lunes, 17 de marzo de 2014

Javier Jordán y el 11M

Les compartimos esta nota publicada en La Información con respecto a lo sucedido el 11-M en Madrid:


El profesor que alertó un mes antes del 11M de que AlQaeda podía atacar España y al que el Gobierno ignoró

Roberto Ruiz Ballesteros

El profesor de la Universidad de Granada y director del Máster en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional, Javier Jordán, alertó en dos ocasiones antes de que se perpetraran los atentados del 11M de que España podía ser atacada por Al Qaeda. Primero, en octubre de 2003 y, posteriormente, en febrero de 2004, tan solo a un mes de la masacre.

Jordán aparece poco en los medios, quizá por modestia quizá por miedo escénico. Sin embargo, fue el primero que abordó el fenómeno yihadista en profundidad en España desde el punto de vista académico. Sus investigaciones han sido la base de la que beben los estudiosos en la materia. Ha escrito más una docena de libros como autor principal (prácticamente uno por año desde 2001), ha participado en otras 25 obras, ha redactado una treintena de artículos científicos y ha realizado una docena de informes para distintos think tanks españoles y extranjeros.

"Hasta el momento, nuestro país ha sido utilizado sólo como zona de retaguardia, pero en el futuro podría convertirse en objetivo directo de los terroristas", decía literalmente Jordán en un artículo publicado por el Instituto Elcano en octubre de 2003, cinco meses antes de que los terroristas atacaran los trenes de cercanías de Madrid, y que se titulaba Las redes de terrorismo islamista en España. Balance y perspectivas de futuro.

Para sostener esta conclusión, el académico se basaba en la muerte de tres españoles en los atentados de Casablanca cometidos en mayo de 2003, en la cada vez mayor presencia de radicales en la península o en el incremento de las detenciones de islamistas por parte de la Policía y la Guardia Civil, entre ellas la de la célula del 11S (operación Dátil).

Según Jordán, Al Qaeda estaba sufriendo un coste político en sus territorios derivado de atacar objetivos en su propia casa (Túnez, Pakistán, Arabia Saudí, Indonesia, Marruecos), lo que hacía pensar en que el 11S, que provocó un gran apoyo popular a Bin Laden en su tierra –"en sectores minoritarios, pero muy numerosos"–, podía ser solo el principio de una oleada de ataques contra Occidente. "Es previsible que los líderes de la red terrorista adviertan ese coste político y por ello vuelvan a intentar golpear el corazón de Occidente", dijo entonces Jordán en el citado artículo.
Ataques a Occidente

Incluso llegaba a insinuar que el apoyo a la Guerra de Irak podía resultar caro a los países que apoyaron la iniciativa de EEUU. "Ese giro estratégico –decía el profesor en referencia al mencionado cambio de táctica de Al Qaeda– puede combinarse con el hostigamiento contra las tropas de EEUU y de sus aliados en Irak".

Pero hay más. Jordán hasta llegó a detallar las características que podía tener el ataque de los yihadistas en España. "No hay que pensar necesariamente en una repetición de la tragedia del 11 de septiembre; un atentado de la magnitud del producido en Bali en 2002 (con 200 muertos en dos atentados simultáneos) ya sería de por sí suficientemente dramático en coste humano y consecuencias políticas", advertía el profesor de la Universidad de Granada.

Trágicamente, no se quedó muy lejos Jordán de los 192 muertos que finalmente fallecieron en Atocha, la calle Téllez, el Pozo y Santa Eugenia aquella mañana del 11 de marzo de 2004, cinco meses después del artículo.

En el mismo texto, el profesor proporciona varios consejos para evitar el ataque que predijo. Entre ellos, afirmó con rotundidad que es necesario "asumir que los terroristas pueden llegar a atentar en nuestro país y que sus consecuencias pueden ser enormemente graves". Recomendó también dotar de más "recursos humanos y materiales" a los departamentos implicados en la lucha contra el terrorismo islamista (por aquel entonces Policía y Guardia Civil apenas contaban con un pequeño grupo de agentes dedicados a investigar estos asuntos).

El Gobierno no le dio importancia

Por último, Jordán sugirió potenciar la colaboración internacional en este campo y la lucha contra la implantación de estas células, además de "implicar a los musulmanes españoles en la prevención de este tipo de terrorismo" y "favorecer la correcta integración de aquellos que llegan desde el exterior".

"Si hasta ahora no se ha producido ningún atentado en nuestro territorio ha sido porque en su lista de objetivos no se encontraba ninguno español, pero eso puede ser distinto en futuras ocasiones", advertía Jordán. "Los terroristas saben que España no es un santuario para sus actividades y nuestro país es considerado como enemigo por la visión del mundo de los yihadistas", concluía.

El artículo, sin embargo, no fue bien acogido por el Gobierno. El entonces director de la Policía, Agustín Díaz de Mera –que pasará a la historia por el lío que montó al decir ante el tribunal del 11M que había un "informe con indicios y pruebas de conexiones entre islamistas y ETA"–, negó que España estuviera en peligro y quitó hierro al premonitorio texto.

La esencia del artículo fue transformada por el propio Jordán meses después en el libro Profetas del Miedo (Eunsa, 2004). En concreto, la obra fue publicada en febrero de 2004, un mes antes de los atentados del 11M, y volvía a insistir en el vaticinio aunque de forma más desarrollada aún.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario