sábado, 12 de noviembre de 2016

La Ertzaintza Ha Matado

Con respecto a la violencia sufrida en Euskal Herria generado por el conflicto político causado por la obcecación por parte de París y Madrid de aferrarse a su genocida pasado colonialista, los medios de intoxicación masiva han logrado implantar en el ideario popular el paradigma que nos dice que los vascos son violentos, son terroristas, son cerriles... y que ellos, españoles y franceses, son inocentes palomitas.

Pero hay quienes no están dispuestos a permitir que esta mentira quede impune, como impunes están quedando quienes asesinaron a Iñigo Cabacas.

Les presentamos este artículo publicado en El Correo Vasco:


El dirigente de EH Bildu responde a Urkullu que el PNV también tiene que hacer «autocrítica»

Antonio Santos

«Cuando se dice que en este país ETA ha matado, nadie lo va a discutir, pero en este país ha matado ETA y también grupos parapoliciales como el GAL o el Batallón Vasco Español, pero también ha matado la Guardia Civil, también ha matado la Policía Nacional, también han matado los Servicios de Inteligencia y también ha matado la Ertzaintza». Arnaldo Otegi ha respondido de esta manera a quienes exigen a la izquierda abertzale -ayer lo hizo el lehendakari, Iñigo Urkullu- que asuman que matar estuvo mal y reconozcan el «daño injusto causado» por su respaldo durante décadas a la violencia terrorista de ETA.

Entrevistado en Radio Euskadi, el dirigente de EH Bildu, ha vuelto a criticar que, en su opinión, exista una corriente en Euskadi y en el resto de España que trata de «imponer» un relato, en el que existen «vencedores y vencidos». «La pérdida de un ser humano de una determinada manera, en una determinada familia, forma parte de una injusticia vital». «Yo no tengo muchos problemas en compartir eso. Lo que pasa es que me preocupa otra cosa y es que se trata, por parte del Estado y de otros agentes, de imponer una especie de relato único y yo creo que el relato final tiene que ser una suma de relatos diferentes», ha insistido un día después de que se haya celebrado el Día de la Memoria, en recuerdo de todas las víctimas.

«Aquí hay victimarios a los que no se quiere exigir ningún tipo de responsabilidad, y, además, existen algunas víctimas que no se pueden reconocer porque reconocer a determinadas víctimas se ha convertido en un delito», ha advertido. «El Estado trata de imponer un esquema de vencedores y vencidos», ha añadido. El también secretario general de Sortu ha apuntado, en esta línea que, «cuando se apela a la autocrítica de la izquierda independentista no se le está exigiendo una autocrítica, se le está exigiendo que diga lo que ellos quieren que digamos». «Eso no es una autocrítica, eso es imponer un relato. En cualquier caso, yo estoy convencido de que también en eso haremos un esfuerzo, pero sí me gusta reseñar que el contexto es el que es. Aquí hay un contexto en el que existe un interés evidente por imponer un relato y por imponer un esquema, que es el vencedores y vencidos, y nosotros no vamos a entrar en ese relato ni vamos a entrar en es esquema porque consideramos que no es un buen esquema para el futuro del país», ha dicho.

Preguntado por si no está la situación «madura» para que la izquierda abertzale «apliquen eso de la violencia injusta a ETA», ha afirmado que, «detrás de eso, no hay una batalla ética». «Yo tengo la impresión de que alguien se quiere cobrar un precio político por determinadas declaraciones y algunos están muy interesados en que determinada gente haga un determinado tipo de declaraciones», ha dicho. «Nadie le ha exigido a las FARC que haga no sé qué, nadie le ha exigido al IRA ni al Sinn Féin que haga no sabemos qué. Aquí se trata fundamentalmente de construir un relato de parte», ha reiterado.

Tras señalar que ellos no niegan «el relato de las víctimas de ETA», ha preguntado por qué se niega «el relato de nuestras víctimas, teniendo en cuenta de que este esquema de 'nuestras' y 'suyas' debería ser algo que debería ser abordado y superado». «Aquí se trata de construir un relato de parte y es un relato que no obedece a la realidad, que no es real, que no es cierto y, por lo tanto, lo que tenemos que construir es un relato que nos permita a todos reencontrarnos algún día», ha manifestado.

PNV

Otegi ha señalado que públicamente el PNV les ha pedido una autocrítica, pero ha precisado que en las reuniones que mantienen EH Bildu y los jeltzales «no se ha entrado a valorar este tema». «Sí que se plantea una mirada crítica al pasado, pero por parte de todos, porque la izquierda independentista ha dado pasos en ese sentido, ha reconocido el daño causado, pero nosotros no observamos que al resto de agentes se les pida", ha indicado. A su juicio, también el partido dirigido por Andoni Ortuzar «debería hacerlo" porque «habrá hecho algo mal» o tendrá «una cierta responsabilidad en lo que ha sucedido en este país», en el que han existido «violencias de distinto signo y significado». «Cuando se dice que en este país ETA ha matado, nadie lo va a discutir, pero en este país ha matado ETA, y se dice, bueno, y también han matado grupos parapoliciales como el GAL o el Batallón Vasco Español, pero también ha matado la Guardia Civil, también ha matado la Policía Nacional, también han matado los Servicios de Inteligencia y también ha matado la Ertzaintza», ha subrayado. Por ello, cree que «aquí, no solo ha habido una gente que ha producido muertes en la historia de este partido, aquí ha habido muchos agentes que han producido muertes en este país». «Lo que ocurre es que hay quienes consideran que algunos han utilizado la violencia de forma legítima y otros no, y eso forma parte, otra vez, del relato y las cuestiones ideológicas», ha concluido.

Retiran la acusación contra 4 ertzainas por maltratar a un detenido

La Fiscalía ha retirado la acusación contra cuatro ertzainas a los que imputaba una falta de lesiones por haber maltratado a un detenido, cuya desmesurada resistencia a ser arrestado les obligó a hacer uso de una violencia «proporcionada» a la situación para conseguir reducirlo.

En la tercera y última sesión del juicio por estos hechos celebrada hoy en la Audiencia de Gipuzkoa, el fiscal ha mantenido la petición de tres años y diez meses de reclusión para el detenido, de origen magrebí, al que imputa un delito de atentado con armas en concurso ideal con dos faltas de lesiones y la agravante de reincidencia, ya que esgrimió un cuchillo contra los policías, dos de los cuales resultaron además lesionados por las piedras que les arrojó.






°