martes, 12 de junio de 2007

Askapena : ¿Qué Ocurrió Entre Bastidores?

Aquí tenemos el comunicado de Askapena en el que se analiza el más reciente proceso de paz en Euskal Herria:

Independentzia eta Sozialismorantz
EUSKAL HERRIA, PASO A PASO
Servicio informativo de ASKAPENA, Nº 182

¿QUÉ OCURRIÓ ENTRE BASTIDORES?

El día 22 de marzo de 2006, la organización armada vasca ETA anunciaba un alto el fuego indefinido que entraría el vigor el 24 de marzo. Catorce meses después, en la madrugada del 5 de junio de 2007, ETA anuncia la finalización del alto el fuego y la apertura de todos los frentes a partir de la medianoche del día 5 de junio. En próximos boletines informaremos del contenido del comunicado y de las reacciones que está suscitando. Hoy damos a conocer lo que ha sucedido entre bastidores durante los meses en que ha estado abierto el nonato proceso de normalización.

Cronología de una nueva intentona fallida

Los previos

Desde el año 2000, la izquierda vasca y el PSOE mantienen un diálogo no oficial. En dichos encuentros, ambas interlocuciones compartían el análisis de que se trataba de abordar un conflicto de índole política que reclama soluciones también políticas.

El alto el fuego indefinido

Como resultado de estas conversaciones, y para facilitar el proceso de conversaciones iniciado, ETA declara el alto el fuego indefinido. Por lógica, el alto el fuego debía de dar paso a un diálogo honesto entre los interlocutores. Por desgracia, no ocurrió así sino todo lo contrario. Una vez desactivada la confrontación armada, tanto el PSOE como el PNV pusieron en práctica una estrategia urdida con anterioridad: desnaturalizar el proceso trasmitiendo el mensaje de que se trataba de un mero proceso técnico (desarme de ETA-resolución del tema de presos) y, al mismo tiempo, intensificar el acoso judicial y policial contra la izquierda vasca. De esa manera, se negaba la igualdad de condiciones a los interlocutores. Una vergonzosa manipulación de la buena disposición de la otra parte para erosionarla, ponerla contra las cuerdas y, si era posible, liquidarla.

La primera crisis

Este cambio de actitudes por parte del PSOE y del PNV tras la declaración de la tregua de ETA dio lugar a que el proceso se bloqueara en dos meses. Para mayo de 2006, las conversaciones sufrían su primera y grave crisis. Para desatascarlo, la izquierda vasca promueve una primera iniciativa de reactivar los encuentros. En ese contexto hay que situar una reunión muy publicitada que mantuvieron el PSOE y Batasuna en un hotel de Bilbao. El PSOE da vía libre para que se avance en la fase de negociación. Sin embargo, la proyección pública respecto al acuerdo alcanzado, es nefasta. En la rueda de prensa posterior al encuentro -que resultó positivo- los representantes del PSOE engañan a la ciudadanía. No comentan que han acudido para resolver una crisis sino para recordarle a Batasuna que tiene "los deberes sin hacer". A pesar de esta desinformación tan grosera, el objetivo se cumple ya que la crisis queda superada.

La segunda crisis

Se produce en el mes de agosto de 2006. En la publicitada reunión del 6 de julio, tanto el PSOE como Batasuna se comprometen a alcanzar un preacuerdo antes del 31 de julio. Se rebasan las fechas marcadas pero no se alcanza el objetivo. Los portavoces de Batasuna comparecen públicamente para hablar de crisis y bloqueo. Poco más tarde, tanto las ejecutivas del PSOE como del PNV dan luz verde para que se avance en la concreción de un preacuerdo que sería debatido, posteriormente, por todos los agentes vascos. La crisis queda resuelta con esta decisión que marca un salto cualitativo: por primera vez se constituye entre los tres interlocutores una verdadera mesa de negociación política con un mismo objetivo: dar una solución política definitiva a un viejo conflicto político

Tiempo de diálogo intenso y los dos borradores

En septiembre de 2006, tal y como se había acordado, se intensifica el diálogo a tres bandas. Se mantienen tres reuniones en septiembre, seis en octubre y tres en noviembre. Fue una experiencia de gran calado por el nivel del análisis que mantienen los tres interlocutores: Batasuna, el PSOE y el PNV. Las discusiones tuvieron dos puntos centrales: bases políticas necesarias para un acuerdo futuro y el establecimiento de un esquema general para el desarrollo del proceso. Se abordaron cuatro cuestiones que requerían de consenso: la concepción de Euskal Herria como nación, el derecho a decidir, la aceptación de todos los derechos y la vertebración institucional. Se trataron también aspectos de forma: método y calendario del diálogo multilateral (previamente, Batasuna y el PSOE habían acordado poner en marcha la mesa multipartidaria para octubre de 2006). El trabajo intenso de estos meses dio lugar a dos borradores. El primero de ellos vio la luz en septiembre; a partir de este borrador, fue octubre el mes más positivo ya que se pudo avanzar de forma sustancial. A finales de este mes vio la luz un segundo borrador; recogía las bases de un posible acuerdo que traería la resolución.

La hora de los compromisos

La sexta y última reunión de octubre fue decisiva. En ella, cada uno de los interlocutores debía definir su postura. Batasuna alertó que el borrador adolecía de vacíos y ambigüedades que podían hacer muy peligrosa su aplicación. Los dos primeros apartados sobre el reconocimiento de Euskal Herria como nación y la aceptación de todos los derechos, concitaron el acuerdo general. Los relativos al derecho a decidir y la vertebración territorial provocaban desacuerdos; Batasuna reclamaba mayor concreción para que no se produjera fraude a la hora de formalizar un cambio de marco que los tres veían necesario en las conversaciones privadas.

Importante propuesta política de la izquierda vasca

Con vistas a resolver el nuevo bloqueo, Batasuna pone sobre la mesa una propuesta política de gran calado que supone un importante esfuerzo por su parte: un Estatuto de autonomía para los cuatro territorios del sur de Euskal Herria que contemple el derecho del pueblo a decidir y que no excluya la opción independentista si así lo decide la ciudadanía. La propuesta se aproxima al discurso del PNV y coincide con planteamientos que tuvo el PSOE no hace muchos años.

Las aportaciones que nunca llegaron ya que los interlocutores abandonaron la mesa. El bloqueo

Tras conocer la propuesta de Batasuna, los interlocutores se comprometen a finales de octubre a redactar sus aportaciones ante la propuesta que ha presentado Batasuna. Nunca hicieron su tarea. Durante las tres reuniones de noviembre el PNV reiteró que no cambiaría una coma del segundo borrador y el PSOE presentó importantes rebajas respecto a lo que recogían los dos borradores. Respecto a la nueva propuesta de Batasuna, tanto el PSOE como el PNV se negaron a tomarla en cuenta. Ante esta negativa, Batasuna rebajó su exigencia y les propuso una línea de acción compartida que aproximase gradualmente la situación al escenario de una autonomía que no excluyese la independencia. Tampoco esta readecuación de la propuesta fue tomada en cuenta. El PSOE y el PNV respondieron con una segunda negativa que dejaba bloqueado el proceso. Batasuna seguía esperando las aportaciones prometidas que nunca llegaron. Sus interlocutores habían abandonado la mesa a la que no han regresado.

Euskal Herria, 11 de Junio de 2007.

www.askapena.org
info@askapena.org

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario