jueves, 16 de marzo de 2006

Sucedió en Donostia

Mientras los unos muy orgullosos recibían de manteles largos al heredero de un reyezuelo impuesto durante la inauguración de una sucursal más del poderío oligarca:



Los otros se dedicaban a resguardar el princesito:





Los que sí son, sacaron la casta y la dignidad y le recordaron al princesito lo que realmente es, heredero de los quehaceres fascistas de la Europa del siglo pasado:






Y por supuesto, tuvieron que sufrir la represión cuando esta se presentó:









.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario