lunes, 18 de febrero de 2008

Ecos de Kosovo en París y Madrid

He aquí un escrito que enlaza la independencia de Kosovo con el conflicto político de Euskal Herria.

Ha sido publicado en inSurGente:

Madrid y París ya saben… Kosovo

Manuel F. Trillo

Soy ese espectador de la Historia, porque sujeto no soy ni por activa ni por pasiva, por más que me den la oportunidad de votar en las urnas cada cuatro años o en un necio y estúpido referéndum andaluz en que nada se ventila. Soy ese espectador de la historia grande y pequeña, la de mi abuela, la de Romanones, o ahora la de “rosita la soltera”. De la historia que se ventila en Andalucía, tan chica, tan minúscula con sus 8 millones de habitantes y con una extensión semejante a Portugal (que podría colocarla al más alto nivel de las naciones europeas, como Portugal, no digo más), y la que se ventila en Euskal Herria, más pequeña en la estadística geográfica, pero más grande por voluntad de sus ciudadanos (pero eso no es gratis, queridos; lo pagan con años de cárcel y con persecuciones político-jurídicas, y dentro de no mucho tiempo, se dirá “cómo es que podían ocurrir aquellas cosas”, para resumir que la España de 2008 es una vergüenza al igual que nos avergonzamos de la España de Cánovas y Sagasta). Pasará el tiempo. Soy ese espectador de la historia que ve cómo un narcoterrorista como Ibrahim Taci y su ELK se han colgado de la Historia, y abusando de un derecho universal como es el derecho de autodeterminación e independencia, viene a ser el mandamás de la independencia de Kosovo.

El narcoterrorismo de antaño, los criminales del UCK y los Estados Unidos de América con su base militar en Camp BondSteel –situada en el centro de la provincia albanokosovar-, han conseguido proclamar la independencia de ¿un país?, por favor, no nos tomen por estúpidos, la independencia de una base militar americana. Un país lo será –no me cabe duda- cuando echen a estos sujetos de hoy a la basura de la Historia. ¡Qué alejados de los principios de Rugova, aquel profesor cuya única pretensión era no expulsar a nadie de Kosovo! Ya el colmo es el cambio precipitado de la bandera kosovar, antes roja con el águila negra y una estrella amarilla, y ahora azul y amarilla con los límites de la provincia (nación) y nueve estrellas. Propongo que adopten la bandera de los Estados Unidos con una estrella más. De ese modo se completaría con Alaska y Kosovo y abriría -¡qué emocionante!- la posibilidad de que se inscriban en la bandera yanqui muchas más estrellas.

Es cierto que los kosovares tienen derecho a independizarse, como lo tienen lo vascos, los catalanes o los murcianos. Es cierto que nadie puede inmiscuirse en semejante decisión de independencia, salvo que se pretenda que dominador se inmiscuya del todo otorgando esa independencia... En este caso, Kosovo, país carente de todo tipo de recursos, carente de recursos humanos y tecnológicos, carente de todo lo que debe configurar una país moderno –lo más moderno que hay en Kosovo son las metralletas de su primer Ministro Taci-, cuando tiene un producto interior bruto inferior al de la comarca de la Axarquía, cuando los albano-kosovares se largan de su querida patria para integrase en las mafias internacionales, cuando nada hay que respalde la viabilidad de una nación como Kosovo, resulta que es viable para los EEUU y para la Unión Europea. Que nadie vuelva a abrir su boca respecto a la viabilidad de una nación independiente como Cataluña, Euskal Herria, Galicia, Andalucía, e incluso Aragón o Murcia. Porque todas ellas tienen mayor viabilidad económica que el Kosovo que se acaba de proclamar independiente.

Madrid y París no quieren ni oír hablar de Kosovo. Están esperando que pase el sarpullido. Que pase el bochorno de tener que aceptar la proclamación de independencia de Kosovo, y tragar los sapos que toquen tragar por orden de USA. Putin lo echó en cara, tan imperialista como los que guardan las sagradas llaves del grial unitarista: “En España hay gentes que no quieren ser España”. Tomad y bebed de este cáliz, pues beberéis la sangre de los que lucharon por la independencia de su país durante decenios.

Madrid se esconde hoy detrás del silencio, pero no quiere ver en Kosovo una referencia a la independencia de un territorio –y lo siento por los catalanes y los andaluces y los gallegos, pero vosotros no apostáis nunca nada- como el de Euskal Herria. Los presos vascos en Francia y en España lo dicen alto y claro, su vida es la independencia de su patria. Y si a alguien le puede resultar penosa la mención a la patria, sólo hay que oír a ZP decir que es un “patriota”. Porque es para echarse a temblar, pues cuando los españolistas hablan de patria, corre la sangre por las cunetas y se oyen gritos de dolor en los cuartelillos.

Madrid y París ya saben cuál es el juego: Kosovo ha marcado el fin del camino, aunque no hay color entre los narcoterroristas, los yanquis, y los melindrosos de la UE, y los que apuran su vida en las cárceles españolas y francesas. Detrás de Kosovo está Córcega, Flandes, Escocia, Euskal Herria... todas ellas nuevas naciones, mal que les pese a los unitaristas.

Kosovo y los kosovares deben sentirse felices por alcanzar el ejercicio de un derecho universal, aunque su alegría no es completa, viven miserablemente por mor del sistema económico que les domina. No es una nación socialista, es simplemente una nación independiente, y por ello me alegro, pero en manos de narcoterroristas. Cuánto padecimiento les queda aún a los kosovares que hoy salen a las calles creyendo que todos son iguales en la independencia.

Ya nadie habla de que no es viable económicamente la independencia del País Vasco. Ya se callan los más avispados, aunque siempre hay algunos burros que no se enteran de la misa la mitad. Pues viendo a Letonia, Lituania, Estonia... y ahora Kosovo, a nadie le parece imposible que el País Vasco sea independiente del reino borbónico de España.

Enhorabuena a los kosovares, porque un derecho es para ejercerlo plenamente. Temed lo que viene ahora, pues sois vasallos de un predador y estáis gobernados por la mafia del UCK. Mal asunto ese. Aunque un pueblo que busca su destino lo encuentra por muy largo que sea el viaje y muchos sean los naufragios. Los Taci de hoy serán desalojados del poder y los depredadores habrán de irse para siempre, sólo así serán libres realmente los habitantes de este territorio, hoy un nuevo país independiente.



Es bueno ver que no somos los únicos que ponemos en justa perspectiva la amenaza representada por el UCK y la CIA en todo este asunto de la independencia de Kosovo.



.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario