viernes, 14 de abril de 2006

Gopegui Habla

Gracias a Xarlo nos llega esta entrevista publicada por inSurGente a la escritora Belén Gopegui:

Belén Gopegui escritora


«En Cuba existe más libertad de expresión que en España»

«El estilo de Chávez no es tan vacío como el de Zapatero o Rajoy» «Si el matrimonio entre homosexuales afectara a la Bolsa, no se aprobaría»


inSurGente/ Kaosenlared (José Cezón).-La escritora Belén Gopegui (Madrid, 1963) participó ayer en Pola de Siero en la segunda jornada de los Alcuentros de Sensibilización Sur Norte, promovidos por la organización por Soldepaz Pachakuti y que reunió a un centenar de asistentes de seis países. La autora de 'La escala de los mapas' forma parte de la Corriente Roja y de la Alianza de Intelectuales Antiimperialistas, junto a colegas como Juan Madrid, Carlos Frabetti o Gloria Berrocal, también presente en las jornadas. La suavidad de modales de Gopegui contrasta con la beligerancia de su discurso.

-¿Existe alguna 'receta mágica' para cambiar la situación de Sudamérica y buscar la unidad de los pueblos?

-No existe una receta mágica. Estoy de acuerdo con lo dicho en estas jornadas de que lo primero es trabajar revolucionariamente desde nuestro país, pero no sólo de una forma solidaria, sino intentando también que cambien las relaciones de poder.

-¿Y cómo ve usted la actual situación política de España?

-España tiene dos partidos mayoritarios y ambos son capitalistas, aunque uno se llame socialista y el otro no. Como decía Carlos Fernández Liria -que forma parte también de la Alianza de Intelectuales Antiimperialistas-, se toman medidas políticas siempre que no afecten a los intereses económicos. Si el matrimonio homosexual afectara a la Bolsa, no se aprobaría. O si la Ley de Educación perjudicara a los intereses de la enseñanza privada, pues tampoco habría cambios. Se actúa según le convenga a la patronal, nunca a los trabajadores. Habría que abogar por un partido socialista de verdad o por un bloque de pequeños partidos.

¿Qué opina de la labor de Izquierda Unida?

-Es un partido socialdemócrata más, otra cosa sería el Partido Comunista de España. Otra cuestión es el trabajo cotidiano que realizan muchos de sus militantes, que es positivo. Su política se guía por fines electoralistas. Por ejemplo, su apoyo a la memoria histórica está bien.

-¿No cree que es peligroso ejercer la política del retrovisor?

-Hay que hacer una crítica de acción, no de forma global. Más que los hechos, lo que se deben de recordar son las causas y tratar de que sigan vivas. Yo siempre digo que en España no hubo una guerra civil, sino una revolución; no fue como se dice siempre una guerra entre hermanos, sino un frente revolucionario contra otro fascista.

La situación cubana

-Hace unos días, el poeta cubano Raúl Rivero denunciaba la situación de cautiverio que viven numerosos periodistas y escritores en su país por expresar sus ideas.

-Es absolutamente falso. De aquellos famosos 75 disidentes, el único real era Raúl Rivero y está ya en libertad. Los demás eran gente que colgaban algo en internet, pero que no se les puede considera escritores. Y no se les detuvo por sus opiniones, sino por colaborar con los Estados Unidos para favorecer la ley del bloqueo, algo que está considerado como un delito en Cuba, y me parece lógico porque puede poner en peligro la seguridad nacional. En Cuba existe más libertad de expresión que en España, donde tienes que tener 150 millones para poder expresar tus ideas. Cuba tiene sus limitaciones porque es un estado acosado, y no de una forma retórica.

-¿Qué opinión le merece cuando ve al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamando 'borracho' a Bush en su programa de televisión?

-En una ocasión, volvía de un viaje de diez días por Venezuela, y me encontré con un amigo escritor que me dijo 'Pero ese Chávez, ¿no es muy raro y populista?' Y yo que venía de compartir un acto de cinco horas con Chávez, me puse a pensar en cómo se sacan las cosas de contexto y se forma la opinión pública. Lo que ocurre es que su estilo no es tan vacío y retórico como los de Zapatero o Mariano Rajoy, cuyos discursos pueden ser intercambiables. Chávez está aplicando una política revolucionaria y digna de apoyo.

-¿Existe algún país como ejemplo a seguir para el cambio que propugnan?

-Cada país tiene que tener su propia forma de actuar. No es lo mismo España que los países hispanoamericanos. La situación general va mal por la preeminencia del mercado y de los grandes grupos económicos. Las decisiones económicas no las podemos votar. A mí me gustarían que en vez de preguntarme si prefiero a un grupo político o a otro, me consultaran si quiero que existan diecisiete marcas de patatas fritas en el mercado o, por ejemplo, una buena industria de investigación de la medicina.

-Por sus palabras, intuyo que usted no vota.

-He votado en algún momento y otras veces no, pero mi proyecto político no se presenta a las elecciones.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario