martes, 14 de abril de 2009

El Aberri Eguna y sus Secuelas

Les presentamos la colaboración de Maite Soroa en Gara con respecto a la histeria provocada por la celebración del Aberri Eguna este fin de semana en el ministerio de propaganda de la metrópoli:

Maite Soroa

Ecos de Aberri Eguna

La celebración del Aberri Eguna conlleva, todos los años, el cabreo de la Pascua hispana. Ayer, a rebufo de la gran movilización social del domingo, los medios del unionismo editorializaban contra los mensajes difundidos en las diversas convocatorias, aunque, en esta ocasión, el PNV ocupaba un lugar preferente en sus críticas.

Según «El Correo Español», la celebración del domingo «se convirtió en esta ocasión en una manifestación identitaria especialmente alejada del sentir de los demás ciudadanos de Euskadi». El Día de la Hispanidad es, por supuesto, la fiesta de la integración. ¡Si participa hasta la cabra de la legión!

Lo que les duele, al parecer, es «la coincidencia literal del PNV con ETA al calificar de 'unionista' el acuerdo entre socialistas y populares» y advierten con aire serio de que «el PNV incurre en una grave irresponsabilidad cada vez que traspasa la línea que separa la legítima crítica política para incurrir en denuncias públicas que erosionan la legitimidad de las instituciones y los fundamentos del sistema democrático». Me río yo del «sistema democrático» español.

También en «Abc» les calentaban las orejas a los jelkides, porque «la coincidencia del manifiesto soberanista de este partido, hecho público el pasado viernes, con el último comunicado de la banda terrorista ETA ha rematado un cuadro en el que el nacionalismo vasco se presenta con los perfiles de una amenaza, cada cual a su manera, contra el futuro Gobierno de Patxi López». ¡Toma, toma, toma!

Lo mejor del editorial en cuestión es la explicación que da a la tangana electoral: «Los silenciosos han hablado y son mayoría en el Parlamento de Vitoria. Los terroristas retroceden y la ley limpia la democracia de su presencia. Cuando el Estado democrático ha funcionado, el PNV ha perdido el poder. Cuando el Estado de Derecho funciona, ETA se debilita». Así describen el pucherazo. No se les puede negar originalidad.

Y en «La Razón» sentenciaban que «el discurso que Urkullu e Ibarretxe abanderaron ayer se asemeja preocupantemente a lo que ETA reivindica en su comunicado cuando afirma que no reconocerá al nuevo lendakari 'ninguna legitimidad democrática'». El problema real no es que el PNV no se la reconozca, sino que no la tiene.

Y ahora el escrito por parte de Gloria Rekarte:

Gloria Rekarte | Ex presa

Impulso vital

Disgustado le he visto a Ibarretxe este Aberri Eguna. No me extraña: los de la cuadri ya no le ajuntan y esas cosas marcan. Él y los suyos fueron buenos y se portaron bien. Lo único, que les hicieron rabiar un poco con lo de la consulta, pero ya se vio luego que era broma. Así y todo los dejan de lado, se los sacuden de encima como pelusas molestas y corren a hacerle arrumacos al PP. Dicen que de los escarmentados nacen los avisados, pero no, y el PNV soñaba, como otros lo soñaron antes, con pasear de la mano del PSOE, con lo que la «nueva etapa» que reclamaba Ibarretxe para Vascongadas se va a quedar igual que se quedó «el cambio» en Nafarroa. Qué cosas, ¿eh?

Y, como viene el lobo, nos alertan de que pronto cambiarán el mapa de la ETB y ya no ondeará en Ajuria Enea la ikurriña, que es la que a ellos, dicen, les da impulso vital. Ah, vaya. Bueno, pero habida cuenta de que el tal impulso no ha alcanzado ni para secundar la convocatoria realizada por el Foro Nacional de Debate, se diría que bastante flojillo y muy poco vital, no?

Puede que un cambio de aires les hubiera animado el impulso. El domingo era un buen día para un paseo por Irun-Hendaia; ése era también un buen mapa, pero es de suponer que necesitaban guardar las distancias, y no solo en kilómetros, claro. Nada de hablar, pero nada de nada, de soberanía. Mal asunto para espantar al lobo. A Urkullu sí que se le escapó la palabreja, pero sólo para decir algo así como que la voluntad de la ciudadanía y su ejercicio es el elemento supremo de la soberanía. Ay, qué gracioso es este hombre: voluntad, ciudadanía y ejercicio. Otro soberano impulso vital.





.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario