martes, 17 de julio de 2012

Injerencia Colonialista Garzoniana

Una parte de la izquierda mexicana se encuentra representada en el PRD, se trata de la izquierda "moderada", la izquierda progre, la izquierda que no quiere hablar ni de Marx, ni del Che, ni de esas cosas radicales.

Esa izquierda mexicana es la que se ha unido al coro internacional por mantener a Baltasar Garzón en el Walhalla de los Prohombres.

Es esa misma izquierda mexicana, la izquierda partidista, la que está hoy engarzada en un proceso político encaminado a deslegitimar la imposición de Enrique Peña Nieto, el ultra conservador que ha sido colocado en la antesala de la silla presidencial por la oligarquía mexicana, y como no, por los amos del dinero sin banderas y sin fronteras, como lo demuestra esta nota publicada en la página SDP Noticias:



El magistrado y abogado Baltasar Garzón señala que los millones de votos a favor de Enrique Peña Nieto “debería ser suficiente argumento para acallar las protestas y no revivir los tristes episodios de 2006”.
El juez español Baltasar Garzón aportó su opinión sobre el escenario postelectoral a través de una columna titulada “Saber ganar y saber perder”.
 
En ella describe que “la limpieza de todo proceso electoral en una democracia resulta fundamental porque, si existiera fraude, se estaría cometiendo la mayor traición al pueblo”, sin embargo considera que Andrés Manuel López Obrador no  aporta pruebas “contundentes y definitivas”.
 
“Pruebas que, además, deberían haber sido puestas de manifiesto ante quien tiene que dirimir si el reproche es o no fundamentado. Actuar de otra forma demostraría una intención manifiesta de torcer la voluntad popular porque no has sido el elegido” sentencia el juez.
 
Por otro lado asegura que conoció a López Obrador en 2004 a quien describe como una “persona profundamente demócrata y seria, con ideas novedosas y diferentes” pero que en 2011 conoció en Enrique Peña Nieto de quien dice “me dio la impresión de que se trataba de una persona de firmas convicciones democráticas y con la clara decisión de apostar por un cambio profundo”.
 
Nuevamente, en la columna de opinión del juez español, aparece el argumento de que Obrador es “un mal perdedor” e indica que las movilizaciones a lo largo del país son a favor del político tabasqueño.
 
“Andrés Manuel López Obrador, en vez de reconocer la derrota y saludar al contrario, ofreciéndose al mismo, como ha hecho la tercera de los candidatos, Josefina Vázquez Mota, para afrontar los difíciles retos que aguardan a México, ha decidido, de nuevo, sembrar el desconcierto apoyado, en esta ocasión, por las redes sociales y movimientos ciudadanos afines al mismo, para cuestionar no solo la elección sino el propio sistema, en una suerte de decisión revolucionaria sin retorno ni justificación aparente”.
 
Respecto a Enrique Peña Nieto, lo califica de “humilde” y con una actitud “descargada de soberbia”.
 
“Sus palabras de agradecimiento al pueblo mexicano por “esta segunda oportunidad” que da al PRI y la contundencia de su mensaje en favor de la democracia, la libertad y la transparencia, han sorprendido a muchos que se han quedado descolocados al no coincidir lo que vaticinaban con lo que está sucediendo. Y, sobre todo, indican el firme propósito de gobernar de una forma diferente a aquella que afirman los que le cuestionan, no por sus deméritos, sino por los que en el pasado acumuló el partido al que pertenece”.
 
Finalmente, el juez justifica su postura a favor de Enrique Peña Nieto, indicando que Andrés Manuel López Obrador “no asumen la nueva realidad política de un país que no le ha dado la confianza mayoritaria para dirigirlo”.


Así es, su mítico juez, el Quijote que "se atrevió contra Pinochet", ahora está convertido en mensajero de La Zarzuela, la Madre Patria quiere a Peña Nieto, hasta nunca Andrés Manuel.

Pobre, Andrés Manuel, a quien un día el mismo Cuauhtémoc Cárdenas le recriminó no haber participado más activamente en la campaña de apoyo a los seis refugiados vascos presos en México por instrucciones de Baltasar Garzón, como puede ver, Roma no paga a traidores.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario