miércoles, 27 de agosto de 2014

El Sionista Sabina

No hay nada mejor que ver la permisividad con que se manejan algunas personas.

Sabedores de que andan por ahí con un halo de inmunidad, llevan su desdén por el compromiso y la coherencia a grados superlativos.

Tal es el caso de Joaquín Sabina, a quien mucho admiran por su habilidad como escrito de canciones, pero quien se ha dedicado a nadar de muertito en lo que respecta al asunto de ser parte de la campaña publicitaria "Marca España", esa intrincada estrategia mediática diseñada para darle un rostro progre a la dictadura borbónico franquista.

A Sabina se le ha reclamado que haya ido a presentarse en un escenario israelí a pesar de las muchas súplicas por no validar con su presencia a ese otro estado fascista, aliado de Madrid. A Sabina poco le importó, si ya trabaja para un régimen represivo por qué no para dos.

De eso y otros temas habló estando en Chile, lean la nota publicada en la página Cancioneros:


Sabina habla en Chile de la Monarquía, Cataluña, el régimen cubano e Israel

El cantautor Joaquín Sabina repasó ayer en Chile algunos temas de la actualidad política como la Monarquía española, el proceso soberanista catalán o su decepción con el régimen cubano, y además se defendió de las críticas que recibió estas últimas semanas por actuar en Israel.
Joaquín Sabina, que esta semana se presentará en Santiago y Concepción dentro de su nueva gira 500 noches para una crisis, fue entrevistado en un hotel de la capital por un grupo de periodistas chilenos, la diputada comunista Karol Cariola y el escritor Pablo Simonetti.

En un tono relajado y distendido, Sabina no rehuyó ninguno de los temas que plantearon sus entrevistadores y puso un énfasis especial en explicar los motivos que lo llevaron a cantar en Tel Aviv en junio pasado, actuaciones que fueron criticadas por grupos pro palestinos.

El jiennense explicó que actuó junto a Joan Manuel Serrat y que tenían un contrato vigente, aunque el motivo principal por el que decidió salir al escenario fue, dijo, que no cree en los boicots culturales.

"Yo creo en los boicots de armas, incluso económicos, (pero) no creo en los boicots culturales. Creo que hay que tender puentes en lugar de dinamitarlos", sostuvo.

Sabina señaló que los amigos israelíes que lo invitaron a actuar, como la cantante Noa o el novelista Amos Oz, son "absolutamente pacifistas, absolutamente antimilitaristas" y están en contra del Gobierno de su país.

"No hay que dejarlos solos, es muy importante decirles que ellos son importantísimos para que el Gobierno de Israel no siga en esa deriva que llega a ser, como esta vez, criminal", añadió.

Aún en el plano internacional, el cantautor español habló de Cuba y de la deriva que con los años ha tomado el Gobierno de la isla, liderado por los hermanos Fidel y Raúl Castro.

"Fuimos absolutamente pro cubanos y pro castristas y luego, a pesar de seguir siendo amigos, somos un poco amigos separados y reticentes porque no podemos cerrar los ojos a algunas cosas que vemos en Cuba", dijo Sabina, quien lamentó la "falta de futuro y de oportunidades" que hay actualmente en ese país.

El artista también comentó temas de la actualidad española y criticó con dureza el rumbo político que han adoptado algunos países de Europa, donde los políticos, a su juicio, se han empeñado en acabar con la "gloria" del estado del bienestar.

"Están acabando con la educación pública, con la sanidad pública, y creo que van incluso contra la Ilustración. Es un momento muy dramático", apuntó Sabina.

Lanzó sus dardos contra la Monarquía, a la que definió como "un anacronismo medieval", y consideró que el pueblo español es "suficientemente maduro" para aceptar una transición hacia una república "contemporánea y moderna".

Sabina se posicionó contra los nacionalismos —"es un aldeanismo que se cura leyendo y viajando", dijo— al referirse al proceso soberanista de Cataluña, aunque consideró que los ciudadanos deben poder votar en un eventual referéndum sobre la independencia.

"Creo que tienen derecho a votar y a irse si quieren, pero que no cuenten conmigo para aplaudirlos", sostuvo.

El artista se refirió a la irrupción de "Podemos" en el panorama político español, una formación de izquierda que aboga por renovar completamente el sistema político y económico y que se ha convertido en la tercera fuerza política del país.

Sabina aseguró que el auge de "Podemos" se debe a la "desesperación" de la ciudadanía "con el modo que tienen de no resolver los problemas las castas de políticos profesionales" y vaticinó que la formación liderada por Pablo Iglesias seguirá creciendo.

Aun así, consideró que en algunas proclamas "Podemos" muestra un lenguaje parecido al discurso marxista de principios del siglo XX, por lo que le recomendó "reciclarse un poco y adaptarse al siglo XXI".




Estimado Sabina, hipócrita consumado, curiosa alegoría a la que haz recurrido, mientras los israelíes habían estado dinamitando a Gaza entera con sus casi dos millones de habitantes durante siete semanas, tú preocupado por no dinamitar puentes que se tienden mediante presentaciones muy bien cobradas, o sea, mediante conciertos que generan dinero lo cuál los hace caer dentro del ámbito de lo económico. O sea, a tu amigo Serrat y a ti les pagaron no solo por actuar en Israel, sino por ayudar a maquillar al régimen fascista israelí pues de esa manera la gente pensará, si Serrat y Sabina que son tan guays van a Israel, entonces Israel no es tan malo como dicen. Y tu amiga Noa no es ni pacifista ni antimilitarista, tanto ella como Amos Oz son parte de ese "sionismo liberal" del cual nos advirtió James Petras en su artículo "El genocidio israelí y sus cómplices", cómplices como tú.

Viejo conocedor de los trucos goebbelianos de la propaganda fascista, cambiaste el tema y lo dirigiste hacia Cuba, truco bastante trillado por los que se saben acorralados en un lugar incómodo, y al hablar de Cuba lo hiciste con respecto a tu concepción de palabras como futuro y oportunidades. 

Fui a Israel, pero también fui a Cuba... ah, la bendita equidistancia, esa que le provee a uno con suficiente espacio para no comprometerse con nada.

Progre tu discurso, pero vacío, pues la revolución cubana sigue cumpliendo en dos aspectos que son torales: la educación y la salud pública (que incluye la investigación de curas a enfermedades consideradas difíciles de curar o de tratar). Curioso, cuando derivas hacia el tema de Europa hablas precisamente de esos temas, lo que hace bien La Habana lo hace mal Bruselas pero es en la isla en donde no hay ni futuro ni oportunidades. El necio ve la paja en el ojo ajeno.

Al estilo de Noa y Amos Oz, diriges tu entrenada lengua en contra de los habitantes de La Zarzuela, y uno podría pensar... ¡que valentía! ¡qué congruencia! Pero inmediatamente después de lanzas en contra del derecho del pueblo catalán a la autodeterminación, desautorizándolo.

Recurres a una manida frase que no vamos a repetir porque preferimos hacerte una pregunta, ¿cómo es que con todos esos viajes a Inglaterra, Israel, Estados Unidos, Cuba, México, Chile... no se te ha quitado el nacionalismo español?

Ah perdón, ese no existe. O bueno, de existir no se le puede criticar puesto que lo ha creado el propio Dios, lo ha defendido Don Francisco Franco y lo mantiene atado y bien atado... el ocupante de anacrónica Zarzuela.

Y mira, venirnos a enterar de tu jacobina defensa del estado con tu irracional ataque a "los aldeanismos"... ¿qué tienes en contra de ellos? 

De hecho, son más humanos, más orgánicos, se formaban a través del convivir diario, de relaciones orgánicas, naturales, con las personas en tu entorno, personas con las que se compartía lenguaje, cultura, tradiciones, historia. Era un sentimiento de pertenencia e identidad que nada tenía que ver con la imposición de patrioteros símbolos como la bandera, el himno o los héroes patrios.

Para terminar con este tema, sionista y españolista Sabina, te tenemos una mala noticia, sabemos que te consideras el centro del Universo pero a los catalanes... a los catalanes les importa dos pitos tus aplausos.

Con respecto a lo que has dicho acerca de Podemos... bueno ¿quién te entiende? ¿no habías dicho que el pueblo español ya estaba maduro y que podía transitar hacia una república contemporánea y moderna (palabras que utilizó Juan Carlo para pasar el báculo franquista a Felipe, por cierto)?

¿Por qué lo tiene que hacer de la mano de los políticos profesionales (PP-PSOE) que han servido a la Corona más que al pueblo español?

¿Por que no lo pueden hacer ellos mismos, los ciudadanos españoles, sin la tutela de esa clase política corrupta y corruptora al servicio del gran capital?

Ya nos quedó claro que eres partidario del capitalismo "humanista" con tu comentario acerca de "las glorias del estado de bienestar", pero Sabina, la izquierda ha avanzado y evolucionado mucho desde las posturas Marxistas de principios del siglo XX, lo que pasa tontín, es que no te has enterado.

O no lo has querido hacer.

Pero de una cosa no te puedes escapar Sabina, la sangre de 500 niñas y niños palestinos también tiñe tus manos de rojo, como las de Serrat, como las de Noa.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario