martes, 26 de febrero de 2008

Askapena : Crónica Diaria de la Digngindad Popular II

Aquí tienen el Paso a Paso más reciente de Askapena:

Independentzia eta Sozialismorantz

Euskal Herria Paso a Paso

Servicio informativo de ASKAPENA Nº211

Crónica diaria de la dignidad popular (II)

Dada la intensidad de estas fechas, seguimos haciendo la crónica diaria de guerra de los Estados y de la contundente dignidad popular.

Domingo, 10 de febrero de 2008. Tal y como se podía temer, se cumplieron los peores augurios. A lo largo de la mañana, la policía vasco española fue tomando la zona donde estaba convocada la manifestación de la izquierda vasca: vehículos policiales camuflados, el sobrevuelo de los helicópteros, puentes de autovía ocupados, sucesivas líneas de policías armados hasta los dientes. Simultáneamente, a 100 Km. de ese escenario de guerra, los mismos responsables de la policía celebraban un acto protocolario en Donosti. Convocados por una Plataforma cívica de la que ellos mismos se han dotado, reclamaban para el pueblo vasco la capacidad de decisión.

El pueblo vasco, unas 10.000 personas- acudieron a Bilbao sabiendo de antemano que les esperaba la represión implacable. Le plantaron cara a la prohibición: primero se sentaron en el suelo coreando consignas, luego intentaron avanzar por otras calles distintas de las previstas?Todo fue inútil. La violencia policial se cebó contra ellos dirigida por los mismos que a esa hora, en espectáculo galante, se ofrecían como garantes de la capacidad de decidir. Los reprimidos en Bilbao replicaron a la violencia policial llenando la calzada de obstáculos para que las furgonetas policiales no pudieran desplazarse. Una respuesta contundente y firme ya que la protesta se extendió por todo Bilbao.

Horas más tarde, y en una convocatoria de urgencia, cualificadas personas de la izquierda vasca dan una rueda de prensa en un hotel de Bilbao convocando huelga general para el día 14 de febrero.

A lo largo del día se producen continuos sabotajes: incendio de contenedores, quema de cajeros automáticos, incendio de repetidores de telefonía móvil e instalaciones de Iberdrola, apedreamiento de una sede bancaria del BBVA y de partidos políticos como el PP, PSOE, PNV.

Lunes, 11 de febrero. En la madrugada del día 11, el Estado responde con más represión a la contundente movilización de Bilbao. No puede tolerar que el pueblo vasco viva y se manifieste cuando el Estado español se lo prohíbe. El propio Garzón se desplaza a Euskal Herria acompañado de dos fiscales de la Audiencia Nacional y 400 policías. A lo largo de la madrugada detiene a otros 14 dirigentes de la izquierda vasca que son trasladado inmediatamente a Madrid. Durante la operación se registran y precintan dos sedes de ANV. El Ministro de Interior aclara que esto es una advertencia para quienes intenten ocupar el vacío de quienes están siendo encarcelados.

El mediodía del lunes comparecen en Donosita decenas de electos de la izquierda vasca. Anuncian su disposición a seguir con el trabajo político a pesar de las incontables detenciones. El Comité Nacional de LAB realiza una comparecencia pública y convocan concentraciones y manifestaciones para el día 14.F. Reiteran su conocido planteamiento de que se vive un estado de guerra al que la clase trabajadora tiene que hacerle frente.

En Iparralde (País Vasco en territorio francés) distintas formaciones políticas: Abertzalen Batasuna, Batasuna, EA y LCR- Pays Basque anuncian una convocatoria conjunta en Baiona para la tarde del día 14.

Los concejales de ANV en el Ayuntamiento de Iruñea aprovecharon el pleno para manifestar su denuncia. La alcaldesa, vinculada al PP, dio orden de que fueran expulsados del pleno.

El Ayuntamiento de Bergara, dirigido por ANV, sesionó largas horas para emitir un comunicado. Las fuerzas españolistas querían que se redactara un comunicado y que se convocara una concentración para condenar el atentado de ETA. ANV reclamaba que se hiciera una condena de todas las violencias, incluidas las ilegalizaciones, detenciones masivas. Los constitucionalistas no aceptaron este planteamiento.

Hubo múltiples movilizaciones en las calles a lo largo del día. También hubo movilizaciones en la Universidad de Leioa ya que uno de los detenidos es profesor de esa Universidad.

Liga Cela y Espacio Alternativo manifiestan su solidaridad con la izquierda vasca.

Martes, 12 de febrero. La derecha que gobierna el ayuntamiento de Iruñea se adelanta a las resoluciones judiciales y disuelve en grupo de ANV en dicho ayuntamiento.

Durante este día se suceden los llamamientos a participar en la huelga general del día 14: La Mesa Nacional de Batasuna emite un comunicado en el que recuerda que ha sido la lucha popular la que ha generado las actuales condiciones de conciencia que está desenmascarando tanto al Estado como a sus colaboradores. Advierte que vivimos tiempo de compromiso y de lucha y llama a participar en la huelga general. Otro tanto hacen varios colectivos de jóvenes delante de la sede del PSOE en Donosti.

En solidaridad con Euskal Herria, una treintena de universitarios increpan a una dirigente destacada del PP que fue a la Universidad de Santiago para dar una conferencia.

Jueves, 14 de febrero. Desde primeras horas fueron centenares las empresas que no abrieron sus puertas y miles los trabajadores que no acudieron a sus puestos de trabajo. Desde primeras horas del día se produjeron acciones de desobediencia civil: personas que cortaban vías o carreteras colocando sus cuerpos como impedimento humano; sabían que en breves minutos sería identificados, detenidos y que deberían de hacer frente a responsabilidades penales que conscientemente asumían.

A medida que avanzaba la jornada, se realizaban concurridas cadenas humanas (siempre vigiladas de cerca por la policía) que iban recordando a los comerciantes que se trataba de un día de huelga general. En muchos casos no hacía falta el recordatorio; sobre todo en poblaciones medianas y pequeñas, casi todos los establecimientos permanecieron cerrados por iniciativa de los propietarios. El paro tuvo especial incidencia en la enseñanza: cientos de profesores y miles de alumnos cambiaron ese día la docencia por la militancia activa. A las 12 del mediodía, en todas las capitales de provincia y en pueblos grandes, miles de personas salieron a las calles secundando las convocatorias del sindicato LAB.

Por la tarde, se repitieron las movilizaciones del mediodía. La izquierda vasca calcula que unas 40.000 personas se movilizaron para expresar su desacuerdo con la política represiva y valora como muy importante la respuesta conseguida. Se trata, sin duda, de la huelga general más fuerte de todas las que se han ido convocando en estos últimos años.

Respuesta contundente y vigorosa a pesar de que, desde el propio Gobierno Vasco, se estuvieron lanzado mensajes desmovilizadores e intimidatorios, controles policiales, cargas represivas, detenciones y heridos.

No faltaron las acciones de sabotaje: quema de un autobús y de una estación de tren; por la noche desconocidos prendieron fuego a un concesionario de Renault quemando ocho vehículos.

Euskal Herria, 26 de febrero de 2008.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario