sábado, 17 de mayo de 2008

Tortura Carcelaria

Precisamente cuando el enviado de la ONU al estado español ha insistido que "en España no ha tortura" un preso político sufre la brutal violencia que Madrid tiene implementada en contra de los vascos. Esta nota al respecto ha sido publicada en Gara:

Carceleros de Soto del Real apalean por dos veces al etxarriarra Hodei Ijurko

La abogada del preso político de Etxarri-Aranatz pudo ver en la prisión de Valdemoro, a donde lo trasladaron después de golpearle, las consecuencias de los golpes de los carceleros: un ojo morado. Ahora, trasladado de nuevo, Ijurko se encuentra incomunicado en Curtis.

GARA |

El prisionero político de Etxarri-Aranatz Hodei Ijurko fue objeto de sendas palizas por parte de los carceleros de Soto del Real el pasado 3 de mayo. Después, tuvo que permanecer tres días incomunicado, en aislamiento. A fecha de hoy sigue en la misma situación en la cárcel de Curtis.

Según informó ayer el organismo antirrepresivo Askatasuna, el joven prisionero navarro llegó el pasado 3 de mayo a la madrileña cárcel de Soto del Real, después de permanecer varios días en el de Iruñea por tener que asistir a un juicio en la capital navarra. Tal y como relató Askatasuna, Ijurko pidió, junto a un preso social, el uso del derecho a la primera llamada en el módulo de ingresos. Solicitud que el funcionario de prisiones, al parecer, «se tomó mal».

Cinco funcionarios en la celda

Acto seguido, el citado carcelero procedió a registrar las pertenencias de Ijurko, así como los del señalado preso común. Mientras que con los enseres de este último no hubo problemas, con los del joven etxarriarra el carcelero procedió a retenerlos; entre ellos, papeles obligatorios para poder concertar visitas o realizar comunicaciones telefónicas con sus allegados y que, previamente, «ya habían pasado por Seguridad».

El joven indicó al carcelero que ese material no podía retenerlo, a lo que éste contestó que «podía retener lo que él quisiera». En la discusión, Ijurko fue abofeteado y un segundo funcionario lo tiró al suelo, donde ambos, según Askatasuna, lo golpearon. Uno de ellos «poniéndole el pie sobre la cabeza, y el otro con una porra por todo el cuerpo». Poco después, trasladaron a Ijurko a una celda de aislamiento, donde se personaron cinco funcionarios y volvieron a apalearlo, según denunció el organismo antirrepresivo.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario