viernes, 16 de enero de 2015

Ha Muerto Iosu

La vengativa política represiva española en contra de todo lo vasco le persiguió incesantemente durante décadas, por fin Iosu descansa.

Con pesar en el corazón y al paso de las horas les compartimos esta nota publicada en Naiz con respecto a su deceso:

Fallece el arrasatearra Iosu Uribetxebarria

El expreso arrasatearra Iosu Uribetxebarria, que estaba aquejado de un cáncer terminal, ha fallecido esta madrugada a los 60 años. Debido a su grave enfermedad, se le concedió la libertad condicional en agosto de 2012. En abril de 2014 la Audiencia Nacional decretó prisión domiciliaria, una situación que fue revocada dos meses después.
El arrasatearra Iosu Uribetxebarria ha fallecido esta madrugada en su casa a los 60 años, a causa del cáncer que sufría, según ha sabido NAIZ.

Sus familiares y amigos han hecho pública una nota en la que recuerdan que fue arrestado, «torturado y dispersado» en 1997 y que, «al igual que otros cientos de presos políticos vascos, sufrió hasta el último día la cruel política penitenciaria del Gobierno español».

Han denunciado que a pesar de que padecía una grave enfermedad, «lo han tenido preso en el hospital y en casa, acentuando su sufrimiento».

Funeral civil mañana a las 12.00

La familia ha informado de que hoy, a las 19.00, se llevará a cabo una concentración en la plaza de Arrasate para reclamar el fin de la dispersión y la inmediata puesta en libertad de los presos gravemente enfermos. Por otra parte, el funeral civil será mañana, sábado, a las 12.00 horas, en el parque Aldai de Arrasate. La familia ha mostrado su deseo de que el acto se celebre en la intimidad, por lo que han pedido a los medios de comunicación que respeten su deseo.

Los restos mortales de Uribetxebarria se encuentran en el tanatorio de la localidad.

Enfermo desde 2005

El cáncer se le detectó a Uribetxebarria en el año 2005 y ya entonces se solicitó su libertad condicional, que le fue denegada. Siete años más tarde, el 1 de agosto de 2012, el Ministerio español de Interior trasladó a Uribetxebarria desde la prisión de León, donde cumplía condena, hasta el Hospital Donostia para que fuera tratado del cáncer de riñón con metástasis del que estaba aquejado.

Una semana más tarde, el preso inicia una huelga de hambre –que se prolongaría quince días– para exigir su puesta en libertad y «un trato digno». «No pido nada especial, solo un trato justo, teniendo en cuenta mi situación. Me pongo en huelga de hambre por las causas que aquí señalo y, lo más importante, porque el Gobierno español está alargando esta situación inaceptable, llevando hasta el extremo su crueldad y su odio. Es inaceptable que se mantenga a catorce presos gravemente enfermos en un corredor de la muerte carcelario», señaló en una entrevista concedida a GARA y NAIZ.

En ese momento, las movilizaciones y gestos de solidaridad en favor del preso de Arrasate comienzan a tomar aún más fuerza. Entre otras muchas iniciativas, destacan las distintas dinámicas llevadas a cabo en decenas de cárceles y secundadas por centenares de presos o la huelga de hambre llevada a cabo por una decena de personas a las puertas del Hospital Donostia, así como los ayunos en pueblos y encierros.

Tras esta campaña de presión popular, el 30 de agosto de 2012, el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional española, José Luis Castro, aceptó la petición de poner en libertad por «razones humanitarias» al arrasatearra para que fuera tratado en casa de su enfermedad.

El 9 de setiembre, la AN confirmó la libertad condicional de Uribetxebarria, que fue trasladado a otra habitación del Hospital Donostia. Desde allí expresó su gratitud a la ciudadanía vasca a través de un vídeo.

En abril de 2014 tuvo que declarar en la Audiencia Nacional por videoconferencia, por un atentado mortal contra un Guardia Civil en 1986 y el juez Ismael Moreno decretó la prisión domiciliaria. Esa medida fue revocada dos meses y medio después por una instancia superior, la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, que nuevamente le dejó en libertad condicional.

Esta misma semana y en relación a esa imputación, la Fiscalía de la Audiencia Nacional había pedido 29 años de prisión para el arrasatearra.



Y aún así, los españolazos seguirán insultándolo.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario