jueves, 13 de febrero de 2020

La Precampaña al Vertedero

Con este artículo dado a conocer en Público nuestro amigo Danilo Albin entrelaza el tema del derrumbe en el vertedero de Zaldibar con el del adelanto electoral proclamado por... 'el espíritu de Zaldibar'.

Lean por favor:


Dos trabajadores llevan desaparecidos desde el jueves tras ser aplastados por un derrumbe. El Gobierno Vasco elude las acusaciones de mala gestión y habla de "carroñerismo político". La Mesa del Parlamento debe decidir si acepta una solicitud de EH Bildu para que comparezca el lehendakari.

Danilo Albin

"No se trata de estar por estar". Con esas palabras, insertas en una explicación algo más amplia y aún más confusa, quiso resumir esta misma semana el lehendakari Iñigo Urkullu su posición ante una escandalosa tragedia: la desaparición de dos trabajadores de un vertedero de Zaldibar que quedaron sepultados por una avalancha de tierra. Seis días después, siguen sin ser localizados.

Las polémicas declaraciones del lehendakari fueron formuladas a preguntas del periodista de Gara Iñaki Iriondo durante una de las ruedas de prensa más trascendentales de esta legislatura: ocurrió el pasado lunes, cuando el mandatario vasco llamó a la prensa para anunciar la fecha de las elecciones anticipadas, que se celebrarán el 5 de abril.

En ese momento, dos trabajadores de Verter Recycling llevaban ya 96 horas sepultados bajo toneladas de tierra y árboles. Las labores de búsqueda han estado marcadas por la polémica: las labores de búsqueda tuvieron que suspenderse temporalmente al poco tiempo de empezar debido a la aparición de amianto, una sustancia altamente peligrosa. Los trabajos para tratar de localizar a los trabajadores se reanudaron el viernes. De momento no hay novedades, lo que alarga aún más el sufrimiento de sus familiares, que han criticado la actitud de las autoridades en este asunto.

"Carroñerismo político"

"El Gobierno ha hablado con los familiares prácticamente desde el primer día. Se les ha puesto al tanto de la situación", defendía este martes el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, durante una entrevista en Radio Euskadi. Al mismo tiempo, el responsable institucional habló de "carroñerismo político" para referirse a las críticas de partidos de la oposición y sindicatos ante la gestión realizada por el Gobierno Vasco a lo largo de estos días.

Por su parte, el PNV denunció "ataques de tinte fascista y mafioso" contra una decena de batzokis (sedes sociales de la formación nacionalista) en Bizkaia y Gipuzkoa. Se refería así a los carteles y bolsas de basura aparecidos durante la madrugada de este miércoles, unas "agresiones que se enmarcan dentro de la campaña de acoso a sus dirigentes y a su afiliación orquestada y alentada por actores políticos reconocibles de la sociedad vasca con motivo del trágico suceso registrado el pasado jueves en el vertedero de Zaldibar", denunció el partido de Urkullu.

El papel de la empresa

En ese contexto, Erkoreka reconoció durante la entrevista que la empresa titular del vertedero "no ha colaborado con los inspectores ni laborales ni medio ambiente". En realidad, los problemas vienen de atrás: según dio a conocer EH Bildu, un informe elaborado por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco en noviembre pasado "constató incumplimientos significativos o severos de la autorización ambiental y dio a la empresa la calificación más baja".

Las irregularidades no terminan ahí. Según publicó el diario El Correo, uno de los trabajadores sepultados por la avalancha había advertido en las horas previas a sus jefes sobre la existencia de grietas y corrimientos. 

Comparecencia del lehendakari

Poco después de que Erkoreka lanzara las acusaciones de "carroñerismo" en Radio Euskadi, Lehendakaritza (Presidencia) comunicó a los medios que "la mesa técnica de coordinación y seguimiento sobre el vertedero de Zaldibar se reunirá diariamente, a partir de mañana (jueves) a las 9:30 horas en el Ayuntamiento de Zaldibar".

Dicha mesa está compuesta por responsables de los departamentos de Medio Ambiente, Salud, Seguridad, Trabajo y Justicia y Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia y el ayuntamiento de Zaldibar.

En cualquier caso, EH Bildu ha pedido que el lehendakari –quien este miércoles a la mañana visitó la zona del derrumbe– comparezca en la Diputación Permanente del Parlamento Vasco para dar explicaciones sobre este asunto. "La convocatoria electoral no puede ser una vía de escape para eludir la responsabilidad del Ejecutivo en el desastre del vertedero de Zaldibar", valoró la coalición abertzale.

En ese contexto, la Mesa de la Diputación Permanente deberá decidir este jueves si acepta esta petición. "Sería totalmente incomprensible que PNV-PSE rechazaran la solicitud de EH Bildu", afirmó este grupo político.

Por su parte, Elkarrekin Podemos ha solicitado la comparecencia urgente de los consejeros de Medio Ambiente, Trabajo y  Seguridad "a fin de que informen acerca de las circunstancias administrativas que rodean el derrumbe del vertedero de Zaldibar".

Dificultades

Al mismo tiempo, el Gobierno Vasco reconoce las dificultades que existen para gestionar este caso con la empresa responsable del vertedero. El Departamento vasco de Medio Ambiente ha dado un plazo de siete días a Verter Recycling 2000 para que presente un plan de actuación para afrontar este suceso.

Además, ha requerido que presente de inmediato "toda la información histórica de que disponga sobre la estabilidad del vaso de vertido" y también la documentación relativa al Plan de Vigilancia Ambiental de 2019, así como "cualquier otra documentación de interés en relación al incidente". Por su parte, un juez de Durango (Bizkaia) ha abierto diligencias previas contra la empresa.

"Ley del silencio"

En plena polémica, el sindicato ELA ha denunciado que la viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, "envió un mensaje por correo electrónico a toda la plantilla de su Departamento y URA-Agencia Vasca del Agua, con el explícito objetivo de imponer la ley del silencio sobre todo lo que está aconteciendo en torno al vertedero de Zaldibar".

"En ese mensaje, tras hacer a la plantilla una petición genérica de ayuda de cara a las actuaciones que haya que llevar a cabo en el corto y medio plazo, la viceconsejera amenaza con exigir responsabilidades por las 'declaraciones' o 'informaciones' que se pudieran facilitar", aseguró la central mayoritaria de Euskadi.

ELA ha enmarcado estos mensajes "en la estrategia adoptada por el Gobierno de eludir sus responsabilidades en lo ocurrido en el vertedero de Zaldibar". "El gobierno debería explicar por qué no ha actuado en ningún momento ante los graves incumplimientos detectados hace al menos ocho meses, y explicar también cuántos casos similares hay, en los que los incumplimientos de la Autorización Ambiental Integrada no han dado lugar a sanciones de ningún tipo", afirmó.



Ahora bien, Deia, ese órgano de propaganda del PNV que se hace pasar por periódico, ha superado con creces cualquier soflama panfletaria que se le hubiese podido ocurrir a gentuza como Cake Minuesa o Federico Jiménez Losantos tras darse a conocer que ciudadanos comunes están dejando bolsas con basura a las puertas de las sedes jeltzales como forma de protesta por el manejo de lo ocurrido.

Vean:






Efectivamente, lo ha leído usted bien, adjudican la autoría de las acciones populares... a ETA.

Ridículos, por decir lo menos.

Y bueno, para redondear el tema, como colofón les dejamos con la visión de Tasio:











°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario