viernes, 18 de noviembre de 2016

SASOIA Arropa a lxs Presxs Vascxs

Una vez más, Sasoia, la asociación de jubilados, se manifiesta en favor del colectivo de presxs políticxs vascxs, en especial con los que sufren enfermedades graves o están en etapas terminales de las misma.

Aquí la información por cortesía de Naiz:


La plaza de Merindades de Iruñea ha sido escenario de una concentración convocada por Sasoia en defensa de los derechos de los presos vascos. En un comunicado, este colectivo denuncia que «los derechos de los presos no son respetados por jueces y autoridades».

Sasoia ha recordado que los presos con enfermedades graves o incurables «deben ser puestos en libertad. La ley lo recoge, pero a pesar de ser un derecho, hoy una decena de presos politicos vascos siguen recluidos en durísimas condiciones con graves enfermedades y sin los tratamientos indispensables».

Recuerda que ese derecho «solo se ha reconocido a personas como el ex gobernador de Gipuzkoa Elorriaga, militante del PSE y amigo del general Galindo. Condenado por el asesinato y torturas a Lasa y Zabala, solo cumplió un año de los 60 a los que fue condenado y no sabemos más de sus poblemas de salud que entonces se alegaron».

Además, pone de relieve las consecuencias de la dispersión, una medida que se aplica a pesar de que «la constitución reconoce que la cárcel debe cumplir una misión de reinserción de las personas presas y para ello la cercanía de los amigos y familiares es fundamental».

También pone el acento en que «en Europa se ha aprobado una ley por la que el tiempo de prisión sufrido en un país miembro tiene que ser reconocido por el resto de países como tiempo cumplido», pero «en el Estado español no se respeta esa ley en el caso de los presos vascos. Los años cumplidos en cárceles francesas no se les reconocen al ser trasladados al Estado español. Y eso será así hasta que el Tribunal de Estrasburgo obligue a los jueces españoles a respetar las leyes».

Por último, recuerda que existe «lo que se llama ‘el salario de inserción’. Los presos, al salir de la cárcel, lo cobran. Se trata de una pensión que ayude a resituarse que tampoco reciben los presos vascos».

Sasoia concluye que «no estamos reivindicando nada especial, solo lo que está recogido en sus leyes. Su sed de venganza los vuelve ciegos. Abrámosles los ojos».





°