jueves, 16 de abril de 2009

Espionaje Contra Los Presos

Cualquier estado fascista que se precie de si mismo, sobre todo uno con una vigencia de 70 años, está predestinado a utilizar todas las estrategias represivas disponibles, entre ellas claro, el espionaje.

De ese tema trata esta nota publicada en Gara:

Madrid oficializa el espionaje a los presos

Una orden interna del Gobierno español revelada ayer por «Público» oficializa la práctica del espionaje a los presos vascos, habitual y creciente en los últimos años, como muestran los testimonios recogidos por GARA y los propios autos judiciales españoles.

Gari MUJIKA

Toda persona que haya visitado a algún prisionero político vasco en cualquier cárcel española conoce perfectamente que esa conversación estaba siendo controlada y grabada. Tanto ésa como cualquier otro tipo de comunicación viene siendo intervenida por los carceleros españoles desde la propia existencia del Colectivo de Presos Políticos Vascos que, a fecha de hoy, incluye ya a 740 personas. No obstante, siguiendo con la línea del ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba -que admitió hace unos meses sin tapujos los objetivos de la política de dispersión-, ahora esta práctica ha sido oficializada por escrito. El diario "Público'' dio cuenta ayer de la creación de grupos de carceleros dedicados expresamente al espionaje de presos políticos vascos, prisioneros pertenecientes al GRAPO y también islamistas.

Consultadas por GARA, distintas personas que asiduamente acuden a cárceles españolas resaltaban que no cabe advertir ninguna novedad, más allá del reconocimiento público de una práctica habitual. Así, confirman que las visitas a los vascos encarcelados se llevan a cabo siempre en habitáculos expresamente adecuados en los que se pueden grabar e intervenir las conversaciones mantenidas. «Por ejemplo, me acuerdo en Valladolid, hace ya años, cómo a los pocos minutos de comenzar la visita apareció un funcionario ordenándonos cambiar de cabina. Como, al parecer, en esa tampoco podían intervenir la conversación, nos pusieron una grabadora para toda la visita».

Similar es lo ocurrido tras la construcción de la madrileña cárcel de Soto del Real, en 1995. «La acababan de inaugurar y todavía no habían terminado de colocar el cableado para intervenir las conversaciones. En la primera visita que tuvimos, para nuestra sorpresa, nos colocaron una grabadora delante, a la vista. Así seguimos varios fines de semana, hasta que las grabadoras empezaron a 'desaparecer', con cassetes incluidos. Habían sido presos sociales, pero los políticos tuvieron que soportar cacheos y registros muy exhaustivos. Luego colocaron los cables, y desde entonces las visitas siempre están intervenidas, como en todas las cárceles, aunque sin grabadoras a la vista».

Utilizado para ilegalizar

De hecho, estos espionajes han sido utilizados para sustentar procesos de ilegalización de varias formaciones políticas o agrupaciones electorales. En base a una supuesta conversación mantenida en una prisión española se promovió, por ejemplo, la ilegalización de la plataforma electoral Aukera Guztiak en marzo de 2005. El Tribunal Supremo español otorgó carácter probatorio a un diálogo mantenido por la militante independentista Eli Zubiaga -detenida en el marco del operativo policial de enero contra D3M y excarcelada recientemente- con un preso político vasco en torno las listas.

Más recientemente, los tribunales españoles utilizaron también los «pinchazos» telefónicos al que fuera el responsable de Comunicación de EHAK en la Cámara de Gas- teiz, Peio Galvez, que conversaba con otra persona sobre las posibilidades abiertas de cara a las elecciones.

Resulta pública y notoria también la intervención sistemática de las cartas que envían o reciben los presos vascos, así como de las llamadas telefónicas que realizan. Incluso en las visitas íntimas, en los conocidos como vis a vis, se informa de que la comunicación será controlada.

