martes, 25 de septiembre de 2018

Entrevista a Maddalen Iriarte

¿Cómo entender el ajedrez político actual entre las principales fuerzas de la CAV?

Bueno, tal vez esta entrevista en Deia ayude un poco al entendimiento... o lo complique aún más:


Escasas horas después de la celebración del debate de Política General, Iriarte reivindica al Parlamento como titular del texto sobre el nuevo Estatuto y por ello rechaza la mención de Urkullu a una posible “frustración” social.

Txus Díez

¿Después del debate de Política General considera reforzado el pacto suscrito entre PNV y EH Bildu en torno al Autogobierno?

-Me preocupa que el lehendakari por la tarde hablara de fracaso, porque el acuerdo de una mayoría nunca puede ser un fracaso, por eso le pregunté personalmente si con lo que nos estaba diciendo estaba otorgando derecho de veto al PP y al PSE. Es una extraña concepción de ver a la mayoría, y además la mayoría de los militantes y seguidores de su partido no lo comparten. También me preocupó ver a un gobierno en minoría cuyos socios además tienen visiones del país muy diferentes, porque eso dificulta adoptar medidas que vayan en la misma dirección, creo que así no se avanza.

Se refería Urkullu a que un Estatuto con el que no se sienta identificado el espectro social no nacionalista no podría tener futuro. ¿Creen posible alcanzar ese nivel de consenso? ¿Están dispuestos a trabajar para que así sea?

-Siempre es deseable ampliar los consensos, pero en este momento el Parlamento tiene en sus manos un proyecto de bases y principios consensuado, ya es del Parlamento, no es de EH Bildu ni del PNV ni en el punto de los derechos y obligaciones de Elkarrekin Podemos, y lo que sí veo es que tanto el PSE como Elkarrekin Podemos, y solo hace falta ver sus votos particulares, pueden avenirse a este consenso, hay muchísimas materias en las que se puede ensanchar el consenso, y en el caso de Elkarrekin Podemos están a partir un piñón. Lo que pasa es que el PP lo dice muy claro y Elkarrekin Podemos y el PSE utilizan otros subterfugios para vetar que todas las opciones políticas se puedan materializar, anteponen la unidad de España a otras cosas. Está clarísimo que hay posibilidades de ampliar acuerdos, y ellos lo saben.

Desde fuera parece que los discursos no se corresponden con los hechos, en la medida en que todo el mundo aboga por el acuerdo y el diálogo y muestra predisposición, salvo el PP, pero luego nadie se mueve.

-Yo insisto, hay muchísimas materias en las que Elkarrekin Podemos y el PSE pueden suscribir el pacto, el asunto es si se le puede otorgar el derecho a veto o no, yo creo que no. Para avanzar en lo social como ellos dicen es imprescindible avanzar en lo político, los derechos no son troceables y para eso es imprescindible poder decidir. La experiencia nos lo dice así, el lehendakari apelaba al cumplimento del Estatuto de Gernika, y cuarenta años después estamos en lo que estábamos, y mucho te temo que el año que viene estaremos igual. ¿Qué garantías hay para podamos materializar lo que acordemos y para mejorar la vida de las personas, que es para lo que hacemos un nuevo estatus? Hay pocas garantías, así que menos derecho a veto y más trabajar para una sociedad avanzada, con un catálogo de derechos amplísimo, que nos pondría a la cabeza de Europa en muchos sentidos.

El Gobierno de Pedro Sánchez no parece dispuesto a recoger el guante lanzado por el lehendakari en torno al nuevo estatuto. ¿Confían en que en algún momento pueda haber un punto de entendimiento con el Ejecutivo central y las Cortes?

-Nosotros hemos visto un Pedro Sánchez que a lo mejor estéticamente es diferente al PP, pero que no ha cumplido nada de lo que ha dicho, me refiero a la comisión de transferencias, a la política penitenciaria, la ley de víctimas de abusos policiales, se dicen muchas cosas pero no se hace nada. No basta hablar con buenas palabras, hace falta cumplirlas, y nosotros lo que vemos es que en España en este momento hace falta una regeneración democrática muy profunda y no vemos que esté cerca.

Apremiaba usted al lehendakari a romper el gobierno bipartito. ¿Está EH Bildu dispuesta a ampliar su alianza para dar soporte parlamentario al PNV a largo plazo?

-Siempre hemos dicho que hacen falta acuerdos de país entre las fuerzas políticas y los agentes sociales que compartamos una idea de Euskal Herria como pueblo. Todos los acuerdos hay que ubicarlos en ese marco. Ahora me preguntan una y otra vez por los Presupuestos, yo creo que probablemente tanto el PP como el PSE se hayan conformado con un cambio de cromos, pero EH Bildu no. Hemos demostrado que si se negocia se puede acordar con nosotros, y creo que en otros aspectos también. Si de verdad se negocia, se puede llegar a acuerdos, o no, pero el asunto no es tú me das esto y yo te doy esto.

De todos modos, en el pleno dejaron patente que hay diferencias de calado en materia social. ¿Son escollos salvables?

-En materia social hay asuntos a los que hay que responder inmediatamente, a los pensionistas hay que darles una respuesta ya, no pueden estar saliendo todos los lunes a la calle, y el lehendakari les dio la solución mandándoles al Pacto de Toledo. Incluso sin tener la Seguridad Social se pueden dar pasos; EH Bildu planteó una Proposición no de Ley para que en cuatro años se pudiera alcanzar la cifra imprescindible para una vida digna, 1.080 euros. La situación que vivimos las mujeres es de verdad muy dura desde todos los puntos de vista, desde las diferencias de salarios, desde la violencia que vivimos a diario, cinco mujeres han muerto este año, todos los días vemos mujeres violadas, violentadas;son cosas que no podemos soportar, no puede ser. Yo siempre digo, si esto pasara con los carpinteros de Euskal Herria, ¿qué pasaría? Somos la mitad de la población, es el momento de tomar una medidas drásticas, y yo colocaba también ahí lo que pasó en Hondarribia hace quince días. El lehendakari dice que está absolutamente en contra, pero no vale con eso, qué vamos a hacer para que eso cambie. Las instituciones han hecho la del avestruz, esconder la cabeza, y si podemos avanzar con unos Presupuestos en los que se vea que avanzamos de manera radical, EH Bildu podría escuchar, pero las negociaciones que yo he vivido en estos dos últimos años eran un intercambio de cromos. Nosotras no estamos dispuestas a eso.

También aseguraban que no dejarán correr los presuntos casos de corrupción que afectan al PNV o polémicas como la de la OPE de Osakidetza.

-En cuanto a la corrupción yo entiendo que en una sociedad democrática la ciudadanía no puede tolerar esto. Yo ayer preguntaba cómo de grande es el iceberg, estamos viendo la punta con el caso De Miguel con el asunto de Carranza, Hiriko... ¿es la excepción de la regla o no? Y aparte de ver cómo de grande es, vamos a ir al fondo de la cuestión, vamos a ver qué responsabilidades tiene cada cual, qué pasos tenemos que dar para que no vuelva a ocurrir, tenemos que garantizar a toda la ciudadanía la igualdad de oportunidades, no puede ser que se extienda la idea de que según a qué árbol te arrimas la sombra será mejor, en una sociedad avanzada esto no puede ser. No podemos quedarnos en decir que el PP era corruptísimo.

¿Y en relación a Osakidetza?

-En cuanto a la OPE de Osakidetza, la gestión política y comunicativa del departamento ha sido mala, las explicaciones de la directora general de Osakidetza no han sido suficientes, y además desde el principio ha sido un proceso llevado a trompicones, no pasaba nada pero luego sí pasaba, pero luego dejaba de pasar, luego el consejero dio explicaciones pero no todas... Cuando tenemos un problema así hay que ir al fondo de la cuestión sin intentar salvar ningún mueble, es mucho más regenerador para una sociedad. Eso es lo que pedimos, saber lo que ha pasado en esta OPE y cuáles son las vías para que no vuelva a pasar, y si hay que pedir responsabilidades las pediremos. Vamos a ver cómo podemos hacer para que cualquier persona que se presente a una oposición sepa que se presenta en igualdad de condiciones. Otra cosa es que el Gobierno se quiera atrincherar, nosotros lo llamamos regeneración democrática, es importante que no haya impunidad.

Elkarrekin Podemos se autodefinió en varias ocasiones como la izquierda vasca durante el pleno. ¿Esperan una dura pugna por el voto progresista de cara a las municipales y forales?

-Es curioso que Podemos, que nos explicaba que el eje era abajo-arriba, ahora diga que es izquierda-derecha, pero también cuando se erigió en juez para decidir quién era casta y quién no, pero luego a veces está con la casta... Hay que tener mucho cuidado con lo que se dice porque luego te pillas los dedos. Antes de Elkarrekin Podemos ya existía la izquierda en Euskadi, movimientos sociales, sindicales y políticos de izquierda que han trabajado para mejorar la vida de las mujeres y hombres de esta sociedad, y Elkarrekin Podemos puede mirar cerquísima, a su bancada, y ver a los compañeros de Ezker Anitza. Me parece un poco pretencioso. También me parece curioso que se pase toda la campaña defendiendo el derecho a decidir y que ahora le pese más la unidad de España. No me llamó mucho la atención su discurso porque este cambio se ha ido viendo durante todo el verano.

Va a haber pugna, pues, por ese sector de votantes.

-Pues seguramente, cuando uno comparte un espacio con valores similares hay pelea, pero estas lecciones de quién es más o menos de izquierda me parecen un poco infantiles.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario