martes, 15 de noviembre de 2016

Aprovechar el Momento

Con respecto a la actitud reprobable adoptada por el PNV ante la oportunidad de formar gobierno con la izquierda abertzale, lo cuál ha llevado a EH Bildu a ratificar la candidatura de Maddalen Iriarte, les compartimos esta editorial de Naiz:


Constatado el abismo que separa las propuestas sociales y económicas de unos y otros, el PNV decidió ayer poner fin a las conversaciones iniciadas con EH Bildu tras el 25S, por lo que no habrá un acuerdo de gobierno estable entre las dos fuerzas mayoritarias del Parlamento de Gasteiz. Ni hace falta rasgarse las vestiduras ni era necesaria la sobreactuación de Iñigo Urkullu en la estéril polémica mantenida el fin de semana con Arnaldo Otegi sobre el papel de la Ertzaintza.

Porque decir que la policía autonómica ha matado no es una opinión, es un hecho del que dan fe Iñigo Cabacas e Ina Zeberio, entre otros. Como tampoco es una opinión decir que ETA ha matado a agentes de la Ertzaintza –Joseba Goikoetxea o Ana Isabel Arostegi, entre otros–. Y tampoco es una opinión decir que la Ertzaintza ha torturado, porque según el informe provisional de Lakua lo ha hecho al menos 310 veces. La superficialidad de la polémica queda clara al ver que ni siquiera se abordó en la reunión de ayer. Para explicar la imposibilidad del acuerdo bastaba con recordar la distancia que separa a día de hoy la propuesta social y económica de EH Bildu de la del PNV.

Es tarea de los jeltzales explicar ahora cómo piensan gobernar, qué papel van otorgar a un PSE con cada vez menos crédito y con quién esperan llegar a acuerdos, visto que los escaños de Idoia Mendia son insuficientes. Lo que cabe no olvidar es que una cosa son los acuerdos de gobierno, en los que manda la aritmética parlamentaria, y otra cosa los acuerdos de país, donde el concurso de las dos principales fuerzas políticas es imprescindible. Tanto para mirar al futuro, en relación al autogobierno y el derecho a decidir, como a la hora de mirar al pasado y establecer un mínimo común compartido sobre todo lo ocurrido. Pasado el estéril rifirrafe, los buenos términos en los que ayer PNV y EH Bildu cerraron las conversaciones dan a entender que, efectivamente, el margen para alcanzar acuerdos de país existe. Que todos lo aprovechen.






°