Según la información publicada ayer por el rotativo madrileño "Público'', el Ministerio español del Interior presenta ahora esta tarea como novedosa. Así, los documentos clasificados como «confidenciales» de los que se hacía eco llevan el epígrafe de «Protocolo de creación experimental de los grupos de control y seguimiento de internos». Se trata de un documento de dieciséis páginas, fechado el 31 de julio de 2008 y que llevaba la rúbrica del número dos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias -dependiente del Ministerio del Interior-, Virgilio Valero García.

El Ejecutivo no reaccionó ante la filtración, lo que lleva a concluir que no es ajeno a ella y que tiene interés en que su proyecto sea conocido por los presos y también por los allegados. Más significativo resultó que ninguna otra formación política valorara la restricción de derechos reconocida que acarrea el proyecto.

Espiar con carceleros «voluntarios»

El proyecto español, según informa "Público'', fija que los citados grupos de espionaje «actuarán bajo la dirección, impulso y coordinación del director del Centro Penitenciario y del subdirector de Seguridad», y que estarán formados por «un responsable, preferentemente un jefe de Servicios y dos o tres funcionarios». El texto remarca que todos deben ser «voluntarios».

Si bien esa organización ha sido extendida a todas las cárceles españolas, el Ministerio del Interior recopila toda la labor de espionaje en un grupo encargado de «la centralización, recepción, seguimiento y transmisión de la información generada» en cada prisión. Ésta oficina nuclear sería además la encargada de realizar «el intercambio de información» con los cuerpos policiales y militares españoles.

La «estrecha vigilancia» que Madrid ordena sobre los presos políticos vascos y presos islamistas y de los GRAPO incluye el control de todas sus actividades, según se admite, desde «su participación en actividades culturales, deportivas, educativas y religiosas» hasta sus «relaciones con otros internos». Se encomienda a los carceleros elaborar fichas de cada uno de los presos espiados, en las que deben detallar la dieta que siguen, los cambios en su aspecto físico, las solicitudes de cambio de celda, cuáles son sus relaciones familiares, si cuentan con allegados encarcelados... y un interminable etcétera que alcanza también a las publicaciones que los presos leen. Este último control debe hacerse de modo especialmente exhaustivo.

Así, los «espías» deben anotar qué libros o revistas consumen los prisioneros, si existen anotaciones en ellas, examinar cuáles son las páginas más gastadas de esas publicaciones, informar de cualquier palabra o frase escrita en el calabozo y detallar qué prendas de vestir utiliza y hasta los artículos de higiene con los que cuenta.

Puerto-III, el último ejemplo

Además de citar la intervención de las cartas y de las comunicaciones telefónicas, el documento «confidencial» ordena un control exhaustivo sobre los paquetes postales que puedan recibir o enviar «para detectar la posible introducción de documentación o notas manuscritas ocultas». Un control permanente que alcanza incluso a la cantidad de dinero del que disponen en la cárcel.

Aunque la información publicada añadía que los informes realizados por los carceleros cuentan con un acceso restringido al máximo nivel, lo cierto es que cualquier funcionario de prisiones puede dar parte de sus tareas, tal y como se podía apreciar ayer en el foro digital «Inteligencia, Espionaje y Servicios Secretos», en el que se alertaba sobre «las grietas del control de los reclusos». Los participantes en el foro cruzaban datos como que en la prisión de Valdemoro el pasado 22 de febrero, desde las 10.00 hasta las 13.00, varios presos políticos vascos compartieron paseos en el patio carcelario con algunos presos islamistas. Circunstancias tan nimias como ésta fueron filtradas en su día a "El Mundo'' para que tratara de sustentar la «teoría de la conspiración» que intentaba implicar a ETA en la masacre del 11-M.

Antes de que se conociera este documento, el día a día de los presos vascos ya está marcado por realidades como la de la recién inaugurada cárcel gaditana de Puerto-III, caracterizada por el aislamiento extremo al que fuerza a los presos.

