jueves, 20 de marzo de 2014

Ciao Italia

Efecto dominó le llaman, los defensores a ultranza del estado nación moderno, en su versión más chauvinista, temían este día.

Incapaces de superar su miedos, fobias, traumas y complejos, en Madrid, París, Londres y Roma, sus respectivas clases políticas, anquilosadas, desfasadas con la realidad y a menudo anacrónicas, optaron por blindar la sacrosanta unión territorial de sus estados en un intento por sofocar la natural evolución de la sociedad y en específico la apuesta por la autodeterminación de pueblos que ya existían como una expresión homogénea desde mucho tiempo antes de que se fijaran las modernas fronteras europeas.

Mañosamente, claro está, esos mismos gobiernos se alinearon con Washington en el caso de la autodeterminación de las antiguas repúblicas soviéticas, y se engolosinaron con turbios juegos geopolíticos en los Balcanes. 

A las demandas de autodeterminación legítimas por cuestiones de historia, idioma, tradiciones y cultura en casos como Euskal Herria, Catalunya, Breizh, Corsica, etc., hoy se suman las que surgen por puro pragmatismo económico.

En Italia la Liga del Norte ha estado haciendo sonar los tambores secesionistas desde hace mucho tiempo. Pero la clase política italiana prefirió enfangarse al estilo Berlusconi en lugar de encontrar salida a la situación.

A pocos días de lo de Crimea, del Mediterráneo se escuchan ecos. Hoy, cosechan algo de lo que sembraron, lean esta nota publicada en SDP:

Venecia podría separarse de Italia
La región italiana votará esta semana sobre una eventual independencia para formar su propia nación.
Mediante una votación en línea, los italianos de Venecia votarán esta semana una eventual independencia del resto del país para formar su propia nación.
Esta consulta, que no es legalmente vinculante, fue propuesta por partidos locales independentistas con el objetivo de obtener apoyo para un proyecto de ley que convocaría a un referéndum sobre si la región de Véneto debe separarse de Italia.
La República de Véneto
La República de Venecia fue una rica potencia económica, cultural y comercial que existió desde el siglo VII hasta 1797 a manos de Napoleón. El partido Independenza Veneta busca retomar ese esplendor de cara a una Italia “aplastada por el enorme nivel de deuda pública”.
La encuesta concluirá el lunes y forma parte de los movimientos independentistas que se han generado en Escocia (Reino Unido) y Cataluña (España). Las últimas encuestas muestran que de los 3.8 millones de votantes, 60% está a favor de la independencia. 


Ahora bien, con respecto a Catalunya, en el mismo SDP nos comparten esto:

La independencia de Cataluña es decisión de todos los españoles: Rajoy
No puede celebrarse el referéndum sobre la independencia de Cataluña, ya que eso se tendría que decidir entre todos los ciudadanos del conjunto de España, consideró el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.
La opinión vino luego de que en la sesión de control al gobierno en el Congreso de los Diputados, Rajoy fue cuestionado por el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Alfred Bosch, le pidió que “ponga el semáforo en verde” para celebrar esa consulta.
Al recordarle que el próximo 9 de noviembre los ciudadanos de Cataluña saldrán a votar sobre la independencia, Rajoy respondió que “nadie puede situarse por encima de la Constitución y las leyes”.
“El referéndum no se puede celebrar porque según la Constitución y leyes quienes tienen capacidad de decidir lo que sea España es el conjunto del pueblo español, ni usted ni yo, ni esta cámara ni ninguna otra puede privar a un ciudadano de su derecho de decidir lo que es su país”, dijo.
Y le advirtió al diputado republicano que “situarse por encima de la Constitución y las leyes no es democrático y es estar en semáforo en rojo”.
“El constitucionalismo posibilita un sistema político democrático al crear un marco político en el que las personas puedan tomar decisiones políticas. Debería saberlo: sin ley no hay democracia. Si no le gusta ley proponga que se cambie”, expresó Rajoy.
“Usted puede pensar lo que quiera y yo puedo pensar lo que quiera, pero todos debemos cumplir la ley y yo lo haré”, expuso.
Rajoy sostuvo que quiere que Cataluña siga siendo parte de España, como lo es desde siglos atrás, que han compartido “historia, fortuna, calamidades, mezclado sangre y familias, todo lo hecho juntos ha merecido la pena”.


El último párrafo no tiene desperdicio: "mezclando sangre y familias"... pppfffuá.

Rajoy, tontito, las leyes también cambian por medio de referendums. Las leyes no nos dan la democracia, es al revés, por eso es que las leyes deben ir evolucionando, cambiando, modificándose, para que así puedan estar en sincronía con el natural cambio en la sociedad.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario