sábado, 25 de abril de 2009

Mikel Aguirre

Este artículo publicado en Excélsior nos habla de uno de los hijos de Javier "El Vasco" Aguirre:

Aguirre periodista

JC Vargas

El segundo hijo del Vasco cuenta algunos detalles del vivir al lado del técnico nacional, conoce de cerca el futbol y la disciplina que impone su papá. Estudia periodismo y lo podrás leer próximamente en Adrenalina

Mikel, el hijo mediano de Javier Aguirre, no se mira en ningún banquillo dirigiendo algún equipo angustiado y tampoco se imagina pegándole al balón como lo hiciera su padre en una prehistoria muy cercana.

Él prefiere estar del otro lado de la cancha, mirar el juego desde tribuna y convertirse muy pronto en un crítico deportivo. Por lo pronto estudia periodismo en una universidad de Madrid y se empapa del balompié que llena los estadios europeos.

Son tres los hijos del otrora técnico del Atleti. Ander, Mikel e Iñaki (Andrés, Miguel e Ignacio), nombres vascos, nietos de españoles, mexicanos que han crecido en Europa, acostumbrados a mudarse de acuerdo a las buenas o malas rachas de los equipos de su padre.

“Iñaki se fue con mis padres. Ander y yo rentamos un piso en Madrid, ya somos adultos (21 y 19 años) y podemos arreglarnos la vida. El mayor estudia para abogado, yo decidí seguir el camino del periodismo e Iñaki estaba en las fuerzas básicas del Atlético. Quizá él siga los pasos de mi padre.”

¿Te probaste como futbolista?

Sí, y no era lo mío. De chico vi entrenar a Ander con las fuerzas básicas de Pumas y entre los estudios y las prácticas deportivas no tenía un minuto de descanso. Y el día de juego, casi no entraba. Entonces pensé que si me tengo que partir la madre así y no voy a jugar, no quiero ser futbolista. Ah, también quise formar un grupo de Pop Rock en inglés, con amigos de Madrid, y nada.

Y sin embargo, aun como periodista, sigues el balompié.

Desde chiquito he mamado futbol, pues no se habla de otra cosa en casa. Comencé a fijarme en los nombres de los jugadores, los estadios y los equipos. Conocer en persona y mirar en la cancha a futbolistas como Ronaldo, Messi, Ronaldinho y Zidane. Entonces lo mío es seguir el futbol desde afuera.

¿Tu padre te dijo que el balón no era lo tuyo?

Desde que nacimos mi hermano Ander y yo, mi padre nos puso una pelota al frente y nos dijo ‘hagan lo que quieran’. No hay catástrofe por no ser futbolistas, pero ahí está Iñaki que tiene 12 años, juega de delantero y siempre trae el balón en los pies.

Te fuiste muy pequeño a España.

A los 14 años. Dejamos todo en México, amigos, familia y colegios. Tan difícil como emocionante, porque miraba el futbol español por televisión y el saber que mi padre se metería a esas canchas era un gran orgullo.

Además, para él fue muy bueno regresar al terruño de sus padres, sus primos. Conocer la parte familiar que nos faltaba.

¿Qué camisetas traes bien puestas?

Le voy y nací en Guadalajara, cuando mi padre jugaba con Chivas. También me pongo la del Osasuna por el cariño que le mostraron al Vasco. Claro, le voy al Tri y ahora con mayor razón. Y al Pachuca por la gran amistad con Jesús Martínez.

No ser de aquí ni de allá.

Nos tocó vivir de acuerdo a la suerte de mi padre. Guadalajara, el ‘Defe’, Pachuca, Pamplona y Madrid. Yo viajaré el próximo año a Boston a terminar mi carrera de Periodismo.

¿Es más dura la crítica deportiva en España?

Mientras más grande es el equipo, más duros son los palos. Pero es parte del precio por estar en una gran vitrina. A mi papá le dieron más duro en Madrid, porque era mayor la presión. Hay gente que hasta en la calle te mira y te grita de todo.

¿Cómo miras al Vasco Aguirre en el Tri?

Va a tener otro tipo de presión, pero lleva un plus de sapiencia después de trabajar en Europa.

¿Qué opinas de él?

Es un hombre muy disciplinado y no le gusta quedar mal en ningún trabajo. En casa no habla de futbol, pues prefiere preguntarnos por los amigos, las novias y el colegio.

¿Y qué les dirías a los seleccionados que llegan a ser indisciplinados?

He visto a mi padre enojarse con algunos jugadores y le da igual si se llaman Agüero, Forlán o Maniche. Si tiene que sacar a un jugador, lo hace sin temor. El día que haya una indisciplina, él sabrá qué hacer. Aunque las correcciones las hace en privado, lejos de la televisión.

¿Cómo periodista, criticarás a tu papá?

Algún día, por qué no. Si me toca la ocasión lo haré y le criticaré como a un DT más. Si hace las cosas bien, lo diré. Si me toca hablar mal, así tendrá que ser.




Lo del autor JC Vargas es de risa loca, el personaje central de su artículo tiene tanto nombre como apellido vasco y sucede que es hijo de uno al que apodan "El Vasco", sin embargo por algún extraño misterio del universo es "nieto de españoles". Que bárbaro, se necesita ser idiota para tragarse con tanta facilidad lo dictado por el ministerio de propaganda franquista de Madrid, encargado entre otras cosas de negar la identidad vasca en cualquier rincón del planeta.

De hecho, cuando Mikel habla del "terruño de sus padres" refiriéndose a sus abuelos, es por que iban a Iruñea, capital de la provincia vasca de donde proceden los padres de Javier Aguirre Onaindia, Nafarroa.

Y ya como último detalle para JC Vargas, Osasuna es una palabra en euskera (vasco) y significa salud. Por si faltaba algo vasco en el artículo.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario