miércoles, 21 de mayo de 2008

La Voz de Amnistía Internacional

Manuel F. Trillo responde y le agradece la valentía mostrada en el derecho de réplica a nombre de Amnistía Internacional por parte de Nicola Duckworth.

La respuesta ha sido publicada en inSurGente:


Amnistía Internacional tiene la voz

Manuel F. Trillo

El 23 de abril, inSurGente publicó un artículo de nuestro colaborador Manuel F. Trillo, profesor de Derecho, titulado «Gestoras pro Amnistía y Amnistía Internacional» que el diario Gara reprodujo íntegro el 6 de mayo. Nueve días después, el 15 de mayo, la directora del programa regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional (AI), Nicola Duckworth, contestaba también en Gara en nombre de AI al profesor en otra nota titulada "En respuesta al artículo «Gestoras pro Amnistía y Amnistía Internacional» de Manuel F. Trillo" en el que acusaba recibo del escrito y manifestaba su preocupación por las denuncias de torturas y por la política de dispersión de presos. Ahora, de nuevo el profesor Manuel F. Trillo se dirige a AI.

Y la palabra, también la palabra, que reclamaría Blas de Otero. Amnistía Internacional (AI) permite que la voz no se pierda en la maleza, y que las palabras no sean vanas ni huecas. En este tiempo, en todo tiempo, siempre, la voz de los nadies nunca ha llegado a oírse en las escalinatas de palacio, nunca son oídas por quienes dicen defender al “nadie” porque se descubre que están vendidos a los intereses del poder político y económico. Admiro la valentía y la franqueza de AI, pues con todas las limitaciones y todas las discrepancias –sobre todo en el caso anterior del preso De Juana Chaos, y que fue suficientemente debatido- he de decir que es muy satisfactorio la tremenda y terrible denuncia que hace del Estado español en lo que toca a las torturas. Quien tenga interés en leer tal informe – se lo recomiendo muy especialmente al Ministro del Interior Rubalcaba y a Zapatero para que dejen de decir gilipolleces que no son propias de hombres de Gobierno- lo tiene en Sal En La Herida.

Esta actitud de AI y su postura contra las torturas en España, es absolutamente loable, más aún cuando está en el candelero por la decisión del Parlamento Vasco hace unos días denunciando la existencia de tales prácticas por parte de la policía y de la guardia civil. Esto ya no se puede negar, no se puede borrar, y no se puede eliminar de la historia reciente. Por eso Rubalcaba –el que calla sobre los crímenes de Estado- ha saltado como una hiena sobre un elefante, y no se ha dado cuenta que el tema de la torturas es un elefante desbocado, y que los Gobiernos a los que perteneció – en primera o segunda fila- indultaron a torturadores convictos. La canallería de este sujeto que llegué a tomar por persona inteligente – ya veo que sólo tiene la de un pillastre- no tiene límites, al afirmar que "aquí no se ampara nada, y mucho menos las torturas".

Pues sí Rubalcaba, se amparan incluso crímenes de Estado juzgados y condenados en la máxima instancia judicial española. Se ampara la tortura cuando se indulta a los torturadores, y se ampara el crimen de Estado cuando un general de la Guardia Civil se encuentra fuera de la cárcel habiendo sido condenado a más de 60 años de cárcel. Se ampara a nuestros criminales favoritos, eso es lo que debería de decir el Ministro Rubalcaba.

Por eso la voz de AI es alta y clara cuando aborda estas cuestiones, y en este sentido he decir que a veces se pide más y más a los defensores de los derechos de la persona llegando incluso para ello a la descalificación gratuita. Cada cual, y esto es lo que uno aprende cada día, hace aquello para lo que tiene fuerza, aunque en ocasiones no parezca que hacen todo cuanto deben. Mi reclamación, mi exigencia si se quiere, a AI para que tome en consideración el caso que se ventila en la AN contra las Gestoras Pro-Amnistía viene motivado por la necesaria urgencia de que su dirección regional para este lugar del planeta concluya al menor plazo de tiempo posible una resolución para defender a las personas enjuiciadas en el sumario 33/01, pues mucho me temo que los magistrados tienen ya diseñadas la líneas básicas de la sentencia y que serán condenados aplicando el derecho penal del enemigo.

Negar a estas alturas de la historia y del conocimiento de los hechos que en España se tortura y se encarcela sin juicio previo; que se censura; que se amenaza con años de cárcel; que se favorece la delación y la mentira procesal; que se aplica el Derecho penal del enemigo (G. Jacobs) a los independentistas vascos, a los republicanos que manifiestan su rechazo a la monarquía públicamente, a los sindicalistas incómodos y que no están dispuestos a comulgar con ruedas de molino, a los antifascistas que denuncian las agresiones a los inmigrantes o a cualesquiera otros colectivos, incluso a los jóvenes universitarios opuestos al plan-Bolonia, negar todo esto no es solo una memez, es un delito de lesa justicia, que aunque no esté penado no deja de ser por ello grave y muy perjudicial para la convivencia.

La voz de AI llega muy lejos, más lejos que la mía y que la de miles de personas individualmente consideradas. Por eso es una alegría ver que en su comunicación al Diario Gara aclara sin ambages que “Amnistía Internacional pone de relieve la insuficiencia, ineficacia y falta de imparcialidad y exhaustividad de los mecanismos internos y judiciales para investigar tales violaciones de derechos humanos (en España)”. Y si a alguien le cupiera alguna duda –quizás Garzón acabe llamando declarar a los miembros de AI considerándolos dentro del “todo es ETA”- aquí tenemos una conclusión rotunda: “Amnistía Internacional continúa investigando y planteando motivos de preocupación en torno a cuestiones de derechos humanos relevantes para el País Vasco. Desde mayo de 2002, Amnistía Internacional ha expresado su preocupación por entender que ciertos artículos de la Ley de Partidos Políticos son imprecisos y amplios y que puede interpretarse que prohíben actividades políticas que buscan, por medios pacíficos y democráticos, propugnar cambios en los principios constitucionales o las leyes”.

Por mi parte, quiero decir que la respuesta de AI es tan correcta desde todos los puntos de vista, que sólo espero que nadie venga a intervenir de una manera torticera desde dentro de la organización –aún recuerdo a Laborda, que fue Presidente del Senado, cómo hace años quiso imponer su criterio como miembro y en su condición de político castellano y socialista- para abortar una conclusión negativa para el Estado español. No lo consiguió ese Laborda y otros para el caso de España en aquel momento. Por ello aún conservo mi confianza en que un “tribunal” y una “tribuna” como AI ayude a recuperar los derechos civiles y políticos en Euskal Herría.

Por último doy públicamente las gracias, por la respuesta a Nicola Duckworth directora del programa regional para Europa y Asia Central de AI. Pues de bien nacido es ser agradecido dicen en esta tierra. Dirigirse a los magistrados de la AN es una estupidez muy grande, me temo, pues su labor consiste en aplicar los principios penales que ya estaban en uso durante el período nazi en Alemania (el derecho penal de la voluntad). Pero si hubiera un alma jurídica en ese tribunal, debiera de levantarse en defensa del Derecho, de un Derecho penal objetivo, y restablecer de este modo – aunque sólo sea en parte- el Estado de Derecho al que tan indecentemente apelan Rubalcaba y Zapatero. Gracias Nicola porque aún tenemos la esperanza de que consigamos algo justo en este territorio de hienas.




.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario