sábado, 22 de agosto de 2009

Día de Perros

El gobierno de Juan José Ibarretxe se dedicó a capacitar y profesionalizar a la Ertzaintza en las artes de la represión y el uso de la violencia brutal en contra de la movilización ciudadana. Lakua mantuvo en su seno protector al torturador en jefe del gobierno tripartito, el infame Javier Balza. Ahora el gobierno de Francisco Javier López cuenta con los servicios de este cuerpo represivo de mercenarios a los que no les importa quien ocupa la oficina principal del Ajuria Enea. Esto que van a leer en Gara es un recuento de las acciones de la Ertzaintza en contra de la ciudadanía vasca en una sola jornada:

La Ertzaintza arremete contra Etxerat y revive la tensión matinal

Tres detenidos, varios heridos y numerosas cargas policiales conforman el balance de la actuación de la Ertzaintza, que, una vez más, intentó sacar de la calle las revindicaciones y la solidaridad hacia los presos. Pese a todo, esas demandas, así como las de la libertad de expresión y los derechos de los represaliados políticos vascos, se hicieron notar en el día grande de Aste Nagusia. La actuación policial provocó momentos de gran tensión en la zona festiva.

BILBO-. La Ertzaintza trató, sin éxito, apagar las revindicaciones y la solidaridad en el día grande de la Aste Nagusia bilbaina. No obstante, cargó durante la mañana, agredió a quienes participaban en la tradicional movilización de Etxerat a Sabin Etxea por la tarde y creó momentos de tensión al anochecer. La jornada terminó con un balance de al menos tres detenidos y varios heridos.

La primera cita era al mediodía en la plaza Zabalburu. Ciudadanos y comparseros bilbainos ofrecieron una rueda de prensa después de que, horas antes, comunicaran a la Ertzaintza la desconvocatoria de la movilización programada en favor de la libertad de expresión y la democracia. La decisión de suspender la cita vino marcada por el veto impuesto por el Departamento de Interior de Lakua, dado a conocer el jueves, tan sólo un día después de que fuera presentada. El mismo día, el TSJPV también avaló la decisión del juez Baltasar Garzón de prohibir la manifestación impulsada por la izquierda abertzale en defensa de la independencia y reclamando un cambio político y social.

Pese a que la manifestación de ayer fue desconvocada, cerca de un millar de personas se reunieron alrededor de la plaza de Zabalburu, en medio de un amplio despliegue policial. En la comparecencia denunciaron «la caza de brujas» y agregaron que «este verano la situación se está volviendo insostenible», haciendo alusión a «los incidentes a cuenta de las fotos de presos, la negación del derecho a manifestarse y la represión de ideas».

Además, advirtieron que, "para hacer frente a estos ataques" es "necesaria la colaboración e implicación" de todas las personas que "están a favor de las libertades en Euskal Herria".

Una vez terminada la intervención, los asistentes iniciaron una movilización por las calles adyacentes. Al paso de la manifestación arreciaron gritos en favor de la independencia, la libertad de expresión o la democracia, así como proclamas en contra del PSE. También se volcaron varios contenedores para evitar el paso de los agentes.

Cuando la marcha transcurría a la altura de la calle Rodríguez Arias, apareció un amplio dispositivo de la Policía autonómica, que cargó contra los manifestantes. Apenas fueron unas carreras y unos pocos pelotazos, ya que los manifestantes se dispersaron por la zona.

Según difundió posteriormente la consejería dirigida por Rodolfo Ares, la carga se saldó con tres detenidos y un ertzaina herido leve.

Golpes contra Etxerat

A las seis de la tarde, Etxerat había convocado la tradicional concentración semanal ante Sabin Etxea y una posterior movilización, después de la comida que anualmente se celebra en la txosna de la comparsa Txori Barrote en solidaridad con los represaliados políticos y sus familiares.

Previamente, Lakua había advertido de que no iba a permitir que nadie portara fotos de presos. Cuando restaban unos minutos para las seis, otro gran dispositivo de la Ertzaintza, helicóptero incluido, permanecía apostado ante la sede jeltzale. Cerca de medio millar de personas había acudido a expresar su solidaridad tanto a los presos como a sus allegados bajo el lema "Errepresaliatu guztiok etxera". Muchos de los asistentes portaban pequeñas fotos de presos pegadas en la ropa.

Tras la concentración, justo en el momento en el que partíala manifestación, la Ertzaintza volvió a provocar, por segunda vez en el mismo día, momentos de gran tensión.

Casi a quemarropa

Apenas habían transcurrido unos segundos de la partida de la cabecera cuando se escucharon varios pelotazos, seguidos de los gritos y las carreras de la gente que participaba en la movilización.

Según explicaron testigos presenciales a este diario, uno de los participantes besó la foto de su hermano preso ante los ertzainas y fue increpado por ello. Tras una discusión, los ertzainas dispararon, casi a quemarropa, varias pelotas de goma contra la cola de la manifestación. Cabe recalcar el elevado número de personas de avanzada edad que en ese momento participaban en el acto de solidaridad.

Esos momentos de elevada tensión vividos se saldaron con, al menos, dos personas heridas -una mujer por un porrazo en el codo, y otra por un pelotazo en la columna vertebral- y un hombre retenido, al que llegaron a esposar por negarse a identificarse. Finalmente, los agentes no llegaron a detenerlo, en contra de lo que difundieron las agencias informativas, y pudo abandonar el lugar.

Los testigos también censuraron la actitud de los ertzainas por hacer oídos sordos, al menos en primera instancia, a la petición de una ambulancia para que pudiera ser atendida una de las mujeres a la que segundos antes ellos mismos habían golpeado.

Una de las dos mujeres heridas tuvo que ser ingresada en el hospital de Gurutzeta debido a las contusiones. Se trata de la madre del preso político urduliztarra Gorka Martínez.

Finalmente, la marcha continuó por la Gran Vía, hasta alcanzar la plaza Elíptica, donde finalizó la movilización sin que se registrara nuevos incidentes.

Tercera protesta

Sólo una hora más tarde, sobre las 20.00, un nutrido grupo de personas se reunió ante el Arriaga y se dirigieron hacia la plaza Circular solicitando la libertad de los detenidos y reclamando libertad de expresión.

La Ertzaintza no tardó en volver a desplegar sus unidades, que en esta ocasión llegaron con un ostentoso aire chulesco y que se pusieron frente a los manifestantes, que optaron por retirarse.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario