lunes, 25 de septiembre de 2017

Montesquieu y Puigdemont

Nombraron a un torturador para dirigir el asalto final de los Mossos d'Esquadra en contra del pueblo catalán.

Ahora el fiscal amenaza con  aprehender al mismísimo Carles Puigdemont recurriendo a una grosera artimaña. ¿Recuerdan cuando hicieron lo mismo con Ibarretxe?

Definitivamente el régimen ya no engaña ni a quienes se creyeron la memez aquella de "la impoluta transición". Madrid no reconoce ni principios democráticos ni división de poderes, actúa en bloque, con funcionarios del legislativo, del judicial y del ejecutivo en perfecta sincronía, en formación de falange.

Lean ustedes esta nota publicada por Naiz:


El fiscal general del Estado español, José Manuel Maza, ha planteado que, hasta el momento, a la Fiscalía no le ha parecido «oportuno» pedir la detención del president de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, por un delito de malversación, si bien ha admitido que es una posibilidad que queda «abierta».

En declaraciones a Onda Cero, Maza ha recalcado que la Fiscalía está convencida de que Puigdemont está incurriendo en delitos de prevaricación, desobediencia y malversación por los preparativos del referéndum del 1-O. Y ha explicado que, al estar tipificado el delito de malversación con pena de cárcel, legalmente se dan los requisitos para solicitar su detención.

«Pero eso no quiere decir que se pida o no», ha matizado el fiscal general, quien ha explicado que «de momento» no se ha considerado «oportuno» reclamar esa detención y ha admitido que «esa es una decisión que siempre queda ahí abierta».

El fiscal general también ha descartado que la respuesta a la situación en Catalunya haya sido desproporcionada.

«Al revés, nosotros estamos esforzándonos todos los días por no ir más allá de lo que la ley nos permite y, por supuesto, no ser desproporcionados en ningún momento», ha subrayado.

Maza ha opinado que lo que ha ocurrido hasta el momento en las movilizaciones ciudadanas son hechos de «enorme gravedad», ya que se trata, ha dicho, de un intento de separar parte del territorio del Estado del resto con unos medios «por lo menos tumultuarios».

Por ello, la Fiscalía ha denunciado un posible delito de sedición, tratando de actuar de forma «proporcional», pues la diferencia entre ese delito y el de rebelión está en el nivel de «violencia» que se utilice.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario