sábado, 14 de abril de 2018

50 Mil Marcharon por Altsasu

La convocatoria de Altsasuko Gurasoak ha sido todo un éxito. Se calcula que por lo menos cincuenta mil personas han participado en la movilización en solidaridad con los ocho jóvenes que serán juzgados a partir del lunes acusados de terrorismo en lo que es considerado el montaje policíaco y mediático más cruelmente absurdo desde que se abriera la oportunidad a un proceso de paz tras la Conferencia de Aiete, misma que se viera reforzada hace ya un año con la culminación del proceso de desarme por parte de ETA.

Para Madrid no han transcurrido esos seis años, como lo muestra claramente su estrategia represiva para con los integrantes de los CDRs en Catalunya.

Les compartimos el artículo que Naiz ha publicado a este respecto:


Decenas de miles de personas, 50.000 según los organizadores, han protagonizado una multitudinaria marcha en Iruñea por los jóvenes de Altsasu. Padres y madres de los procesados han agradecido el apoyo en un acto final muy emotivo que han cerrado diciendo que «nunca nos robarán las ganas de vivir en paz y la sonrisa. La defensa de la vida junto con el espíritu de lucha por la justicia es el legado que como madres y padres dejamos a nuestra juventud».

«La mayor movilización de las últimas décadas», según Altsasuko Gurasoak, ha recorrido esta tarde las calles de Iruñea. La organización ha cifrado la asistencia en 50.000 personas y lo cierto es que las principales calles por las que ha pasado la manifestación mostraban un lleno absoluto antes de que llegase la marcha. En cabeza los padres y madres de los 8 jóvenes altsasuarras que se enfrentarán a partir del lunes a un juicio «en un tribunal excepcional, alejado de la realidad navarra, donde no se cumplen las garantías mínimas para un juicio justo», según han denunciado Isabel Pozueta y Gotzon Urrizola al final de la marcha.

Entre los asistentes Maria Solana, en nombre del Gobierno de Nafarroa, una amplia representación de EH Bildu con Adolfo Araiz, Maddalen Iriarte, Bakartxo Ruiz y el alcalde de la capital navarra Joseba Asiron, entre otros. También estaba el portavoz parlamentario del PNV en Gasteiz Joseba Egibar, el lehendakari Carlos Garaikoetxea, representantes de Podemos y I-E y miembros de organismos sociales y sindicales.

La manifestación ha culminado hacia las 20.00 en la plaza del Castillo en un acto muy emotivo; sobre todo, en el momento de la intervención de los padres y madres de los ocho jóvenes procesados, tres de ellos en prisión. Pozueta y Urrizola han recordado los apoyos recibidos por profesionales del ámbito del derecho, cargos electos, partidos políticos y organimos sociales, culturales y deportivos. Han hecho hincapié en el agravio comparativo, «en 2016, se produjeron 9.571 casos de broncas o enfrentamientos con policías o guardias civiles, y el de Alsasua constituye el único caso donde se califica como acto terrorista». Muestra de la desproporción, han añadido que «en alguna ocasión han llegado a preguntarnos cuántos muertos había habido».

Tras ello, han denunciado la «falta de garantías mínimas para un juicio justo» y han solicitado el apoyo de todo el mundo, «lo que está en juego no es solo el futuro de nuestras hijas e hijos. Están en juego derechos y principios democráticos».

Ambos han lamentado que «algunos representantes en privado nos muestran su comprensión pero luego públicamente son hostiles», han solicitado que se «superen barreras». Según Altsasuko Gurasoak, «defender la injerencia externa de unos poderes que hacen un uso torticero de la ley, defender que nuestros hijos sean encarcelados a cientos de kilómetros de sus hogares, defender que estos hechos se juzguen en tribunales excepcionales, desde luego, no es defender a Navarra».

Isabel Pozueta y Gotzon Urrizola han concluido su alocución visiblemente emocionados por la gran respuesta que ha tenido la convocatoria y han sentenciado que «nunca nos robarán las ganas de vivir en paz y la sonrisa. Esta defensa de la vida junto con el espíritu de lucha por la justicia es el legado que como madres y padres dejamos para nuestra juventud».

Antes, han tomado la palabra los representantes de la plataforma 'Altsasukoak aske' que han recordado que la acusación contra sus convecinos se basa en la reforma del código penal de 2015, «supuestamente con la intención de combatir al yihadismo (...) hoy sabemos cuál es su fin, se quiere condenar a la sociedad al miedo y al silencio». Tras recordar las altísimas peticiones de prisión han denunciado el «evidente ánimo de venganza y castigo» y han censurado «el papel desarrollado por ciertos medios de comunicación, convertidos en voceros y coartada de esta aberración». Más allá de lo oído y visto, han afirmado con contundencia que «¡Altsasu no es terrorismo!».

Han agradecido a los asistentes el apoyo y han mencionado a quienes han llegado desde Catalunya, Castilla, Aragón, Murcia, Galicia y Andalucía y han llamado a sendas concentraciones el 19 y 26 de abril frente a los ayuntamientos de cada localidad.

El acto ha sido amenizado al inicio con bertsos de Jon Maia, Alaia Martin y Amets Arzallus y las actuaciones de Fermin Valentzia y Tximeleta.

Minutos antes de que empezara la marcha, ocho letras gigantes se han alzado entre la gente reunida frente a los Golem de Iruñea formando la demanda principal de la jornada de hoy, «justicia».

El punto de inicio de la marcha ya estaba abarrotada pero la gente seguía llegando a ese punto.

Pasadas las 17.30 la manifestación ha comenzado a avanzar entre la multitud que también ocupaba los arcenes del recorrido. «Hau ez da terrorismoa« (esto no es terrorismo) y «Altsasukoak askatu» (liberad a los de Altsasu) han sido los gritos repetidos durante los primeros instantes de la movilización.

La portavoz del Gobierno de Nafarroa, Maria Solana, en declaraciones a los medios ha vuelto a denunciar que en este caso no se está respetando el principio de proporcionalidad.

Una amplia representación del cuatripartito que sustenta el Gobierno se ha sumado, también, a la marcha. En nombre de EH Bildu, Adolfo Araiz ha denunciado que «la sociedad está harta de abusos como el de Altsasu».

Eduardo Santos, de Podemos, ha insistido en que «esto no es terrorismo» y ha denunciado que «este proceso se ha desarrollado de manera injusta».

La marcha ha transcurrido en ambiente festivo y reivindicativo.






°