sábado, 1 de marzo de 2014

Diagnóstico de Salud Mental

Ahora es el estado francés el que se tiene que tragar el ácido amargo del reproche internacional, incapaz de elevarse sobre el nauseabundo fango en el que se revuelca el régimen borbónico-franquista. El estado emanado de aquella revolución que supuestamente le dio a la humanidad la "Déclaration universelle des droits de l'homme" (hipocresía, ellos también sentaron las bases para el terrorismo de estado) ha optado por la negación al derecho a la autodeterminación de los pueblos y en las últimas semanas se ha abierto de capa acoplando su andar al andar represivo marcado por Madrid.

En Deia nos comparten esta opinión de Brian Currin al respecto:


Currin: "Es una locura que España y Francia pretendan un desarme unilateral"
El abogado sudafricano Brian Currin, del llamado Grupo Internacional de Contacto (GIC) declaró hoy en la localidad francesa de Baiona que es "una locura" que España y Francia pretendan que haya un "desarme unilateral" por parte de la organización terrorista ETA.
Currin y otros cuatro miembros del GIC prestaron declaración varias horas en la comisaría de Baiona, donde se encontraban para participar hoy en el foro.
En el "Foro por la paz" celebrado hoy en esta localidad labortana, Currin señaló que la citación a una comisaría de Bayona el viernes, a petición de la juez antiterrorista gala Laurence Levert, le brindó la "oportunidad de ser escuchado por primera vez por las autoridades francesas".
El abogado sudafricano dijo que el GIC "cree en el Estado de derecho" y que pretende "ayudar a las autoridades francesas y españolas".
Respecto a su declaración de ayer en comisaría, consideró "interesante" haber podido durante dos horas y medias manifestar sus "preocupaciones" y subrayar "la presencia indispensable de los estados francés y español en el proceso en curso en el País Vasco".       
Currin, abogado especialista en mediaciones y transformación institucional en el plano internacional, reconoció que no ha habido "avances enormes en cuatro años" en relación con ETA, pero añadió: "No hay que tener demasiada prisa".
De la misma opinión fue Raymond Kendall, otro de los miembros del GIC interrogados el viernes por la policía judicial francesa.
"El hecho es que ha comenzado un proceso", consideró el antiguo alto cargo inglés, que citó como ejemplo el último comunicado publicado hoy mismo por la banda terrorista.
En todo caso, subrayó, los estados español y francés han de implicarse y habrá que encontrar "soluciones" si ninguno de los dos se implica.
"¿A quién va ETA a entregar sus armas?", se preguntó Kendall, quien agregó: "¿Se puede imaginar que ETA entregue las armas sin que se vaya detrás de ella?".
Agregó que "hace falta crear las condiciones jurídicas en las cuales eso pueda suceder", al tiempo que recalcaba que "los dos Estados no tienen elección y tendrán que implicarse".
El antiguo secretario general de Interpol dijo que el hecho de haber sido convocados a declarar ante la policía francesa, y antes en España, supone un "reconocimiento" para el GIC, aunque calificó de "ridícula" su presentación ante las autoridades galas.
Uno de los organizadores del "foro por la paz" celebrado en Baiona hoy en la Facultad de esta ciudad, el profesor de Derecho Jean-Pierre Massias, destacó en el debate los "desafíos" del proceso en curso en el País Vasco.
"Uno de los mayores desafíos es el de reconocer que existe un proceso y que es legítimo", agregó.
Además, se mostró favorable a que haya "iniciativas unilaterales" y precisó que se trata de "convertir en deslumbrante un proceso de paz a aquellos que no quieren verlo" y de "avanzar hasta que se haga evidente"-
Y por ello invitó a "la sociedad civil a que se haga con el proceso", a "multiplicar las iniciativas" con el fin de que lo denominó la "cuestión vasca" se convierta en "una cuestión política que reciba una respuesta política". 




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario