jueves, 23 de abril de 2009

Cronopiando : ¡Eso Eso, Que No Vaya...!

Y con ustedes, le más reciente Cronopiando de Koldo Campos (a quien ya extrañabamos por este blog):

Cronopiando

¡Eso eso, que no vaya…!

Koldo Campos Sagaseta


Lo sucedido en las pasadas elecciones en el País Vasco me ha traído a la memoria un viejo chiste que, obviamente, y a pesar de los años, sigue manteniendo su vigencia.

Cuentan que, un día, el león quiso celebrar una gran fiesta en la selva y, a tal efecto, convocó a todos los animales para hacerles saber la buena nueva y ponerles al tanto de algunas normas que pretendía establecer. El león no estaba dispuesto bajo ningún concepto a admitir que la rana, especie a la que aborrecía y que disputaba su prestigio, pudiera asistir.

-Y a esa gran fiesta -anunció el león- podrán ir todos los animales excepto cierto repulsivo animal de color verde, cuya asistencia queda prohibida.

En cuanto la rana oyó al rey de la selva, comenzó a croar satisfecha, aceptando la leonina condición.

-¡Eso, eso…que no vaya!

Insistió entonces el león, sorprendido de la reacción de la rana y agregó:

-Y tampoco podrá ir ese repugnante animal que se refugia en las riberas de los ríos y las charcas y cuya presencia en la fiesta es inaceptable.

De nuevo la rana, como si no fuera con ella, dejó escuchar su entusiasmado croar, secundando la nueva disposición:

-¡Eso, eso…que no vaya!

Irritado el león al comprobar que, no obstante las excluyentes normas que iba enunciando, la rana no se daba por aludida, precisó aún más el veto.

-Y de ninguna manera podrá ir ese asqueroso animal, carente de pelo, de ojos grandes y saltones a quien prohíbo su asistencia.

Y entonces fue que la rana, absolutamente alborozada, respondió entre saltos:

-¡Eso, eso…que se joda el cocodrilo!

Hasta aquí el viejo chiste.

Pasó la fiesta electoral. El rey león, el animal, por cierto, más violento de la selva, hizo valer su fraude campando desde entonces a sus anchas en compañía de sus cómplices y aliados depredadores. Y yo no sé si el cocodrilo, efectivamente, se ha jodido, lo que sí sé es que la rana ya no está en Ajurianea.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario