domingo, 25 de enero de 2015

Bárcenas y las Corruptelas Peperas

Los grandes señores españolazos, tan rectos ellos.

Lean para que se enteren para que han usado la democracia los franquistas de derecha en este reportaje de El Periódico:

 


El extesorero dice que Rajoy conocía que existía la caja b desde el inicio. El presidente y su partido optan por la indiferencia y el silencio

Margarita Batallas y Pilar Santos

Luis Bárcenas está en la calle y si alguien pensó que era porque había hecho un pacto de silencio con el PP se equivocó. El extesorero ha salido de la cárcel con muchas ganas de hablar y ayer renovó sus acusaciones más graves contra Mariano Rajoy, esta vez frente a las cámaras de televisión. "Mariano Rajoy conocía la existencia de la contabilidad b desde el principio (...) Y el que se ha beneficiado de esta contabilidad es el partido. Alguien más tendrá responsabilidad", afirmó.

Bárcenas habló de esta manera solo dos horas antes de que en Madrid empezara la convención nacional del PP, por lo que echó por tierra el que tenía ser el gran acto de propaganda antes de empezar el año electoral. El extesorero estuvo en la mente de todos los participantes, aunque casi nadie quiso mencionar su nombre ni responder a sus palabras. La estrategia fue mostrar indiferencia y optar por el silencio.

Rajoy llegó pocos minutos antes de las cuatro de la tarde al Palacio de Congresos de Ifema y no contestó las preguntas de la prensa. Tampoco después, cuando a media tarde dio un paseo entre los estands de asociaciones civiles y del Parlamento Europeo que están representados en la convención. ¿Qué tiene que decir ante la acusación de Bárcenas? "Lo que quiero comentar es lo magnífico que es este acto", contestó.

Malas expectativas electorales

Ni siquiera se acogió al argumento dado por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, cuando se resistió a contestar porque no quería comentar la «estrategia procesal» de un imputado cuyo "historial de acusaciones" es "conocido". Tampoco los presidentes autonómicos, que ven cómo la corrupción en sus filas amenaza sus expectativas electorales, quisieron seguir "el juego" al extesorero, en palabras de Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia. Solo la locuaz Celia Villalobos pidió a Bárcenas que deje de "echar mierda a los demás cuando la mierda la tiene él".

Naseiro, el supuesto creador

El extesorero habló ayer en varias ocasiones con los periodistas, en la acera de su casa y de la Audiencia Nacional, adonde acudió a cumplir con el trámite de ir al juzgado de Pablo Ruz. Según su versión, el jefe del Gobierno empezó a recibir los conocidos sobres de dinero en metálico desde que fue nombrado secretario de área de acción electoral en los 90. "Había una jerarquía y cuando se asume este puesto el tesorero nacional le hace entrega de la cantidad que estaba estipulada", apostilló. También señaló a Rosendo Naseiro, antiguo tesorero, como el padre de las cuentas opacas de las que luego se encargó Álvaro Lapuerta.

Al extesorero no parece que le hayan afectado los 19 meses que ha pasado en prisión. Mantiene su aspecto de dandi, pero se ha empeñado en no dejar títere con cabeza en su antiguo partido al que, dijo con sorna, que "medita" regresar porque ahora se encuentra en "situación de excedencia forzosa".

Bárcenas ironizó sobre las reacciones en los últimos días de algunos dirigentes conservadores a sus acusaciones. "Yo creo que lo que falta a algunas personas del PP no es una cuestión de piel sino que les afecta realmente al cerebro", dijo. Y le parece una broma que algunos de sus excompañeros hayan afirmado que él montó la contabilidad opaca en su propio beneficio. "El gerente, que es lo que yo he sido un montón de años, no tenía ninguna capacidad para montar una contabilidad de estas características", señaló. Aseguró que si ese hubiera sido el caso se habría quedado con "todo el dinero" y no habría pagado, por ejemplo, la reforma de la sede nacional con esta caja b. "La explicación del PP es absurda", apostilló.

El extesorero de los populares reiteró que sus papeles recogen fielmente los pagos de la contabilidad opaca del partido. Admitió que esta actuación pudo ser "una equivocación o una incorrección", y añadió que él está "dispuesto" a asumir sin problemas las consecuencias. Pero añadió: "Quien se ha beneficiado de esta contabilidad es el partido". Por ello, exclamó: "Alguien más tendrá responsabilidad".

Ni mochilas ni grabaciones

Pese a estas palabras, negó que tenga material para chantajear al PP. "De mi boca no habrán oído hablar ni de más documentación ni de mochilas ni de grabaciones ni de nada por el estilo", afirmó.

El único que salió bien parado de esta andanada fue José María Aznar, que era presidente del partido en los años en los que Rajoy ya cobraba sobres, según la versión del extesorero. "Yo no tengo conocimiento de que [Aznar] supiese que existía", señaló.

El expresidente tomó la palabra en la convención y dijo estar muy tranquilo por lo que hizo cuando lideró el PP. "Hoy como siempre, serenamente y mirándoos de frente, os digo que la corrupción es un cáncer que no podemos tolerar. Mirándoos de frente os lo digo: de mis actos respondo desde el primero hasta el último", afirmó Aznar sin hacer ninguna defensa del partido ni de Rajoy. Quedó claro que Aznar no olvida que cuando se desató el escándalo de los 'papeles de Bárcenas' nadie en la cúpula del PP dio la cara por él.

El extesorero del PP tendrá que acudir los lunes, miércoles y viernes a la Audiencia. Las cámaras siguen sus pasos y él no rehúye un micrófono, así que los conservadores tendrán que aguantar sus andanadas porque él afirma que no piensa darse a la fuga.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario