viernes, 3 de marzo de 2006

Soberanía con Rigor Mortis

Esta es una muy buena pieza acerca de como las autoridades mexicanas en general y los miembros del PAN en particular (piense usted Vicente Fox, Luis Ernesto Derbez, Carlos Abascal) se han dedicado a demoler la otrora orgullosa soberanía mexicana.

Esto apareció el día de hoy en La Jornada, y se refiere en parte al mentiroso y criminal José María Aznar:



Heriberto M. Galindo Quiñones*

Por supuesto que la soberanía nacional fue mancillada con la infame actitud de la empresa Sheraton, operadora del hotel María Isabel. ¿Acaso es poca cosa que se haya aplicado en territorio nacional la llamada ley Helms-Burton de Estados Unidos? ¿Alguien recuerda la no intervención, la autodeterminación de los pueblos y la solución pacífica de las controversias? ¿Dónde quedaron los principios de la otrora gloriosa política exterior mexicana, contenidos en los preceptos constitucionales plasmados en la fracción décima del artículo 89 de nuestra Constitución Política? ¿Tiene o no vigencia la Ley de Protección al Comercio y la Inversión de Normas Extranjeras que Contravengan el Derecho Internacional, mejor conocida como ley antídoto, que los mexicanos promulgamos en 1996, a iniciativa del presidente Ernesto Zedillo, para defendernos contra las intentonas de aplicar la Helms-Burton con efectos de extraterritorialidad en nuestro país, contra los connacionales que realizan negocios con Cuba, como bien refirió don Gustavo Iruegas hace unas semanas en La Habana?

Independientemente de las acciones administrativas de la Procuraduría Federal del Consumidor en favor de los cubanos afectados constitucionalmente por actitud tan abusiva e intervencionista, lo importante estriba en la violación de nuestra soberanía que llevó a cabo Estados Unidos al instruir a la cadena Sheraton para expulsar de sus instalaciones a los 16 funcionarios cubanos, esgrimiendo la mencionada y horrorosa ley.

No obstante los buenos oficios de nuestra representación en Washington DC, pareciera que es muy poco lo logrado ante la soberbia de la potencia y frente a la afectación de la territorialidad mexicana. Con lo anterior se violó el derecho internacional al que deben acogerse los estados y, que se sepa, nadie del gobierno estadunidense nos ha dado una disculpa diplomática y menos pública, situación que ofende más.

Es secundario argumentar si el inmueble es propiedad de una empresa estadunidense, pues se encuentra ubicado dentro de territorio mexicano, y los que saben no pueden ignorar tal situación. Por supuesto que los operadores de la política del vecino país quisieron demostrar la debilidad del gobierno mexicano actual, señalada previamente por Dimitri Negroponte, responsable de las tareas de inteligencia de la administración de Bush, cuando hablando de gobiernos débiles comparó al de México con el de Haití.

Con lo anterior, por la protección que nuestra Carta Magna otorga a todas las personas que pisen territorio nacional, México y Cuba fueron ofendidos y afectados por decisiones intervencionistas y vejatorias, que van mucho más allá de la imprudencia, la inamistad o la violación de los derechos de consumidores. De allí que sea indispensable defender nuestro país, reclamando trato digno y respetuoso permanente a cualquier nación o Estado.

Es también ocasión para solidarizarnos con Cuba, que ha sobrevivido con heroicidad frente a los embates del imperio, soportando el inhumano bloqueo que lleva más de 40 años afectando la vida de los cubanos.

Por si lo anterior fuera poco, tuvimos otra violación imprudente a nuestra soberanía, propiciada por el ultraderechista ex presidente español José María Aznar, quien terco en involucrarse con los mexicanos, y no contento con el fracaso de sus gestiones, hace varios años, cuando viajó a nuestro país con el propósito de convencer al presidente Vicente Fox de que se adhiriera a la guerra contra Irak, regresó a México, invitado por el PAN, para apoyar a Felipe Calderón Hinojosa, generando una flagrante violación al conocidísimo artículo 33 de nuestra ley de leyes, que señala: los extranjeros no podrán, de ninguna manera, inmiscuirse en los asuntos políticos del país.

Es una pena que la dirigencia panista y su candidato ignoren el contenido de nuestras leyes, o no hayan reparado en los riesgos que la presencia de Aznar les generaría, por tratarse de que sus palabras proselitistas en público estarían generando una indiscutible intromisión política sancionada por nuestras leyes. ¿De qué les ha servido a los panistas haber sido legisladores, dirigentes o funcionarios públicos? Si así nos pretenden gobernar a partir del año entrante estos bisoños y descuidados políticos blanquiazules, imaginemos lo que nos ocurrirá, después de lo que nos ha pasado con el gobierno del cambio. Supongo el enojo y la exclamación que debe haber generado tan aberrante actitud a un docto del derecho como lo es el también panista don Juan de Dios Castro. Pero en fin, y a propósito de españoles, cabría recordar ahora lo que expresa la frase de la legendaria universidad salmantina: quod natura non dat Salamanca no prestat.

Fue penoso ver en la sede del Partido Acción Nacional al ignorante y bajito personaje español, dictando cátedra de simpatías políticas en la capital de una república soberana como es México. Podría perdonársele su falta de cultura y conocimientos sobre las leyes mexicanas, pero no a sus anfitriones. Es válido pensar mal y suponer que el señor Aznar traía muy bien pensado lo que hizo en una clara actitud colonialista española, pues así suelen pensar y actuar los reminiscentes falangistas que todavía existen en España, para vergüenza de los progresistas españoles, que son mayoría y hoy gobiernan aquella admirada nación. Qué bueno que el invitado de los panistas ya abandonó nuestros límites geográficos y regresó a Europa, como dicen en Sinaloa: como la perrita que se tragó el jabón... con la cola entre las patas.

Por supuesto que si tiene vergüenza, Aznar ofrecerá disculpas, al fin que ya estando fuera del país ni quien piense en aplicarle el artículo 33 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Por ello la Cámara de Diputados y el Senado de la República exigieron a la autoridad electoral sancionar al PAN por haber recibido apoyo político y propagandístico proveniente de extranjeros en los términos del artículo 25 del Cofipe.

* Diplomático ( hmgalindo@hotmail.com)

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario