jueves, 3 de noviembre de 2016

Cronopiando | ¡Viva el Cambio Climático!

El otoño se rehusa a dar paso al invierno y prefiere coquetear con el verano.

Así están las cosas.

Es por eso que les recomendamos leer el más reciente Cronopiando de nuestro amigo Koldo Campos:

¡Viva el cambio climático!

Koldo Campos Sagaseta

Si estuviéramos a primeros de agosto con temperaturas bajo cero y anduviéramos con bufandas, botas y abrigos, quiero creer que maldeciríamos el tiempo y, hasta es posible, que acabaríamos entendiendo lo que significa el cambio climático exigiendo a nuestros gobiernos respuestas inmediatas ante la hecatombe que se nos viene encima, pero estamos en noviembre camino de las playas y celebramos los veintitantos grados con el mismo entusiasmo con que hacemos votos porque siga el “buen tiempo”. Los hay que hasta encuentran en el cálido clima invernal que en lugar de preocuparnos nos alegra, la oportunidad de extender los negocios y aumentar las ganancias, agregando a la típica canasta navideña helados que compartan espacio con los turrones. Los grandes medios, expertos en crear alarmas donde no hay motivo para ello, pasan en este caso de puntillas, sin hacer ruido, con tiempo hasta para el humor convirtiendo en sección fija de sus informativos el desfile frente a sus micrófonos de toda clase de ciudadanos felices por andar en noviembre en sandalias y que ya planifican su veraneo de navidad. Los Reyes Magos en lugar de cabalgar sobre camellos lo harán sobre tablas de surf y el Olentzero sustituirá su camisola negra por un traje de baño. Yo ya he escrito mi carta y solo quiero una cosa: una mecedora. Nada más recomendable para mecer mis carcajadas cuando comiencen a sentirse con mucha más intensidad las consecuencias de nuestra irresponsabilidad e ignorancia, y los mismos que hoy renuevan sus esperanzas en quienes nos han conducido a este desastre, comiencen a llorar. Lástima que entonces no tendrán las cámaras delante para recoger sus impresiones.






°