jueves, 30 de marzo de 2006

El Represor Grande Marlaska

Es curioso ver como tantos y en tantos lugares se dedican a proporcionarle loas a la supuestamente joven democracia en España.

Y sin embargo, cuando se leen notas como la que reproduciré a continuación, uno se pregunta, en que clase de democracia puede un juez actuar de manera prepotente y prejuiciada en contra de los oponentes políticos de un grupo de individuos de obvia orientación fascista como lo son Aznar, Rajoy y Acebes.

Al supeditar la aplicación de la ley a los designios de un partido como el PP que ni siquiera está en el poder, el juez Grande Marlaska pone por los pies la división de poderes, concepto fundamental en cualquier democracia que se precie de serlo.

Pero bueno, alguien tenía que llenar el hueco dejado por el über-clown Baltasar Garzón que hoy por hoy se encuentra en los EUA dictando conferencias a las nuevas generaciones de neo-conservadores estadounidenses.

He aquí lo sucedido ayer, según la nota aparecida en La Jornada:


Arnaldo Otegi, inductor de la violencia, acusa el magistrado; 250 mil euros, la fianza

Decreta juez prisión preventiva para el portavoz de la ilegalizada Batasuna

"Tenemos la oportunidad real de solucionar los problemas", afirma el dirigente nacionalista vasco

DPA, AFP Y REUTERS

Madrid, 29 de marzo. El juez Fernando Grande-Marlaska, de la Audiencia Nacional española, decretó este miércoles prisión preventiva para Arnaldo Otegi, portavoz de la ilegalizada coalición radical vasca Batasuna, hasta que pague una fianza de 250 mil euros (unos 300 mil dólares), justo una semana después de que la organización armada ETA anunció un alto el fuego permanente vigente desde el pasado viernes.

En el auto el magistrado impuso además al dirigente abertzale (nacionalista) a que en caso de obtener su libertad, la obligación de comparecer diariamente -entre las 8 y las 20 horas- en la comisaría de la Ertzaintza (policía autonómica vasca) más próxima a su domicilio, y le prohibió abandonar el territorio español.

Por lo pronto, el líder de la coalición ilegalizada por Madrid al considerarla brazo político de ETA pasará la noche en la cárcel de Soto del Real, 37 kilómetros al norte de esta capital, hasta que pague la fianza lo que podría suceder este jueves o el viernes.

Grande Marlaska acusó a Otegi de ser "inductor" de los actos violentos en el País Vasco el 9 de marzo, entre estos la explosión de dos bombas colocadas por ETA, durante una jornada de huelga convocada por el sindicato nacionalista vasco LAB, y por Batasuna, en la protesta por la muerte de dos etarras en prisión.

El juez justificó su decisión con el argumento de que, aunque considera que Otegi ha incurrido en reiteración delictiva desde que en mayo de 2005 quedó en libertad bajo fianza, "ésta no ha sido plural en el transcurso del último año (...) pudiendo paliar los riesgos con las medidas que actualmente se acuerdan".

No obstante, el magistrado de la Audiencia Nacional consideró que concurren en Otegi "sólidos indicios racionales de criminalidad respecto de su participación en un delito de integración en organización terrorista", y le imputa además, en calidad de "autor mediato o inductor", los delitos de desórdenes públicos, coacciones y estragos terroristas cometidos durante la jornada de huelga del pasado día 9.

Antes de la sentencia del juez, la fiscalía, que la víspera anunció que solicitaría el ingreso a prisión del líder de Batasuna, cambió de criterio y se desistió de pedir su encarcelamiento incondicional.

En vez de ello pidió aumentar la fianza a 100 mil euros, cantidad a la que se le suman 400 mil que depositó en mayo anterior por una fianza que se le impuso en la causa por subordinación de Batasuna a ETA y la supuesta financiación de la agrupación separatista mediante las herrio tabernas (clubes populares).

Durante su comparecencia ante el juez, Otegi se negó a responder a las preguntas que le fueron planteadas, y se limitó a hacer una exposición en la que se definió como "político" y se refirió a la situación que se plantea después de que ETA declaró un alto el fuego permanente.

"Tenemos oportunidad real de solucionar los problemas", dijo el portavoz de Batasuna, que se desvinculó de los actos violentos, incluida la colocación de las dos bombas por ETA, ocurridos en la jornada de huelga convocada en el País Vasco y Navarra.

La izquierda abertzale ha presionado estos últimos días, desde el alto el fuego anunciado por ETA, el 22 de marzo, para evitar el ingreso en prisión de su líder.

Fernando Barrena, portavoz de la ilegalizada Batasuna, advirtió desde el martes anterior que sería "totalmente inaceptable" que Otegi fuera a prisión, y aseguró que un eventual proceso de paz "está por encima de cualquier eventualidad que pueda darse en este momento, en el futuro cercano o a medio plazo".

El portavoz de la coalición desempeñó un papel destacado en las conversaciones que desembocaron en el alto el fuego de ETA, que habrían empezado el día en que el socialista José Luis Rodríguez Zapatero ganó las elecciones de 2004, según señala la revista española Cambio 16.

La cita de hoy fue la primera de las que Otegi deberá afrontar en los próximos meses en este tribunal, donde tiene abiertas cinco causas. El resto de procesos pendientes en la Audiencia Nacional se refieren a supuestos delitos de "enaltecimiento del terrorismo".

Tiene, además, dos condenas firmes, la más reciente de un año de prisión que en noviembre pasado le impuso el Tribunal Supremo por el delito de injurias al rey Juan Carlos, a quien llamó "jefe de los torturadores".

La otra es de la Audiencia Nacional, que lo condenó a seis años de prisión por su participación en el secuestro del empresario Luis Abaitua, cometido por ETA en 1986.

Además, fijó también una fianza de 200 mil euros para que el ex dirigente de Gestoras pro Amnistía, Juan María Olano, y el responsable de comunicación de Batasuna, Juan José Petrikorena, quienes ingresaron en prisión los días 15 y 16, en relación con estos hechos, para que sean excarcelados.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario