miércoles, 20 de septiembre de 2017

Entrevista a ComCas

Que mejor que por medio de Kaos en la Red enterarse del trabajo internacionalista que llevan a cabo colectivos de Euskal Herria y de Castilla.

Les invitamos a leer esta entrevista:


Boltxe

Tuvimos oportunidad de conocer y compartir espacios con las y los camaradas de Comunistas de Castilla en el marco de una manifestación en Bilbao por la amnistía. Posteriormente junto con otros colectivos Boltxe y Comunistas de Castilla han formado parte de los impulsores del Manifiesto Internacionalista de Compostela. Hemos decidido entrevistarles para que nuestras lectoras y lectores les conozcan mejor y puedan conocer su proyecto político.

Boltxe: La primera pregunta es obvia… ¿Cuándo nace Comunistas de Castilla, de donde procedéis y cual es vuestro proyecto político?

Comunistas de Castilla (COMCAS): Bueno, COMCAS nace como organización después de un largo proceso iniciado muchos años atrás que culmina en una asamblea de militantes celebrada en Segovia el 10 de diciembre de 2011. Ese día constituimos lo que denominamos en nuestra declaración fundacional un proyecto nacional y de clase que va a trabajar por construir una Castilla libre, esto es unida, socialista y anti patriarcal. Dicho así parece un objetivo fácil, pero somos conscientes de que es una tarea ardua y que el combate será largo. Pero en fin, nunca para las comunistas hubo una lucha fácil.

Respecto a de dónde venimos… bien, aunque muchos de nuestras militantes, sobre todo los más jóvenes que se han ido incorporando con posterioridad no tienen esa procedencia, digamos que el núcleo fundacional de COMCAS viene de una larga militancia en el PCPE, partido del que algunas de nosotras también fuimos fundadores en el 84 y del que fuimos expulsados en 2011 bajo acusaciones de lo más diversas, desde nacionalistas, trotskistas, feministas radicales, etc. Hasta ese momento, éramos militantes de lo que fue el Partido Comunista del Pueblo Castellano, que durante un tiempo formó parte de IZCA y fue precursor de Comunistas de Castilla. En fin, que como veis venimos de lejos…

Boltxe: En este proyecto independentista para Castilla… ¿Cuál es vuestro marco territorial, dada la división en varias comunidades autónomas de vuestro país?

COMCAS: Esa es una dificultad añadida a nuestra lucha y, en honor a la verdad, siempre fue un motivo de debate antes y después de la fundación de COMCAS. Es muy fácil coger un mapa y trazar sobre el papel unos límites territoriales y decir: esto es Castilla. Pero la realidad es más compleja. El Estado español y la ideología españolista se han encargado durante décadas de alimentar narcisismos territoriales para satisfacer los intereses de clase de las pequeñas y medianas burguesías locales y evitar de paso cualquier atisbo de reivindicación de una nación castellana que rompiera los moldes del autonomismo. De ahí la división administrativa en cinco comunidades autónomas, algunas tan artificialmente constituidas que tuvieron que inventarse hasta la bandera, como el caso de Madrid o La Rioja.

Dicho esto, COMCAS defiende un proyecto dentro del territorio que hoy conforman las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Cantabria, La Rioja, Castilla y León y Madrid, que son tierras castellanas.

Pero también somos conscientes de que la amplitud del territorio y la diversidad cultural y socioeconómica que lo puebla necesita de un periodo de construcción territorial que respete las idiosincrasias de comarcas enteras, y de la articulación de mecanismos de interrelación del campo con las grandes ciudades, precisamente en una tierra muy despoblada y envejecida. Se trata no de imponer la «castellanidad» a golpe de decreto sino de convencer de que somos tierras que tienen una rica historia y cultura común, además de unas condiciones socioeconómicas que nos hacen peculiares.

Boltxe: Castilla ha sido escenario de conocidos episodios de luchas sociales y de clases… ¿Cómo valoráis ahora el nivel de conciencia del pueblo trabajador castellano en el plano social y nacional?

COMCAS: Efectivamente a lo largo de nuestra historia, el pueblo castellano ha protagonizado importantes luchas. Necesariamente hemos de remontarnos a la revolución comunera de 1520–1521 contra el imperio de Carlos I que fue aplastada a sangre y fuego por las tropas imperiales el 23 de abril de 1521 en la batalla de Villalar, donde fueron decapitados los capitanes comuneros Juan Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado.

Durante siglos esa parte de nuestra historia fue silenciada y tergiversada por el imperialismo español en beneficio de sus propios intereses, pero es a partir de los últimos años del franquismo y el inicio de su reconversión en monarquía borbónica cuando se empieza a conmemorar cada 23 de abril aquella derrota histórica. Y no conmemoramos una derrota con la nostalgia de los vencidos, sino con la esperanza de un pueblo que supo dar la batalla contra un poderoso imperio que ha impuesto su dominio con el terror hasta nuestros días.

Dicho esto, hemos de reconocer que a día de hoy la conciencia de nación del pueblo castellano es minoritaria, si tenemos en cuenta la aplastante maquinaria de una ideología españolista dominante que viene imponiéndose durante siglos.

Por otra parte nunca dejó de haber en Castilla rebeliones populares contra el poder establecido, como los llamados «motines del pan» o motines del hambre, entre 1854 y 1856, algunos de los cuales fueron liderados por combativas mujeres que fueron ejecutadas.

También hemos conocido importantes luchas obreras en los núcleos industriales modernos, por no hablar de la resistencia al fascismo protagonizada por el pueblo de Madrid, etc.

Sucede que esas luchas obreras y populares en Castilla fueron enterradas bajo un manto de silencio por la propia izquierda españolista, quien como es obvio, y estamos viendo estos días con el proceso de autodeterminación en Catalunya, hace una interpretación muy particular del marxismo para defender la unidad de España por encima de cualquier diferencia de clase, sin llegar a entender o precisamente por ello, que esa cosa llamada España no es más que el marco estatal de acumulación capitalista que impone su dominio por la fuerza bruta, como siempre ocurrió. Creen en el cuento de hadas de que hay otra manera de hacer España y, si alguna vez la hubo, fue derrotada a sangre y fuego.

En este contexto la conciencia de clase y la conciencia nacional del pueblo trabajador castellano es muy débil. Nuestra tarea es trabajar, educar, convencer de que lo uno va de la mano de lo otro, y de que no habrá liberación social sin liberarnos de las cadenas imperiales de un estado opresor. En ello estamos…

Boltxe: Como comunistas que os reivindicáis ¿Qué valoración hacéis del reformismo y el ciudadanismo que asola prácticamente todos los rincones del Estado y del planeta?

COMCAS: El sistema capitalista y el Estado siempre han articulado mecanismos para prevenir la aparición o frenar la posibilidad de que amplios sectores de la clase obrera de nuestros pueblos tomaran conciencia hacia posiciones revolucionarias, rupturistas con el modelo de estado imperante. El reformismo siempre estuvo muy presente en la historia del movimiento obrero y popular y se impuso en el tardofranquismo entre las izquierdas para evitar una verdadera ruptura democrática. Su hegemonía entre las clases populares se ha impuesto hasta hoy y, además, desde el movimiento 15M ha ganado terreno el «reformismo del reformismo» que representa Podemos. Bajo un discurso rupturista y de confrontación con el sistema se esconde una política vergonzante de conciliación de clases y de sumisión a los intereses del estado y por tanto de las oligarquías españolas. Lo hemos podido ver estos días respecto al proceso de autodeterminación del pueblo de Catalunya, donde los líderes de Podemos han hecho gala de un españolismo igual de nauseabundo que los del PP. Pablo Iglesias nos quiere contar la milonga de que cuando gobiernen ellos (junto al PSOE, se entiende) en España, se le «otorgará» a Catalunya el derecho a decidir su futuro. Eso es como creer en los reyes magos, quedan muy bien, pero los reyes son los padres, como todas sabemos.

Por otra parte da la misma vergüenza, aunque no nos ha sorprendido, la posición que otra gente de izquierda, como IU o incluso sectores que se autoproclaman comunistas españoles clamando contra el referéndum del 1 de octubre y anunciando que un futuro prometedor de toma de conciencia de la clase obrera «española» y el advenimiento del socialismo garantizaría el derecho de autodeterminación de Catalunya. Pero nos dicen que ya para entonces los catalanes y catalanas caerán seducidos por las bondades de la república española… Una vez más deforman el marxismo, lo reducen y manipulan clamando que socialismo y cuestión nacional son antagónicos.

Así las cosas, el ciudadanismo y el reformismo de nuevo cuño fracasarán de nuevo, porque las oligarquías españolas se desharán de ellos cuando dejen de servir a sus intereses de clase.

Boltxe: ¿Qué visión tenéis del marxismo? ¿Cómo pensáis que se aplica en la lucha concreta del pueblo trabajo castellano?

COMCAS: El marxismo es una teoría revolucionaria en movimiento y como tal se ha ido enriqueciendo no sólo con las aportaciones de grandes teóricos marxistas después de la desaparición física de sus fundadores, sino también en el terreno de la práctica, en la aplicación de la teoría marxista en los procesos revolucionarios de construcción del socialismo a lo largo y ancho del planeta. Se desarrolló en China, en la URSS, en Cuba, en los MLN de América, África, en Euskal Herria… y en cada lugar, con las especificidades propias del desarrollo de la lucha de clases se aplicó con mayor o menor rigor, si es que se puede decir así. Lenin, Mao, Trotsky, Fidel, Marulanda, Ho Chi Minh, Rosa Luxemburg, el Che, Thomas Sankara, Argala, Alejandra Kollontai, y tantas otras y otros han ido enriqueciendo el marxismo, haciéndolo más grande y demostrando que no es un tótem enterrado en el siglo XIX como nos quieren hacer creer, sino una herramienta de lucha que goza de buena salud.

Cuando en Castilla nos oponemos a las minas de uranio o los cementerios nucleares que quieren destrozar nuestro entorno, cuando estamos enfrentando la deslocalización de empresas, cuando estamos reivindicando nuestro propio proceso de construcción nacional no estamos haciendo otra cosa que aplicar el marxismo en las condiciones específicas de nuestra tierra y de nuestro pueblo, al menos eso intentamos.. Como decía Roque Dalton en su poema «“sobre dolores de cabeza” el comunismo será una aspirina del tamaño del sol». Mientras tanto la lucha por el socialismo nos dará muchos dolores de cabeza.

Boltxe: ¿Cómo veis la situación de la mujer y sus luchas en Castilla?

COMCAS: COMCAS se define como una organización castellanista, comunista y feminista, para nosotras la lucha contra el patriarcado forma parte indisoluble de nuestra identidad, el combate contra el estado, contra el capital y el patriarcado es para nosotras la misma lucha, no se pude parcelar ninguna de ellas.

La mujer castellana sufre una triple explotación, por ser mujer, por formar parte de una nación oprimida y por ser clase obrera. Esa triple explotación que las comunistas castellanas vemos muy clara no lo es tanto en otros sectores del movimiento feminista, en eso queda mucho trabajo por hacer. En primer lugar llamar a las cosas por su nombre, cuando los medios hablan de violencia de género nosotras lo llamamos terrorismo machista, los feminicidios no son casos aislados sino consecuencia de una sociedad capitalista y patriarcal opresora que suelta la lagrimita fácil cuando se comete un asesinato machista pero que permite y alienta la utilización de la mujer como mera mercancía.

Pero hay razones para decir que en general, en Castilla, el movimiento feminista de clase está avanzando y en algunos lugares concretos con experiencias muy positivas como la de la Plataforma por una sexualidad y aborto libres de Valladolid. Pero bien, hemos de reconocer que en esta lucha queda mucho camino por recorrer…

Boltxe: Hemos hablado de Compostela y del Manifiesto que allí firmamos conjuntamente con otros colectivos galegos, andaluces, catalanes… ¿Qué valoración hacéis de dichoManifiesto Internacionalista y que pensáis que puede aportar a las luchas de nuestros pueblos?

COMCAS: Nuestra valoración es muy positiva. Hay que decir que hasta ese momento COMCAS era una organización casi invisible para otros colectivos y organizaciones de liberación nacional y que a partir del encuentro de Compostela el castellanismo ha despertado mucho interés, dentro y fuera de nuestra tierra. Especialmente agradecemos a las compañeras y compañeros de Agora Galiza su invitación a participar en el día de la patria galega, pero también a Boltxe, que siempre nos apoyó.

Creemos que la firma del Manifiesto de Compostela visibiliza la existencia de un nacionalismo anticapitalista, socialista y anti patriarcal que tiene voz propia y que hace de la solidaridad y el internacionalismo uno de sus principales pilares. Ese Manifiesto tiene especial importancia porque se firma en pleno proceso de autodeterminación del pueblo catalán, y la firma de las CUP en el mismo ha generado una solidaridad de ida y vuelta que se está viendo reforzada día a día.

También somos conscientes de que ese Manifiesto y el mismo hecho de que organizaciones que no somos mayoritarias dentro de los movimientos nacionales hayamos iniciado un camino juntas, ha levantado ciertas ampollas entre algunos sectores y seguramente pondrá en guardia también a los aparatos del Estado que lógicamente no les interesa nuestra unión.

Pero avanzaremos juntas y después del día de la patria galega, la Diada y la firma de comunicados conjuntos de apoyo a la autodeterminación de Catalunya, vendrán más iniciativas, y ahí estaremos las comunistas castellanas junto a las demás organizaciones que lo suscribieron.

Boltxe: La Diada, el Referéndum de Catalunya… fechas muy importantes que afectan no solo a Catalunya… ¿Pensáis que hay posibilidades de dar la vuelta a esta situación de opresión y explotación que sufrimos y que pueda abrirse paso el derecho de autodeterminación?

COMCAS: Como nos enseñó el Che Guevara, la solidaridad es la ternura de los pueblos, y cuando esa solidaridad se convierta en una ola imparable el estado español tendrá los días contados. De momento ahora todas y todos estamos al lado del pueblo de Catalunya, su lucha es la nuestra, y viceversa.

No nos cabe la menor duda de que el imparable proceso de autodeterminación del pueblo catalán es un torpedo a la línea de flotación del Estado español, que viene haciendo aguas desde hace tiempo. España es un Estado que se ha ido fraguando a base de la imposición de su dominio por la fuerza bruta, pero su decadencia no tiene vuelta atrás y a la autodeterminación de Catalunya le seguirá un aumento de la conciencia nacional de otros pueblos sometidos por el Estado. Eso sí, somos conscientes de que será una lucha difícil no exenta de sacrificios, y el Estado no reparará en utilizar la brutalidad que le caracteriza para frenarnos, pero los pueblos sabremos salir adelante.

Boltxe: Ya para terminar…. ¿Cómo veis desde Castilla las luchas del pueblo trabajador vasco?

COMCAS: Siempre vimos la lucha del pueblo trabajador vasco con un profundo cariño y admiración por su capacidad de entrega y de combate. Nunca, ni en los momentos más difíciles ocultamos ese cariño y solidaridad, ahora como COMCAS y antes desde las organizaciones en las que militáramos, lo que a decir verdad nos granjeó no poca hostilidad por parte de algunos gurús del comunismo español.

Fuimos bien recibidas en el Internacionalista Eguna en las ocasiones que fuimos invitadas, hace ya años, en las manifestaciones pro amnistía a las que acudimos…

Es cierto que vemos con cierta preocupación el camino que han tomado algunas organizaciones emblemáticas de la izquierda abertzale, pero cada cual debe tener su proceso y no seremos nosotras quienes digamos cómo han de hacer las cosas.

Recientemente estuvo en Bilbao una delegación de nuestra organización en una manifestación pro amnistía organizada por el Movimiento por la Aministçia y contra la Represión, y respaldamos sin fisuras sus reivindicaciones, que por otra parte son las reivindicaciones históricas de la izquierda abertzale.

Sentimos un profundo respeto por la lucha del pueblo vasco y estamos convencidas de que Euskal Herria conseguirá su independencia y construirá el socialismo, haciendo honor a tantas mujeres y tantos hombres que lo han dado todo por esa causa.

Pues nada más, compañeras es seguro que seguiremos en contacto y mediante esa joya que es el internacionalismo, tendremos oportunidades de compartir espacios de lucha y compromiso.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario