martes, 22 de julio de 2003

Ranulfo Castillo Viola el Procedimiento Judicial

Y mientras se va desarrollando la historia de los seis ciudadanos vascos radicados en México y detenidos a solicitud del régimen borbónico-franquista, La Jornada nos recuerda el caso de otro vasco que está enfrentando un juicio de extradición viciado de origen, como podemos ver en esta nota:

Rechaza juzgado a testigo en favor de Lorenzo Llona

Protesta la defensa

El juzgado 15 de distrito en materia penal con sede el Reclusorio Sur desechó la prueba más reciente que presentó la defensa de Lorenzo Llona Olalde, ciudadano mexicano de origen vasco que se encuentra preso desde el pasado 26 de abril con fines de extradición, debido a que la consideró inconsistente.

Se trata de la versión de un supuesto ciudadano español que fue víctima de la acción armada ocurrida el 24 de junio de 1981 en el pueblo guipuzcoano de Tolosa, en la que murieron tres personas y en la cual, según la abogada Bárbara Zamora, "el testigo nunca identificó a Llona Olalde como participante en los hechos, a pesar de que se le mostraron fotografías de quienes estuvieron presentes ese día".

El juez Ranulfo Castillo notificó a la litigante que dicha prueba no procedía y le informó además que el gobierno de España envió el mes pasado a las autoridades mexicanas el testimonio de un presunto testigo que asegura haber visto participar al ciudadano mexicano de origen vasco en los hechos que se le imputan.

Para Bárbara Zamora el rechazo de la prueba que presentó la semana pasada "es una violación al procedimiento judicial, sobre todo porque también España está basando su acusación contra mi cliente en una supuesta declaración de un testigo que aparentemente reconoció a Lorenzo (Llona) como parte de las personas que torturaron y asesinaron a tres españoles en 1981".

Como se recordará, la semana pasada Llona Olalde declaró -durante una audiencia ante el juzgado 15 de distrito- que el 24 de junio de 1981 se encontraba en México arreglando sus documentos migratorios para laborar en territorio nacional.

Ahora resta esperar el desahogo de pruebas, así como el dictamen de un perito de la PGR, el cual determinará si son verídicas o no las imputaciones que presentó España contra Llona.

También está pendiente la resolución del amparo que solicitó la defensa de Llona contra la petición de extradición.




O sea, según este juez mexicano colaboracionista con un régimen que da continuidad al emanado del alzamiento armado fascista en contra de la Segunda República Española, los testigos que son buenos para la parte acusadora no son buenos para la defensa.

Qué franquista de su parte.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario