martes, 30 de abril de 2019

Otro Golpe que No Fue

Naiz trae a nosotros este resumen de lo sucedido hoy en la República Bolivariana de Venezuela:


El Gobierno venezolano ha afirmado en la ONU que ha «derrotado» un intento de golpe de Estado respaldado por Estados Unidos y varios países latinoamericanos, a los que ha acusado de buscar «sangre» para justificar una intervención militar.

«Este nuevo intento de potencias extranjeras para promover una guerra civil, abrir las puertas a una intervención militar e imponer un Gobierno títere en nuestro país fracasó», ha afirmado el embajador de Venezuela ante Naciones Unidas, Samuel Moncada.

En una conferencia de prensa, Moncada ha explicado que se ha tratado de «un intento muy peligroso, pero muy torpe, porque no cuenta con la voluntad popular, no cuenta con la mayoría de la nación, mucho menos las fuerzas del orden público y del Estado».

El diplomático ha insistido en que el alzamiento se ha limitado a un reducido grupo de opositores y militares y que ha sido poco más que «una operación mediática de publicidad».

Sin embargo, ha recalcado, podría haber tenido consecuencias peligrosas, al tratar de sacar a gente a las calles haciéndoles creer que había un movimiento mucho mayor del real.

Según ha dicho, el opositor Juan Guaidó «está mandando a la gente a que sea carne de cañón en las calles, buscando sangre a ver si hay algún tipo de conmoción que permita ser usada en los medios».

Moncada ha asegurado que toda esa operación se «desinfló» y que el país vive en total «normalidad», más allá de la zona de Caracas en la que se concentran manifestantes opositores.

Además, ha destacado la cautela de las autoridades en su respuesta y el hecho de que no haya habido ningún muerto durante la jornada, sugiriendo que Washington y sus aliados buscaban precisamente eso para tener un pretexto para actuar.

El embajador venezolano ha insistido en que Estados Unidos estaba al tanto de todo lo que iba a ocurrir y lo ha apoyado, junto a los líderes de países como Colombia, Argentina, Brasil y Chile, entre otros.

Por ello, ha hecho un llamamiento «a la comunidad internacional a rechazar este intento violento promovido por potencias extranjeras para destruir el orden constitucional de Venezuela».

En ese sentido, ha asegurado que le gustaría que el asunto fuese abordado por el Consejo de Seguridad de la ONU, donde por ahora ningún miembro ha solicitado oficialmente una reunión.

Moncada ha arremetido, además, contra el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, después de que su portavoz haya pedido moderación a las partes y no haya querido inclinarse claramente de parte del Gobierno ni de la oposición.

«Él no puede ser imparcial cuando hay un Gobierno reconocido en Naciones Unidas, que es nuestro Gobierno (...), y se hizo un intento de derrocarlo», ha señalado.

Por su parte, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, ha dicho que «están completamente derrotados los golpistas» en Venezuela.

«¿Será posible que los medios de la derecha comiencen a decirle a su gente que volvieron a fracasar?. A esta hora están completamente derrotados los golpistas, huyendo a embajadas, escondidos, nadie da la cara, solo el imperialismo sale buscando excusas ¡Nosotros Venceremos!», ha dicho Cabello en su cuenta de la red social Twitter.

«Señores opositores: otro engaño más, los engañan con fechas y con nombres, les hablaron de operación libertad, qué cosa más sublime: la libertad, pero les ocultaron que se trataba solo de la libertad del fascista asesino Leopoldo López, qué pena», ha añadido en otro mensaje.

Apenas unas horas

Guaidó, autoproclamado «presidente encargado» en enero, había asegurado la madrugada de este martes que los militares habían dado «de una vez el paso» para unirse a él y habían desconocido a Maduro, que en enero pasado juró un nuevo mandato de 6 años.

«Son muchos los militares. La familia militar de una vez dio el paso. A todos los que nos están escuchando: es el momento, el momento es ahora», dijo en un mensaje divulgado en sus redes sociales desde las inmediaciones de una base aérea en Caracas, junto a varias docenas de militares y el dirigente Leopoldo López, a quienes opositores habían sacado de su arresto domiciliario.

Luego Guaidó se concentró en el bastión opositor de Altamira, mientras que el Gobierno chileno ha anunciado que López y su familia han ingresado en su embajada en Caracas en calidad de «huésped».

Asimismo, el Gobierno brasileño ha informado de que una veintena de militares ha solicitado refugió en su embajada en Venezuela.







°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario