martes, 28 de noviembre de 2017

Bravuconería Navarrico Franquista

Los familiares de las "víctimas de ETA" saben muy bien que en cualquier estado democrático del mundo los abatidos en las acciones de la organización antifascista no serían considerados con la etiqueta de víctimas, baste mencionar nombres como Melitón Manzanas o Luís Carrero Blanco para entenderlo.

Es por eso que no nos sorprende que la hija del represor -y además colaboracionista, pues era vasco- franquista Joaquín Ímaz haya tenido la osadía de exigir que representantes insitucionales del actual gobierno de Nafarroa se retiraran del acto de apología -homenaje le llaman con el más cínico revisionismo- por los 40 años de su muerte.

Solo sentimientos de odio y menosprecio llenan los ánimos de quienes en pleno siglo XXI defienden el colonialismo medieval que tanto daño ha causado a lo largo y ancho del planeta durante los últimos cinco siglos. Ellos, "los familiares de las víctimas" no quieren saber nada de procesos de paz y reconciliación. Lo suyo es claro, pertenecen a la caverna más conservadora y reaccionaria de Europa y el fascismo endémico que tanto defienden es un muy buen negocio.

Ojo, mucho ojo con el salto cualitativo que representa el que hayan enfilado sus baterías en contra de Geroa Bai y no de los partidos de la izquierda abertzale. Van por todo, no ven colores, para ellos la cosa es simple, todos son iguales y de ser posible, hay que exterminarlos, como se hizo durante los meses y años posteriores al alzamiento fascista, da lo mismo si son nacionalistas, socialistas, anarquistas o simplemente piensen fuera de lo dictado por el régimen. Baste ver las declaraciones de los matarifes de la UPN y el PP.

Aquí les dejamos con la información vertida en las páginas del Diario de Navarra:


UPN lo atribuye a las políticas de convivencia, el PPN "por incoherentes" y Geroa Bai asegura que se fueron "con pena"

UPN, Geroa Bai y PPN se han referido al homenaje que se dedicó este domingo en Pamplona al comandante de la Policía Armada de Pamplona, Joaquín Ímaz, asesinado por ETA hace 40 años, en la rueda de prensa tras la sesión de la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra.

Un acto al que acudió la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, así como parlamentarios y concejales de Geroa Bai, a quienes, por petición de la hija de Ímaz, Mª Carmen Ímaz, se pidió que abandonaran el acto.

Sobre esta cuestión el portavoz de UPN, Javier Esparza, ha señalado que "hay que respetar las posiciones de las víctimas del terrorismo" y ha añadido que el Gobierno de Navarra "se debería preguntar por qué una victima del terrorismo pide que se vayan del acto". "Tendrá que ver con las políticas en materia de convivencia que el Gobierno de Barkos está llevando a cabo", ha subrayado.

El representante de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha indicado que "nos fuimos con pena" de un acto "que era público y abierto" y ha asegurado que "vamos a seguir en la medida en que podamos impulsando una cultura de paz y de convivencia porque es la mejor forma de avanzar en nuestra comunidad en estos temas".

Por su parte, Ana Beltrán, del PPN, ha valorado la "valentía" de Mª Carmen Ímaz al pedir que estos representantes políticos abandonaran el acto de homenaje por "incoherentes" porque "hacia pocos días que vimos en el Parlamento el rechazo a una ley que pedía que en los colegios y universidades se estudie la historia del terrorismo y de ETA concretamente". Beltrán ha considerado que el Gobierno buscaba "un lavado de imagen" acudiendo a esta acto.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario