lunes, 20 de noviembre de 2017

Exigen Ley Integral de Reparación

Los victimarios han estado jugando a hacerse las víctimas, abrigados por la actitud hipócrita asumida por parte de la comunidad internacional al hacerse de la vista gorda en lo que respecta a los crímenes de lesa humanidad cometidos por Madrid desde 1939 hasta la fecha.

Esa misma actitud cómplice es la que ha permitido al régimen encabezado por Felipe Borbón el negarse a sentarse a la mesa de negocación ante la oportunidad abierta desde hace más de seis años en Aiete, situación que ha sido puesta en el reflector por la misma ETA, que ha procedido imperturbable con su proceso unilateral de Desarme, Desmovilización y Reinserción, sin importar las violentas acciones emprendidas por La Zarzuela para obstaculizar lo más posible dicho proceso.

Les dejamos pues con este artículo acerca de la exigencia por parte del colectivo Egiari Zor para que se elabore una Ley de Integral de Reconocimiento y Reparación, dando a las víctimas de la violencia estatal la oportunidad de saber la verdad y de que se les haga justicia:


Egiari Zor ha recordado hoy en Ametzola y Errekalde a los militantes de la izquierda abertzale Santi Broaurd y Josu Muguruza, abatidos por balas mercenarias hace 28 y 33 años en su consulta de pediatría de Bilbo y en el Hotel Alcalá de Madrid respectivamente. En una intervención ante el monolito a quien fuera prestigioso pediatra y presidente de HASI, Ane Muguruza ha reivindicado una nueva ley integral de reconocimiento y reparación «que tome en cuenta todas las vulneraciones acaecidas desde 1936 hasta el día de hoy» para «ofrecer el mismo apoyo a todas las víctimas».

Agustín Goikoetxea

Los monolitos a Santi Brouard y Josu Muguruza, en el parque de Ametzola y la plaza de Errekalde, han sido escenarios de sendos actos de homenaje a estos destacados militantes de la izquierda abertzale que murieron en sendos atentados en 1984 y 1989. En el primero de los escenarios, tras el saludo de una bertsolari, un aurresku de honor y la ofrenda floral en el monumento que recuerda a quien fuera también parlamentario de HB en la Cámara de Gasteiz, Ane Muguruza, en nombre de Egiari Zor, ha vuelto a pedir que «es hora de conocer la verdad» de todo lo sucedido y «de que cada parte asuma su parte de responsabilidad» en las consecuencias del conflicto. En sus primeras palabras también ha habido una mención para Belén González Peñalba, fallecida recientemente, que ha sido saludado por aplausos de los presentes.

«La verdad –ha dicho Muguruza poco después– exige conocer quiénes asesinaron a Santi y Josu, y a las órdenes de quién. Nadie puede pretender diluir sus acciones». «El Estado español ha demostrado en reiteradas ocasiones que prefiere valerse de toda su maquinaria jurídica para ocultar la verdad y dar así continuidad al conflicto, antes de reconocer su responsabilidad. Reconocer –ha insistido– que se ha torturado; reconocer que la Policía ha practicado la violencia, que ha existido la guerra sucia, pone en entredicho el relato oficial y saca a la luz la impunidad protegida durante años y años».

La portavoz de Egiari Zor ha abogado por elaborar un mapa completo y global de vulneraciones de derechos humanos y sufrimientos en Euskal Herria, «como aportación a la verdad y al reconocimiento de lo sucedido. Se trata de conocer lo que ha sucedido, para reparar. Conocer para reconocer, y no para generar más consecuencias del conflicto o para vengar. Porque esto –ha defendido– tan solo nos volveria a transportar a un escenario de conflicto que no deseamos de ninguna de las maneras».

«Injustamente marginadas»

La hija de Josu Muguruza ha lamentado que, »pese a que durante este último año se hayan intentado dar tímidos pasos, seguimos injustamente marginadas». Ha recordado que el Constitucional español «tumbó de facto» el 10 de octubre la ley aprobada por el Parlamento de Gasteiz que pretendía reconocer y reparar a las víctimas de las violencia del Estado entre los años 1978 y 1999.

«Es, por tanto, obivio a donde nos lleva la bilateralidad de la que algunos aún hoy día siguen haciendo alarde. La naturaleza del Estado español es profundamente antidemocrática y no va a permitir que ninguna otra institución reconozca a ninguna víctima de la violencia política que desmonte el relato oficial que durante tanto tiempo han pretendido imponernos», ha denunciado. Por ello, Muguruza ha revindicado una nueva ley integral que ampare a todas las víctimas desde 1936 hasta hoy, «sin plazos temporales que delimiten el reconocimiento; y sin límites para interponer solicitudes».

Muguruza ha añadido que actos como los de hoy en recuerdo a su padre y a Santi Brouard contribuyen a la memoria y la interpretación de aquellos hechos que acabaron con la vida de sus seres queridos, en cambio, son plurales, «y así han de serlo si pretendemos la consecuencia de este conflicto político vivido con garantías de no repetición y con calidad». Así, ha insistido en la existencia de una «verdad poliédrica: única pero con infinidad de lados, vértices y aristas. Esta perspectiva es la única clave para superar la imposición del relato único que pivota sobre un esquema de vencedores y vencidos al que algunos se aferran para intentar dar credibilidad a su doctrina».

Egiari Zor ha demandado «una solución justa y democrática de este conflicto, que dote de todos los derechos a todas las personas». Ane Muguruza ha pedido a todos los agentes del país que asuman su responsabilidad en las consecuencias del conflicto, para que «la tragedia vivida no vuelva a repetirse jamás». En ese sentido, ha exigido la protección y respeto a los derechos humanos de todas las personas, para que no sucedan muertes como la del preso Kepa del Hoyo o la constante vulneración de los derechos básicos del prisionero ondarroarra Ibon Iparragirre.

Tras el acto de Ametzola, ha tenido lugar otro en la plaza de Errekalde, donde ha tenido otra ofrenda floral ante el monolito en recuerdo a Muguruza después de que una dantzari bailara un aurresku  después del saludo de un bertsolari y de una pequeña intervención en la que se ha vuelto a descatar por qué acabaron con la vida de ambos militantes referenciales de la izquierda abertzale. «Los asesinaron por ser mensajeros de la paz». ha enfatizado quien ha tomado la palabra, que ha denunciado como el «carácter antidemocrático» del Estado español se ha mostrado claramente en Catalunya.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario