lunes, 25 de agosto de 2014

El Filtro y la Memoria

En el vigésimo aniversario de la Masacre del Hospital de Filtro traemos a ustedes este artículo de La Diaria:


Ayer se cumplieron 20 años del asesinato de Morroni en el Filtro y aún no han sido juzgados los responsables.

La gente se empezó a concentrar en el Obelisco desde la 16.00. Al poco rato comenzó a llover torrencialmente, pese a lo cual siguieron llegando personas. La marcha arrancó una hora después, encabezada por una pancarta con la consigna “Filtro 20 años: Es demasiada impunidad. La memoria te busca y te nombra”. Pero en lugar de dirigirse por Bulevar Artigas hacia el norte, como se ha hecho tradicionalmente, partió hacia el sur, para pasar por la esquina de la sede de la Embajada del Estado de Israel y protestar contra los ataques militares de ese país a Palestina. Luego, la marcha giró hacia el norte y volvió a la ruta original, por Bulevar Artigas hasta la esquina de Aureliano Rodríguez Larreta, frente a donde en 1994 funcionaba una planta de la empresa Cutcsa y en el interior de la cual fue asesinado el joven Fernando Morroni.

El 24 de agosto de ese año, miles de personas se manifestaban en contra de la extradición a España de los ciudadanos vascos Jesús María Goitia, Mikel Ibáñez y Luis Lizarralde, acusados de pertenecer a la organización Euskadi Ta Askatasuna (ETA). Los vascos se encontraban realizando una huelga de hambre en protesta por la extradición y habían sido trasladados al hospital Filtro, ubicado en Cufré y Bulevar Artigas. En la noche, la Policía montó un operativo represivo combinado en el que participaron el cuerpo de Radio Patrulla, la Guardia Metropolitana, la Guardia Republicana y efectivos de varias seccionales cercanas a la zona. El resultado de lo que luego fue denominado “Masacre del Filtro” o “Masacre de Jacinto Vera” fueron dos muertos y más de 100 heridos, la mayoría a causa de disparos con arma de fuego. Incluso resultaron heridas de gravedad personas que ni siquiera participaron en la protesta, como el enfermero Esteban Massa, que recibió cuatro balazos por la espalda cuando se encontraba atendiendo a un herido. Finalmente, los vascos fueron extraditados, y a pesar de las denuncias presentadas contra la Policía por el accionar de esa noche, la investigación judicial nunca determinó las responsabilidades de los mandos ni la de los efectivos actuantes. El ministro del Interior de la época era el nacionalista Ángel María Gianola y recibió el respaldo del entonces presidente, Luis Alberto Lacalle.
Agradecidos

La marcha de ayer contó con la participación de jóvenes de la Brigada Askapena, una organización internacional del País Vasco (en euskera: Euskal Herria) que forma parte “del movimiento de liberación vasco”, según contaron a la diaria Lide y Unai. Llegaron a Uruguay para mantener “la memoria histórica” de lo que sucedió en 1994 en las cercanías del Filtro, lo que consideran “una de las más grandes muestras de solidaridad con el pueblo vasco”.

Lide contó que ayer también se realizaron actos en memoria de la Masacre de Jacinto Vera en Bilbao y San Sebastián, para “denunciar la represión y agradecer a los uruguayos que salieron en defensa de los vascos”. Luego aclaró que el gobierno del Estado español utiliza las acusaciones de terrorismo contra los vascos para “ocultar un conflicto que es político” y que se inició “en 1512, cuando el País Vasco fue conquistado”. Lide dijo que luchan “por la independencia del país y por el socialismo”, y denunció que actualmente hay en España y Francia 500 presos vascos, además de los 3.000 exiliados.

Pese a la fuerte lluvia, que por momentos se convirtió en granizada, la marcha llegó hasta el lugar donde se leyó la proclama central. Norma Morroni, la madre de Fernando, saludó y agradeció a las personas presentes. La declaración planteó que “en cada represión como la del Filtro se repite un Guernica” y recordó lo sucedido en varias comisarías de Montevideo, donde “la brutalidad de la represión policial” alcanzó a jóvenes. “Resolvemos no mirar para otro lado y no sentarnos a esperar. ¡A quebrar la impunidad!”, concluyó la proclama.

Luego se leyeron declaraciones del Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas, del Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas, una adhesión desde Argentina de María Victoria Moyano y una carta desde España de la entonces vocera de los vascos detenidos en 1994, Rosario Delgado Iriondo. Finalmente el grupo de jóvenes de Askapena bailó en homenaje a Norma Morroni una danza tradicional de su país denominada Agurra, una expresión de “respeto y admiración” que también se utiliza para “las bienvenidas y los adioses”, según explicaron los propios bailarines.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario