El largo camino a la Independencia, Paz y Justicia para Palestina

miércoles, 5 de marzo de 2008

Hallazgo

De ser el Nabarra esto sí que sería una bonita noticia.

Ha sido publicada en Noticias de Navarra, aquí la tienen:

El 'Nabarra' resurge del Cantábrico

Los científicos de Azti-Tecnalia buscaban elaborar un mapa del fondo del mar y se han encontrado con los restos de un bou cerca de Bermeo. El Gobierno vasco cree que se trata del 'Nabarra', el estandarte de la épica batalla ante el acorazado franquista Canarias

Aunque sea, será imposible recuperarlo. Una pena. Sus restos serían lugar de peregrinaje. De admiración. De respeto. De profundo respeto. El Gobierno vasco cree haber encontrado el Nabarra , el bou de la Marina Auxiliar de Euzkadi que libró la que quizá sea la más heroica y épica batalla de la Guerra Civil en el mar. El barco permanecía hundido en algún lugar frente al cabo Matxitxako. Un misterio desde hace más de setenta años. Un tesoro por encontrar. Azti-Tecnalia halló el rastro de un pecio ahí abajo mientras elaboraba un mapa de los fondos marinos. Tan abajo como a cien metros de profundidad. El sonar dibujaba algo parecido a un bou. Es un bou. Y hay indicios para sospechar que es el Nabarra . Bastantes. Por un lado, las imágenes que tomó un robot submarino el 15 de febrero. La barandilla, la maquinilla y las anclas parecen las del buque vasco; está partido en dos por la popa, algo que coincide con las crónicas de la época; y los libros no registran naufragio alguno de buques similares en la zona. Las mediciones también coinciden con la eslora del Nabarra : 65,40 metros. Indicios, no certeza. No la habrá hasta dentro de un par de meses, cuando buzos especializados se sumerjan y extraigan alguna pieza clave que desvele el misterio.

5 de marzo de 1937

Pinta de guerra, alma de bacaladero

No se sabe si es o no es, pero sí lo que fue. Aquel 5 de marzo de 1937 lucía una ikurriña en la proa, la bandera tricolar de la República a popa y una N pintada en negro sobre el casco gris plomo. Pinta de buque de guerra, alma y cuerpo de bacaladero. A bordo, 49 marineros. 49 gudaris . Aquel día de primeros de marzo, el Nabarra debía proteger al Galdames , que había salido de Baiona el día anterior con 173 pasajeros y tres toneladas de monedas de níquel para el Gobierno vasco acuñadas en Bélgica. Le acompañaban en la misión otros tres bous: el Gipuzkoa , el Bizkaya y el Donostia . Hacía mal tiempo. Muy malo. Llevaban las luces y la radio apagadas para no dar pistas a un enemigo mucho más y mejor armado. La niebla y la lluvia desorientaron al Gipuzkoa y al Bizkaya del convoy. Amanecer problemático. Las primeras luces radiografiaron la silueta temible del Canarias , el ogro del Cantábrico, entre los claroscuros. Peso pesado contra peso pluma. El acorazado de las tropas franquistas pesaba doce veces más, desarrollaba el triple de velocidad, los mil hombres a bordo dejaban en nada al medio centenar de gudaris de cada barco vasco, y tenía más armamento en cubierta que todos los bous juntos. Mal enemigo para una pelea. El Canarias abrió fuego contra el Gipuzkoa . Tocado. El Bizkaya aprovechó para escapar hacia Bermeo.

Tras diversos encontronazos con hermanos pequeños (el Pantzeska o el Joseba Mikel), el cabo Matxitxako ejerció de testigo en el duelo entre el Canarias y el Nabarra. Enrique Moreno, comandante del bou, plantó cara al todopoderoso. Moreno y su tripulación prefirieron combatir e irse a pique antes que rendirse. Ir y venir de proyectiles. Justo hasta que un cañonazo del Canarias alcanzó directamente la caldera del Nabarra . Sólo veinte de sus 49 tripulantes lograron alcanzar los botes salvavida. El resto se hundió.

El coraje de aquellos vascos sorprendió incluso a sus enemigos. Los supervivientes del Nabarra fueron apresados y condenados a muerte por Franco. El comandante y el director de tiro del Canarias intercedieron para que se les indultara y se les dejara en libertad por su valentía. La derrota militar se convirtió en una victoria moral, en un ejemplo tangible del coraje de los gudaris. El Nabarra se hundió, pero su gesta sobrevivió y sobrevivirá para siempre.

La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi se creó en octubre de 1936 por la Consejería de Defensa del Gobierno vasco. Joaquín de Eguía, su jefe, convirtió más de cincuenta pesqueros en buques de guerra . La mayoría llegaron a Bilbao tras la evacuación del puerto de Pasajes. A unos les dotaron de artillería para realizar labores de vigilancia y escolta, los bous; a otros les colocaron aparejos para el rastreo de minas submarinas (dragaminas). Todos los buques fueron pintados de gris plomo y llevaban pintadas en el casco la inicial del nombre. Su misión era ayudar a la Armada republicana a proteger a los pesqueros vascos y a mantener libres de explosivos submarinos los puertos vascos. Las circunstancias políticas y militares -el aislamiento del frente del Norte- hicieron que la Marina vasca actuara de forma autónoma y bajo mando exclusivo del Gobierno vasco.

marina auxiliar vasca

900 voluntarios de todos los partidos

Los primeros en transformarse fueron cuatro bacaladeros de la empresa guipuzcoana PYSBE. El Mistral,Vendaval , Euzkal-Erria e Hispania fueron reutilizados y rebautizados por el Gobierno vasco como el Gipuzkoa , Nabarra , Bizkaya y Araba . Las tripulaciones se organizaron con personal voluntario procedente de las marinas mercante y pesquera. Representaban a casi todo el arco político del momento. La mayoría militaba en Solidaridad de Trabajadores Vascos o el PNV, pero también había grupos de afiliados al PSOE, a UGT, CNT, ANV, Partido Comunista o Izquierda Republicana. La mayoría de los voluntarios eran vascos, aunque también se enrolaron gallegos, andaluces, cántabros, asturianos, castellanos, murcianos, madrileños, catalanes y aragoneses. Más de 900 personas pasaron por la Marina Auxiliar de Euzkadi.


.... ... .