Tras su inauguración, los primeros «huéspedes» fueron vascos. Todos permanecen en módulos de aislamiento, incomunicados además unos respecto a otros, de modo que su único contacto es con los carceleros. No cuentan con luz solar. Además, sufren permanentes cacheos -mediante raqueta eléctrica, con las manos e incluso haciéndoles pasar por el arco- y padecen continuos registros de las celdas. Son calabozos en los que tienen muy pocas pertenencias, las más elementales, y todas ellas deben consistir en números pares: dos libros, dos pares de calcetines... Otro múltiplo del dos, el cuatro, es el número de carceleros que los custodian, por ejemplo durante las visitas.

Pero Madrid dice que su proyecto de espionaje es novedoso.


Santurtzi con «Baru» y Angulo

La dinámica movilizadora que Etxerat arrancó el martes y que finalizará el domingo en Durango llegó ayer por la tarde a Santurtzi, mientras que las otras tres furgonetas siguen recorriendo los otros tres herrialdes de Hego Euskal Herria. Más de doscientas personas participaron en el acto que se llevó a cabo en Santurtzi, centrado en los veintiún presos políticos vascos fallecidos en la cárcel. Portando las fotografías de Igor Angulo y de Roberto Sáinz, Baru, decenas de personas llegaron a Santurtzi desde Portugalete. En Algorta, por su parte, la Ertzaintza retiró las fotografías de los presos colocados en las farolas, y en Zarautz, una vez más, prohibieron que se mostrasen las mismas instantáneas. En el barrio iruindarra de Txantrea fueron 60 los concentrados ayer, y 23 en Atarrabia. GARA

El acto de Etxerat se llevó a cabo en la plaza de Santurtzi.


Y esta es la editorial al respecto del espionaje:

La vida de los otros

Según filtró ayer el diario español «Público», Instituciones Penitenciarias ha sistematizado el trabajo de espionaje a los presos políticos, bien sean vascos o islamistas, utilizando para ello a funcionarios voluntarios. Nada nuevo en la medida en que ese mismo mismo diario, como la mayoría de medios de comunicación españoles, suele filtrar cartas o grabaciones personales y privadas de presos vascos -nadie recuerda entonces «La vida de los otros»; siempre son «otros»-. Nada nuevo dado que tribunales españoles han utilizado esas grabaciones o manuscritos como pruebas inculpatorias, sin ir más lejos en el caso de ilegalización de la candidatura Aukera Guztiak en 2005. Es decir, no hay realmente nada noticiable más allá de la constatación de que el Estado español sigue siendo vanguardia de la «guerra contra el terror», aun cuando esta estrategia va camino de ser superada.

Ahora bien, puestos a valorar la filtración, se puede pensar que no hay mal que por bien no venga. Es de esperar que si tal y como indica el informe filtrado los funcionarios-espía españoles comienzan a analizar las partes subrayadas por los presos políticos en sus libros, alterando sus hábitos de lectura y cambiando los diarios deportivos por, por ejemplo, «Vigilar y Castigar» de Michel Foucault o «Las Cruzadas vistas por los árabes» de Amin Maalouf, adquieran siquiera por vía subliminal los conocimientos necesarios para rebelarse contra sus jefes y contra el autoritario orden que pretenden implantar éstos tanto en las cárceles como fuera de ellas. Siendo sinceros, es poco probable que esto ocurra. Pero, ¿acaso es más probable que personas que entraron en la cárcel por razones políticas y que día a día ven reforzadas sus convicciones por el propio sistema penal y carcelario renuncien a sus ideales? Precisamente bajo esa hipótesis se pretendía justificar la dispersión hace ya veinte años, un castigo añadido a la condena tanto para los presos como para sus familiares y allegados.

Tras veinte años de dispersión el balance de los éxitos cosechados por sus promotores es nefasto. Poco han logrado aparte de generar más sufrimiento y saciar en alguna medida su sed de venganza. En definitiva, incrementar y sistematizar el castigo en el Estado español no supone nada nuevo, ni bajo el sol ni tras las rejas.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario