nuestras discusiones, la vamos a dar entre nosotros. Estamos grandes. Tenemos puntos de vistas muy claros respecto de cuáles son las políticas de convivencia que sirven para abordar los problemas de seguridad del país”, concluyó.



Corolario, los auténticos socialistas se desmarcan de esos corruptos españolitos conocidos como los sociatas.

Una vez más, gracias pueblo uruguayo, el Filtro no se olvida.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario