sábado, 1 de marzo de 2008

Este 23 De Febrero

Hago público mi total apoyo a esta campaña para llevar a juicio al criminal de guerra José María Aznar.

Este escrito ha sido publicado en Rebelión:

5 años de guerra

La Plataforma Juicio a Aznar presenta conclusiones y proyectos

Ramón Pedregal Casanova
Rebelión

El día 23 de Febrero había quedado en la Historia como una fecha nefasta. ¿El golpe de Estado fracasó en su totalidad? Las movilizaciones gigantescas que se produjeron a continuación apenas dejaron rastro poco después y los responsables políticos del momento conservaron abierto el butrón hecho por los fascistas. Las responsabilidades que se derivaron quedaron limitadas a un grupo muy reducido y además, fueron muy pequeñas.

Este 23 de Febrero ha servido para algo ejemplar, en el edificio de Comisiones Obreras que lleva el nombre de Centro de Abogados de Atocha, en Madrid, llena la sala y con gente sin poder entrar porque no cabía más, convocada por la Plataforma Juicio a Aznar se celebró una sesión en la que sus representantes, miembros de movimientos sociales, personalidades políticas y el equipo de abogados, expusieron los principios argumentales en los que se basa la denuncia presentada contra el ex presidente Aznar ante los tribunales españoles para que se le juzgue atendiendo a los hechos siguientes: haber emprendido hace 5 años una guerra de destrucción masiva contra una población, un país inerme con el que no se tenía ningún conflicto, actuando al margen y en contra de toda legislación internacional y la de la Constitución Española, habiendo partido de una premisa (que el régimen iraquí tenía armas de destrucción masiva) que los inspectores de la ONU demostraron que era falsa como declararon en su día. Puestos y manteniéndose en la senda de aquél nefasto 23 F los poderes públicos no han pedido responsabilidades a quienes violaron las leyes de forma criminal, y no sólo eso declararon los miembros de la Plataforma, si no que añadieron que algunos de los responsables políticos a los que se les ha preguntado hicieron público su apoyo a los responsables intelectuales y organizadores de los bombardeos de la población iraquí, como Javier Solana, responsable de la OTAN, o el caso de Zapatero que preguntado por su opinión sobre el juicio a Aznar declaró que mientras el fuese presidente no se le pedirían responsabilidades.

Según informaron los miembros de la Plataforma en esta sesión, la separación entre quienes representan el Poder, por un lado, y por otro la población en general, es enorme: en un solo día la comisión de artistas contra la guerra, de la que salió la Plataforma Juicio a Aznar, recogió en menos de 24 horas en la Puerta del Sol 30.000 firmas. La campaña de recogida de firmas sobrepasó los 2 millones de firmas. El principio básico que impulsa la denuncia es: “Todo el mundo es responsable de sus actos, …nadie puede estar más allá de la Ley.”

Queda claro que es la gente la que unida puede conseguir que se respete la Ley y los responsables sean juzgados. ¿Cómo impedir si no que nuestros amos campeen a sus anchas por el mundo, sin el mínimo respeto a la vida, a la dignidad humana y a nuestros derechos? ¿Cómo impedir que campeen a sus anchas por nuestros pensamientos, los destruyan y hagan imposible que sobreviva el más pequeño principio de igualdad ante la justicia?

No sólo en España, declararon, se pide el procesamiento de nuestro principal inspirador e instigador de la guerra y de sus corresponsables, Rod Musselman, miembro de Asociación Voces Estadounidenses, llegado de aquel país declaró que en EEUU van ganando terreno las organizaciones humanitarias y las personalidades publicas que se han unido con un único fin: que se procese a Bush y a aquellos que le acompañaron en su aventura. También allí la recogida de firmas es millonaria. Otro tanto viene sucediendo en Inglaterra, aunque lo que ha resaltado más ha sido el estreno de una obra teatral en la que se enjuicia a Blair.

Hablando de teatro, en la mesa constituida que informaba de los trabajos que llevaba a cabo la Plataforma Juicio a Aznar, había dos artistas dando ejemplo cívico: Jordi Dauder, actor del movimiento Cultura contra la Guerra, y, Susana Oviedo, actriz, que hizo lectura emocionantísima de algunos pasajes de “Las Troyanas”, donde Eurípides narró el horror de la guerra.

El equipo de abogados de la Plataforma, repasando Leyes Internacionales y de los Estados, fue haciendo patente el principio fundamental: No puede haber impunidad. Dar pábulo a la impunidad es mantener la desigualdad ante la Ley, el abuso de poder y el derecho a la injusticia.

Entre los muchos datos que se aportaron sobre la situación actual de la población en Iraq pueden subrayarse los siguientes:

Hay ya más de 500.000 muertos.

Han quedado huérfanos 6.000.000 millones de niños.

Deambulan por las calles sin ningún tipo de atención ni nadie que les proteja 1.600.000 niños.

Hay 5.000.000 millones de refugiados.

Iraq ha pasado de ser un país próspero que tenía una renta per cápita de 4.500 dólares, a tener una renta de sólo 1.000 dólares.

Desde la mesa lanzaron una pregunta: ¿Quién ha asumido la responsabilidad de todo esto, de la guerra? Y aún se reflexionó sobre consecuencias para España como, entre otras, fue el 11 M.

Seguidamente hicieron repaso de las armaduras políticas con las que se revisten los poderosos: Inviolabilidad, Inmunidad, y, Aforamiento

Han pasado 5 años desde el inicio de la guerra, y el camino de la recuperación moral y ética de la sociedad empieza a verse más claro. La experiencia dice que la movilización de la sociedad consigue el restablecimiento de la ética y la justicia social, ahí están los casos últimos más conocidos de Chile y Argentina. Los miembros allí presentes de la Plataforma Juicio a Aznar hicieron una llamada: “todo el/la que quiera colaborar encuentra aquí su sitio, hay mucha tarea para hacer”. Dejaron dos preguntas: ¿A qué estamos dispuestos a comprometernos? y ¿Qué vamos a hacer? Y para obtener información la dirección de internet:


Éste 23 F resultó bien distinto a aquel otro.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario