viernes, 30 de diciembre de 2011

Más de lo Mismo

Hemos recibido este comunicado de parte de los amigos de Eguzki vía correo electrónico:


El nuevo gobierno español no quiere cerrar Garoña
Ayer mismo, Jose Manuel Soria, Ministro de Industria, Energía y Turismo, dejo entrever cual va a ser la política energética del nuevo gobierno. Según el Gobierno Español es imprescindible mantener los sistemas de producción energética actuales para que la factura de la luz no suba en el primer trimestre del 2012. Esto se traduce en que el gobierno no tiene ninguna intención de cambiar el actual plan de producción energía, así, el peso de cada método de producción en el mix energético no cambiará. O lo que es lo mismo, el gobierno del PP hace una apuesta clara por los métodos de producción tradicionales y contaminantes. Según las declaraciones del Ministro, reforzar las energías renovables supone un sobrecoste que ni el estado, ni l@s ciudadan@s ni las empresas eléctricas pueden asumir. Pero esta afirmación solo es real en el caso de l@s ciudadan@s, ya que la situación de los otros dos agentes mencionados es muy diferente, sobre todo en el caso de las empresas. Estas últimas, no tienen dinero para invertir en las renovables pero sí para investigar en nuevos métodos de extracción y utilización de fuentes de energía agotables, como el fracking.
Por otro lado, el Ministro anunció que veía con buenos ojos la utilización de infraestructuras que ya están amortizadas entre ellas Garoña. A pesar de que el Gobierno Español no ha tomado ninguna decisión respecto a esta central, el gobierno cree que no hay ninguna razón para el cierre de la misma. Por lo tanto, creen que es posible alargar la actividad de la central otros seis años.  Para dar más fuerza a esta decisión, el Ministro de Industria mencionó el informe presentado por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en el 2009, que recogía un nuevo plazo de actividad de la central de 10 años.
Aún así, las decisiones tomadas por el CSN no obligan al gobierno a mantener esos plazos. Un ejemplo claro es la decisión tomada por el gobierno del PSOE de cerrar Garoña el 1 de  julio del 2013. Como resultado de esta decisión la empresa Enresa presentó la semana pasada un plan para el desmantelamiento de Garoña. Pero existe un peligro inminente de que este plan no prospere ya que el nuevo gobierno parece que quiere ampliar el periodo de actividad de la central.
Pero, el Ministro no mencionó, que aunque la Central de Garoña ha pasado las pruebas de estrés realizadas por el CSN, para poder asegurar un nivel de seguridad adecuado hay que hacer numerosos cambios en la central. Es decir, el Gobierno tendrá que invertir en la misma. Pero, ¿no habíamos dicho que el Gobierno no tiene dinero? Además, hay que recordar que el informe definitivo sobre los exámenes hechos a las centrales no será publicado por el Consejo Europeo en junio del 2012. De todos modos, como venimos denunciando estas pruebas solo sirven para calmar a la opinión pública, ya que además de ser incompletas nunca podrán afirmar que la energía nuclear es segurar ya que hoy en día no contamos con los conocimientos ni la tecnología necesarias para controlar esta fuente de energía.  
Garoña debería estar cerrada, ya que fue diseñada para estar en activo 40 años y ya han pasado 42. Además, este tipo de decisiones, pueden suponer un precedente en el Estado Español que suponga el regreso a la energía nuclear, apartándose del camino dejar la energía nuclear de lado, emprendido por varios países europeos (Alemania, Bélgica o Suiza). Además, si miramos al país vecino, el ministro francés de Industria y energía, Éric Besson, puso en marcha una comisión de consulta para elaborar las políticas energéticas en el horizonte de 2050 que deberá barajar "diferentes escenarios", incluido el cierre total de las centrales nucleares
Así, Eguzki Talde Ekologista, le pide a Jose Manuel Soria que:
1. Respeta la voluntad popular de Euskal Herria y la decisión tomada en abril por el Parlamento con los votos de PSOE, PNV y ERC-IU-ICV de cerrar Garoña en el 2013.
2. No utilice los problemas económicos del Estado como excusa y que mantenga el plan de desmantelamiento de Garoña y que apueste por las energía renovables.  Tantos puestos o más se conseguirían con el desmantelamiento de Garoña que con su continuidad.
3. No eluda su responsabilidad y que haga frente a los posibles accidentes nucleares. Ya que estos son fruto de la mano del hombre, consecuencia de un modelo energético nada seguro, costoso, impredecible y cuyos efectos y residuos los asumimos tod@s. Un modelo que demuestra que no somos capaces de garantizar su inocuidad durante los miles de años de radioactividad.
           
En definitiva EGUZKI defiende que la energía nuclear debe ser desterrada, eliminada y que alargar la vida de la central de Garoña no beneficia a la ciudadanía sino a la industria y responde a intereses corporativos frente al interés general, la salud y la seguridad de las personas. 
Por lo tanto, exigimos que si no se puede garantizar la seguridad de las centrales nucleares, se  cierren de manera inmediata.

  
NUKLEARRIK EZ!! GAROÑA ITXI ORAIN !!!


°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario