martes, 5 de junio de 2007

Unión y Fuerza en Iparralde

Esta nota ha sido publicada en Gara:

EH Bai anima a votar a los abertzales «porque juntos somos más fuertes»

El acto central de campaña de EH Bai dejó bien claro el principal objetivo que persigue la coalición: demostrar que Euskal Herria es un país que existe y que tiene derecho a ser reconocido y a contar con un marco jurídico y con las competencias necesarias para garantizar su futuro. Los candidatos de las tres circunscripciones hicieron un llamamiento a movilizar el voto abertzale, incidiendo en que «el reto es grande» pero que «unidos, somos más fuertes».

Maria AIZPURUA |

El reto que la mayoría abertzale de Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa se ha planteado al presentarse en coalición a las próximas legislativas fue, desde el principio hasta el final, el eje del acto central de la campaña de Euskal Herria Bai (EH Bai) celebrado ayer en la Casa de las Asociaciones de Baiona. Ese reto se puede resumir en una frase: mostrar y demostrar que Euskal Herria es una pueblo y que, como tal, tiene derecho a ser reconocido y a poder contar con los instrumentos necesarios para construir una sociedad basada en la justicia social y en el desarrollo sostenido y salvaguardar su identidad, cultura y lengua.

Ya desde el comienzo del acto político al que había precedido una comida popular, los bertsolaris subrayaron en sus rimas que «el adversario es poderoso y la apuesta fuerte; cada voto probará que la palabra y la decisión son nuestras».

El candidato de la VI circunscripción Beñat Elizondo fue el primero en tomar la palabra para explicar los motivos que han empujado a los abertzales a acudir juntos a los comicios, y subrayó que tras la victoria de Nicolas Sarkozy, «que representa a la derecha ultraliberal al servicio de los privilegiados, que es favorable a la utilización de los transgénicos y el desarrollo nuclear, que se sirve de la precariedad para enfrentar a los ciudadanos entre ellos, las perspectivas de evolución positiva para los derechos de los pueblos y, en particular, para la resolución del conflicto político en Euskal Herria, el reconocimiento institucional de los tres territorios, los derechos de los presos o la oficialización del euskara son, realmente, escasas».

En contraposición, Elizondo remarcó que la candidatura de EH Bai representa «una opción para decir sí a un proyecto de futuro para Euskal Herria».

Antes de que Miguel Torre interviniera, pudo visionarse en una gran pantalla un montaje audiovisual que retrataba la trayectoria seguida por las fuerzas abertzales en las diversas elecciones de los últimos cuarenta años. Así, pudo comprobarse que los abertzales sólo en contadas ocasiones han defendido opciones consensuadas o acudido juntos a las contiendas electorales.

Promesas incumplidas

En ese recorrido cronológico que comenzaba en 1967, destacaba la posición que adoptó en 1981 la izquierda abertzale representada entonces en el partido EHAS al pedir el voto para François Mitterrand que resultaría elegido presidente. Una petición que basaban en los compromisos que el socialista había adoptado respecto a las revindicaciones vascas, entre ellos, el de crear un Departamento, compromisos que, posteriormente, nunca cumplió.

Torre inició su intervención manifestando su «enorme orgullo por poder representar la unidad lograda en torno a EH Bai» y matizó que los electores no van a votarles a ellos sino a Euskal Herria. Añadió que ellos son «portadores de un balance, de un trabajo efectuado durante años por los abertzales, que es lo que da credibilidad a la coalición». El candidato de la V circunscripción incidió en que «nadie como los abertzales defiende tan enérgicamente» los derechos colectivos, culturales y sociales de los ciudadanos vascos y lanzó un mensaje especial a la juventud: «Sois la fuerza, la sangre de este pueblo. Lucháis todos los días por aprender, vivir y trabajar en vuestro país. Sois nuestro futuro».

Tras estas apasionadas palabras, los suplentes de los tres candidatos resaltaron algunos de los puntos programáticos de la coalición. Mirentxu Lako (IV circunscripción) se centró en el tipo de agricultura que, según EH Bai, necesita Ipar Euskal Herria -sostenible, respetuosa con el medio ambiente, transparente respecto a lo que produce, que haga vivir al territorio y a sus agricultores- y manifestó el apoyo a Euskal Herriko Laborantza Ganbera «porque trabaja por esa agricultura» al tiempo que declaraba rotundamente que para ellos «no es una asociación regida por la ley de 1901 sino una verdadera instancia». Con la misma retórica, añadió que «Euskal Herria tampoco es una asociación sino un país».

Manex Pagola (V circunscripción), por su lado, abogó por una economía adaptada a las necesidades del país. «No queremos grandes industrias de fuera que luego deslocalizan, sino una economía equilibrada que permita, en especial a los jóvenes, trabajar y vivir en el país», dijo.

La suplente de la VI circunscripción Eliane Etcheverria evocó el «grave» problema de la vivienda que azota especialmente la costa labortana y planteó la necesidad de «una política de vivienda tajante que limite la segunda vivienda y le imponga más tasas, que requisicione la vacía y que construya, sobre todo, vivienda social».

Impulsar con el voto

Acompañada de electos y candidatos abertzales de anteriores comicios, fue Léonie Aguergaray quien puso el broche al acto. La zuberotarra que se presenta en la IV circunscripción hizo hincapié en la fuerza que «ya han demostrado numerosos colectivos, cooperativas, asociaciones y federaciones para construir Euskal Herria» y subrayó que todos son necesarios «ya que juntos somos más fuertes», no sin antes animar a votar a EH Bai para dar «un impulso positivo al futuro de Euskal Herria».

Izquierda Alternativa votará por EH Bai

Los colectivos para una Izquierda Alternativa del Bearno (valles de Olorón y comarcas de Pau y Nay) que apoyaron a José Bové en las elecciones presidenciales, han hecho público un comunicado en el que llaman a votar a la candidatura de EH Bai en la IV circunscripción que incluye varios cantones bearneses. Argumentan que «más allá de nuestras diferencias, constatamos una convergencia política fuerte y determinante sobre la necesidad de construir una verdadera alternativa de izquierda y sobre la urgencia de luchar por otro mundo».

En lo que concierne a la coyuntura específica de Euskal Herria, los colectivos se muestran de acuerdo con la petición de una consulta popular para dirimir la cuestión del Departamento; se identifican con la opción de utilizar únicamente medios políticos y democráticos; apoyan la cooficialidad del euskara y demandan el reconocimiento del estatus político de los presos vascos así como su acercamiento inmediato.

Estos colectivos esperan que esta convergencia pueda favorecer la unidad de una izquierda real, antiliberal y altermundialista y respetuosa de las culturas.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario