jueves, 23 de noviembre de 2017

Refrendo al Concierto y al Cupo

La primera escaramuza en contra de los "privilegios vascos" tras el 155 contra Catalunya ha resultado en cinco años más de gracia.

Aquí el artículo de Naiz al respecto:


El pleno del Congreso de Madrid ha aprobado la modificación del Concierto Económico de la CAV y la nueva metodología de señalamiento del Cupo para el quinquenio 2017-2021, de 1.300 millones de euros. En el caso del proyecto de Ley del Concierto, ha sido respaldada por 292 votos y 35 en contra (Ciudadanos y Compromís), mientras que el cupo ha tenido 290 votos a favor, dado que EH Bildu se ha abstenido en este caso.

Durante el debate, el ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha defendido esta normativa y ha negado que suponga privilegios o agravios, ni que su aprobación sea fruto de un pacto político con el PNV para sacar adelante los presupuestos generales del Estado.

La representante del PNV Idoia Sagastizabal también ha defendido que el Concierto y el Cupo dan «seguridad jurídica» y no suponen privilegio alguno. «No es nada de eso, ni la panacea. El pago del Cupo es obligatorio independientemente de la situación financiera del País Vasco, esto nos obliga a gastar cuidadosamente», ha defendido.

Ha asegurado que es malintencionado hablar «de nada parecido a un paraíso fiscal» y que la CAV aporta al Estado español un 6,24%, cuando su peso económico y su población es menor. «Pagamos el 6,24% del AVE Madrid-Valencia y el fondo de solidaridad interterritorial, cuyo monto establece el Gobierno y del que Euskadi no es la beneficiada», ha agregado a modo de ejemplos.

Marian Beitalarrangoitia, de EH Bildu, ha defendido que el Concierto «es un punto de partida para quienes aspiramos a una soberanía plena y a superar lo que nos sigue atando a Madrid», pero ha recordado que en el cálculo del Cupo «aportamos para el pago de la monarquía o la Armada, cuestiones nada prioritarias para la ciudadanía vasca», por lo que su grupo se ha abstenido en este segundo aspecto.

Además, ha lamentado que el cumplimiento de lo acordado «va a depender de la situación de debilidad o fortaleza del partido gobernante en el Estado» y que esta votación llega «tras más de 10 años en los que hemos pagado por encima de lo estipulado, cantidad que nos van a devolver en cómodos plazos, sin intereses y con una rebaja considerable».

Por ello, ha considerado que «no es momento de jugar a pequeña, es hora de actuar con visión de país, no es hora de aliarse y ayudar en sus necesidades propias al PP y a los impulsores del 155. Utilizado como moneda de cambio, el acuerdo da por bueno la subordinación ante el Estado y no rompe con esa falsa bilateralidad».

De los partidos con implantación exclusiva en Euskal Herria también ha tomado la palabra por parte de UPN Iñigo Alli, quien ha defendido el régimen foral que rige también en Nafarroa y ha anunciado su voto a favor del Cupo en lugar de la tradicional abstención. «Nadie puede poner en duda estas singularidades».

Esta defensa a ultranza se debe a las enmiendas a la totalidad presentadas por Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, ha asegurado que el «cuponazo», como lo ha llamado, «no responde a un cálculo técnico, sino a un amaño político» entre el PP, el PSOE y el PNV.

En su opinión, los regímenes diferenciados en Hego Euskal Herria «inciden en la insolidaridad territorial», y ha asegurado que  el Cupo hará que una comunidad «rica» como la CAV sea «subvencionada en casi un 30% por el resto de españoles».

Por el PP ha defendido las leyes el gasteiztarra Javier Maroto, que ha dedicado su intervención casi por completo a criticar a Ciudadanos por su posición, que le ha servido para «durar un cuarto de hora en el País Vasco. Cuando uno hace un discurso mirando al sol a ver cómo calienta mejor cada día, tiene un nombre: oportunismo».

También Unidos Podemos ha optado por una representante vasca como portavoz. Nagua Alba ha defendido ambas leyes «por argumentos diferentes al PNV» y que no son históricos, sino porque los ciudadanos tienen derecho a gobernarse a sí mismos.

Alba ha defendido la negociación bilateral de la financiación de todas las autonomías y ha denunciado que si las comunidades del régimen común no están bien financiadas no es por el Cupo vasco, sino por el fraude fiscal o la corrupción.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario