viernes, 15 de junio de 2007

Ni el Desarme Fue Aceptado

Pues bien, las cosas siempre caen por su propio peso.

Durante años se ha escuchado la cantaleta por parte de los politicazos españolistas demandando que la única manera que se puede sentarse a dialogar con ETA es si el grupo anuncia su desarme. Lo mismo se ha oído con la meliflua hipocresía de Zapatero que con la arrogante lengua viperina de Mariano Rajoy.

Se dice que ETA le falló a todos, al pueblo vasco principalmente, al declarar el fin al cese el fuego. Ahora la verdad sale a la luz, y es que el fascista de buen talante, José Luis Zapatero, no acepto la oferta de desarme y permitió la anulación de las listas electorales y las candidaturas de EAE aún con dicha oferta sobre la mesa.

¿Con que cara van a hacer sus reclamos de paz y democracia ahora?

Aquí la nota que apareció en EuroPress:

Las conversaciones concluyeron hace tres semanas al rechazarse un acuerdo político

La banda terrorista se comprometió a desmantelar sus estructuras militares si el proceso culminaba

Representantes del Gobierno y ETA, por un lado, y del PSOE y Batasuna, por otro, mantuvieron reuniones simultáneas ante observadores europeos

Madrid. (EUROPA PRESS) - Representantes del Gobierno y ETA, por un lado, y responsables del PSOE y Batasuna, por otro, mantuvieron reuniones simultáneas durante la campaña electoral del pasado mes de mayo y se dieron por concluidas hace tres semanas por la negativa a alcanzar un acuerdo político, cuya primera consecuencia fue la ruptura del alto el fuego anunciado el 22 de marzo del pasado año por la organización terrorista, según informa 'Gara' en su edición de hoy.

Estas cuatro reuniones simultáneas se celebraron en una misma ciudad europea entre el 14 y el 21 de mayo, en plena campaña electoral, y en ellas participó una "muy relevante" presencia internacional del ámbito europeo, con el apoyo logístico y de seguridad de su Gobierno, indica el diario vasco, que cita fuentes de "absoluta solvencia".

La tentativa de acuerdo quedó finalmente frustrada al no producirse un compromiso político "en el carril entre Batasuna", cuya delegación estuvo encabezada por Arnaldo Otegi, y el PSOE que resolviera los principales puntos del "conflicto", con lo que se dio por finalizada la fase de negociación tras el alto el fuego.

En los encuentros, celebrados los días 14, 15, 16 y 21, el PSOE planteó la opción de reformas estatutarias en la Comunidad Autónoma Vasca y en la Comunidad Foral de Navarra, con el máximo puesto en la posibilidad de poder constituir en el futuro un órgano común intergubernamental atendiendo a los lazos existentes entre ambas.

Mientras, las delegaciones vascas apostaron por la necesidad de superar el conflicto y, para ello, apelaron al "esfuerzo compartido de las partes, el mismo que permitió años atrás explorar el inicio del proceso e ir dando pasos".

En caso contrario, indica 'Gara', a la izquierda abertzale "sólo le quedaría la opción de seguir reivindicando que el Estado español asuma un proceso propio de democratizació n que acepte el derecho a decidir de la ciudadanía vasca", es decir, "una segunda y verdadera reforma democrática".

Compromisos de ETA

En las reuniones entre ETA y el Gobierno, en las que también se abordó la situación del proceso, la organización terrorista se comprometió a desmantelar sus estructuras militares si el proceso se culminase e insistió en que debían desactivarse los mecanismos represivos para propiciar una situación de tregua bilateral, según 'Gara'.

Por su parte, el Ejecutivo socialista exigió a la banda que renunciase, de forma explícita, "al derecho de respuesta" que "había incorporado a su alto el fuego permanente" y se negó, por el contrario, a desactivar ninguno de los mecanismos judiciales vigentes, como las euroórdenes.

El diario abertzale desvela también que la detención, el pasado mes de marzo, del etarra Jon Iurrebaso (que estaba acompañado de otro ciudadano vasco encargado de su seguridad) se produjeron "justo cuando se dirigían a un encuentro con los representantes del Gobierno español".

Las reuniones, celebradas en un país europeo, se iniciaron con un encuentro entre la organización terrorista y el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, que dio paso a otra entre Batasuna y el PSOE, y así sucesivamente. ETA y el Gobierno asumieron que la clave estaba en el acuerdo a alcanzar en la otra mesa, aunque la más insistente en ese sentido fue la organización terrorista, dice 'Gara'.

El "bloqueo" en las conversaciones se produjo en el ámbito del acuerdo político pendiente, después de que la izquierda abertzale formulase la propuesta de estatuto de cuatro provincias con derecho a decisión.

El Gobierno y el PSOE, tras fijar su posición en una mera reforma de las estructuras existentes, pidieron ausentarse para acudir a consultar sobre la propuesta vasca a Madrid. Tras esto, en un nuevo encuentro el 21 de mayo, se produjo una nueva y última reunión entre el PSOE y Batasuna.

No obstante, en ese último encuentro, la negativa de la representación socialista a acceder a las demandas de Batasuna y ETA, puso punto y final a las negociaciones iniciadas tras la declaración de tregua de 2006 y concretadas en diferentes intentonas durante estos meses. El 5 de junio, ETA hacía pública su intención de romper de manera oficial el alto el fuego.

ETA pidió presencia internacional

ETA fue la parte que propuso realizar la cita de mediados de mayo, con el formato de que ésta fuese avalada por una sustancial representación internacional, después de que los contactos y reuniones celebrados en marzo y abril entre ambas partes no lograsen un cambio de posiciones.

Esta iniciativa dio paso, en el marco de estas reuniones celebradas a mediados de mayo, a una propuesta de la banda terrorista para la constitución, en el caso de que el proceso se desbloqueara políticamente, de una comisión internacional compuesta por esas mismas instancias para verificar el desarrollo del carril de negociación propio de ETA y el Gobierno español.

De este modo, se garantizaría "el cumplimiento de compromisos de distensión, consensuados por ambas partes ya en 2005 como 'garantías' para el desarrollo del proceso pero que fueron incumplidos por el Ejecutivo de Zapatero nada más producirse la declaración de alto el fuego permanente de marzo de 2006", señala 'Gara'.

Además, otro elemento para garantizar el proceso que ha sobrevolado los diferentes intentos negociadores, indica el diario vasco, ha sido el del 'pacto de Estado', a cuya consecución se había comprometido el Gobierno del PSOE en ese mismo momento inicial, pero que no se ha materializado en estos quince meses.

Según 'Gara', el PNV quedó excluido de los encuentros de mayo por considerar que los representantes de ese partido se habían convertido "en un obstáculo para llegar a buen puerto en todos los intentos anteriores", ya que las negociaciones políticas entre el PNV, el PSOE y Batasuna se bloquearon en otoño del pasado año por la negativa del partido vasco a aceptar la propuesta de estatuto a cuatro.

El diario añade que los socialistas reconocieron que el PNV no quería abordar la propuesta de cuatro territorios "porque ello implicaba perder poder económico".


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario