martes, 10 de diciembre de 2019

Manu Etxebarria

Desde las páginas de Deia traemos a ustedes esta semblanza de un gran aliado de la lingua vasconum.

Lean por favor:


Manu Etxebarria recoge los testimonios orales de los municipios de Gorbeialdea

Susana Martín

Consigue trasladar al lector de sus libros al mágico mundo de las leyendas, los mitos y las costumbres ancestrales vascas. Conversar con él es todo un aprendizaje. Habla, explica y transmite información de manera apasionada pero también sencilla y didáctica. Y es, sobre todo, un gran defensor del euskera. Doctor en Filología Vasca, miembro del grupo Etniker-Bizkaia de Etnografía de José Miguel de Barandiaran y miembro Correspondiente de Euskaltzaindia, Juan Manuel Etxebarria es natural de Zeberio aunque desde hace cuatro décadas reside en Galdakao. Como investigador también en el campo de la etnolingüística, defiende la gran riqueza de la lengua vasca. “Nuestras enciclopedias vivientes se están yendo y una de mis labores ha sido recoger y plasmar en libros su sabiduría y sus testimonios. Lo que recojo del pueblo, lo devuelvo al pueblo de forma literaria”, afirma.

De hecho, su tesis doctoral fue, precisamente, una investigación etnolinguística del valle de Zeberio titulada Zaberio Haraneko euskararen azterketa etno-linguistikoa, publicada como libro en 1988. “En esa época de estudiante, me di cuenta de que en Zeberio teníamos un euskera muy rico y muy puro, sobre todo en el barrio de Uriondo de donde es mi ama. Es una isla de 25 casas donde la lengua se ha conservado muy arcaica”, explica. Como vecino del valle y como estudioso de la materia, “tenía el deber de demostrar esa riqueza lingüística de Zeberio y sus pueblos colindantes al resto de Euskal Herria” y lo hizo con un trabajo de fin de carrera cuya dirección fue firmada por Koldo Mitxelena.

1975 fue otro año clave para Juan Manuel Etxebarria. Ander Manterola, fundador y director del Instituto Labayru, le introdujo en el equipo Etniker Bizkaia, el Departamento de Etnografía de la fundación que por entonces dirigía el emblemático José Miguel Barandiaran. Manu, como le conocen y llaman sus allegados, asumió el papel de informante de Zeberio para el Atlas Etnográfico de Euskal Herria. “En una de las reuniones le conté a Barandiaran unos mitos recogidos en Gorbeialdea y le parecieron tan interesantes que me aconsejó seguir con esa tarea”, recuerda. Así lo hizo y el resultado de un intenso trabajo de campo desarrollado entre 1975 y 1995 fue la publicación del libro titulado Gorbeia inguruko etno-ipuin eta esaundak, una recopilación de cerca de 200 mitos y leyendas obtenidos gracias a las entrevistas realizadas, grabadora en mano, a medio centenar de informantes de diez pueblos de Gorbeialdea.

Dos décadas después, Juan Manuel Etxebarria amplió y completó ese arduo trabajo de investigación con Gorbeia inguruko etno-ipuin eta esaundak II, publicado en 2016 y que, a través de sus 800 páginas, recoge 450 mitos y leyendas obtenidas “tras recorrer 23 pueblos de Gorbeialdea y realizar entrevistas a 102 informantes”, precisa. En esa obra, Zeberio es protagonista en 164 relatos mientras que los restantes 286 fueron transmitidos a Etxebarria por vecinos de los municipios de Arratia y Galdakao, Zaratamo, Arrankudiaga, Laudio, Arrigorriaga, Bilbao o San Miguel de Basauri.

Pero su obra literaria es mucho más amplia con títulos tan sugerentes como Gorbeiatarrak, Bizkaialdeko ipuin-esaundak, Gure fabulak (bertsoz), Iaun Zuria, Txorien zoria, Eguberri eta Gabon ipuinak, Zeberioko kantak, la novela Biziak bizilan basada en los diálogos de una abuela con su nieto, Etxea Ipuin Eskola dirigida al público infantil o Euskal Urtea Ohituraz Betea que recoge las costumbres y tradiciones populares que se celebran a lo largo del año. Y es que para este prolífico autor “la lengua no se puede separar de la cultura. Cultura es lo que se va cultivando y la lengua es el vehículo de comunicación” que él utiliza para seguir recogiendo la sabiduría popular.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario